Prodigiosa versión de Romeo y Julieta por Les Ballets de Monte-Carlo

Por Horacio Otheguy Riveira

Inspirándose en la estructura musical de la obra de Prokofiev, el genial coreógrafo Jean-Christophe Maillot recrea Romeo y Julieta con notable dinamismo cinematográfico, logrando en amplios espacios que sus bailarines cautiven a través de una aventura artística sin precedentes, profundizando en lo esencial de la obra de Shakespeare exclusivamente con música y danza: la violencia de la oposición político-social entre dos clanes enemigos frente a la pasión de los adolescentes y sus impulsos contradictorios: la ternura y la violencia, el temor y el orgullo.

22.04.2015 The Montaigu and the Capulet: Les Ballets de Monte Carlo dancing Romeo and Juliet at The London Coliseum UK Juliet Noelani Pantastico & Romeo Lucien Postlewaite (Photo by Leo Mason/Corbis via Getty Images)

Juliet, Noelani Pantastico & Romeo, Lucien Postlewaite (Photo by Leo Mason/Corbis via Getty Images)

Los hermosos jóvenes descubren el amor con tal intensidad que les permite enfrentarse al odio de sus familias. Un odio que les impide ser ellos mismos en la plenitud de su pasión. Traman un plan liberador, ayudados por un cura, pero la tragedia se les echa encima por culpa de un malentendido, chispa siniestra a través de la cual ha llorado el mundo entero desde que William Shakespeare estrenó esta historia hacia 1597.

Innumerables versiones escénicas y cinematográficas hacen perdurable aún hoy la conmoción de Romeo y Julieta. Pero sólo existe una música para gran orquesta dispuesta a ser bailada. Fue en la Unión Soviética donde Serguei Prokofiev la compuso y desde entonces ha tenido múltiples puestas en escena, hasta dar con esta de Les Ballets de Monte-Carlo que, con dirección y coreografía de Jean-Christophe Maillot, se presentará en los Teatros del Canal en solo tres funciones: 10, 11 y 12 de febrero 2017.

15940564_1412844125415000_863981282893375785_n

Serguéi Prokófiev nació bajo el imperio ruso en 1891 (tres años antes de que Nicolas II fuera el nuevo Zar Emperador de todas las Rusias) y falleció en Moscú de un infarto el mismo día de la muerte de Iósif Stalin, el 5 de marzo de 1953.

Vivió intensamente el largo proceso de la mayor revolución del siglo XX, gozó y padeció sus inclemencias, siempre inquieto creador con búsquedas muy personales que debía adaptar a las exigencias de naturaleza política al servicio de la colectividad. Algunas de sus obras fueron censuradas, mientras otras se encumbraron, y en el largo camino siempre se le permitió salir del país y refrendar su arte en Occidente donde varios países le abrieron las puertas para un exilio fructífero en todos los aspectos. Prokofiev nunca aceptó, y aunque su ex esposa fue encarcelada durante ocho años, acusada de espionaje, y otros creadores con los que trabajó cayeron en desgracia, se mantuvo fiel a las coordenadas artístico-ideológicas que imperaban, trabajaba duro, discutía, se enfrentaba a los mil y un demonios de tiempos difíciles, y a pesar de todo lograba ser fiel a sí mismo sin abandonar la lucha continua por mantener en pie los principios de la revolución.

En su larga carrera iniciada en 1900 hay tres creaciones para los Ballets Rusos que Sergue Diaguilev estrenaba en Europa y 15 óperas entre las que destacan El jugador, sobre la novela de Dostoievsky, compuesta en medio de los cruciales días del levantamiento bolchevique de 1917-1918, y Guerra y Paz, sobre la novela de Tolstoi, en 1946. También se ocupó de la banda sonora de varias películas que forman parte destacada de la historia del cine, como Iván el terrible (en sus dos partes, la primera de 1944, y la segunda, ya fallecido el compositor, en 1958), y Alexander Nevski (1938), ambas de Serguei Eisenstein.

romeo-y-julieta

En este contexto de difíciles situaciones sociopolíticas surge su partitura de Romeo y Julieta que da por concluida en 1936 y que se estrena poco después como concierto, despertando un enorme entusiasmo su estilo de vibrante romanticismo que se introduce magistralmente en una epopeya que entonces se considero propia de un decidido realismo socialista.

La versión de Les Ballets de Monte-Carlo incide magistralmente en la revelación de la más dichosa sexualidad para los jóvenes amantes, y la brutalidad de odios ancestrales. El dulce encanto de la música con sus vigorosos empeños en trascender la tragedia encuentran en esta compañía y su exquisita puesta en escena una representación de excepcional calidad.

 

Una respuesta a Prodigiosa versión de Romeo y Julieta por Les Ballets de Monte-Carlo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.