El Club de los Raros

Categoría: LibroLandia,Opinión |

Texto: JORDI SIERRA I FABRA

Ilustrador: TOMÁS HIJO

EDITORIAL SM

Serie: Serie Naranja

Fecha publicación: 2015

Encuadernación: Rústica

Páginas: 96

P.V.P.: 8,50 €

Colección: El Barco de Vapor

Género: Realismo, narrativa juvenil

Edad: de 8 a 10 años

 

Por José R. Cortés Criado

 

Jordi Sierra i Fabra aborda de nuevo la tartamudez en otro de sus libros, en este caso además se acerca a la dislexia, gordura, delgadez…, en fin a los “raros” de cada colegio.

La historia se inicia cuando Hugo está cansado de aguantar las bromas de compañeros pesados como el bruto de Vicente y de las risas cómplices de los demás.

Así cuando se entera que otro compañero es disléxico, no duda en fundar un club de “raros” en la clase para hacer frente a las burlas ajenas. Dos son nada, pero pronto se suman la chica de los aparatos en los dientes porque está cansada de que le digan barbaridades, la pecosa porque está harta de chistes tontos, el narizotas, la de la piernas curvadas, el de… por motivos similares.

Poco a poco el grupo crece y es capaz de hacerle frente a Vicente, el más bruto e ignorante de la clase; nadie puede creer que unos pocos “raros” hagan frente al más temido y este deje de molestarlos.

Los no considerados raros, que son ya minoría en el aula, deciden buscar algo raro en ellos, como que le huelen los pies, tienen granos o cualquier otra nimiedad para poder formar parte del club.

Al final solo queda Vicente frente a todos y también decide entrar en el club. Ya nadie es raro, ahora todos se aceptan como son, cada uno con su particularidad que le hace diferente pero no raro.

El autor aprovecha para hablar de su tartamudez y de lo mal que lo pasó en el colegio cuando alumnos y profes se reían de él y da ánimos al protagonista del libro para que pueda superarlo y hablar con fluidez como le pasa a Sierra i Fabra.

Una graciosa historia donde ganan los buenos a los brutos del cole, ojalá sea así de fácil erradicar de cada clase las burlas de los más violentos y todos nos aceptemos con nuestras particularidades, considerándolas como características personales y no taras motivo de chanzas.

Y es que hasta que no aprendamos a reírnos de nosotros mismos y consideremos que lo normal es que todos seamos “raros” habrá quien intente camuflar sus defectos haciendo burlas de aquellas personas que sean diferentes.

Jordi Sierra i Fabra

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.