Mérida 2018: gran espectáculo, comedias y sublimes tragedias

Por Horacio Otheguy Riveira

El despliegue de célebres personajes alcanza el más difícil todavía del mayor festival de teatro clásico de España desde un Ben Hur con Agustín Jiménez a Las Amazonas con su enérgica carga feminista encabezada por Silvia Abascal y dirigida por Magüi Mira, pasando por un insólito Nerón a cargo de Raúl Arévalo, dirigido por Castrillo-Ferrer, así como Pedro Casablanc se sumerge junto a Pepe Viyuela en el Filoctetes de Sófocles, y Lolita padece el imposible amor de Fedra, según Paco Bezerra…

El pasado ilustre vuelve a dar señales de formidable supervivencia en una programación que en esta ocasión incluye el delirio unipersonal de Rafael Álvarez, El Brujo, glosando nada menos que la trayectoria de Esquilo, el padre de la tragedia griega, dentro de un ciclo de 9 representaciones con vocación universal.

 

Del 29 de junio al 1 de julio: ELECTRA de Antonio Ruz

Dirección y coreografía: Antonio Ruz. Director del Ballet Nacional de España: Antonio Najarro. Música: Pablo Martín Caminero, Moisés P. Sánchez y Diego Losada. Dramaturgia y letras: Alberto Conejero.  Cantaora invitada: Sandra Carrasco. Primera bailarina: Inmaculada Salomón. Orquesta: Orquesta de Extremadura, Músicos flamencos del BNE. Una producción del Ballet Nacional de España. Estrenado el 9 de diciembre de 2017 en el Teatro de La Zarzuela de Madrid.

El mito de Electra ha dado lugar a múltiples versiones literarias, teatrales y cinematográficas, lanzada desde Sófocles y Eurípides a encarnar el deseo y su consecuente puesta en práctica de vengar a su amado padre, y en ese proceso en el que jamás duda han de caer los máximos responsables: su madre Clitemnestra y su amante Egisto. Con este material, Antonio Ruz impulsó esta creación para Ballet donde el bravío personaje (que, entre otros, inspiró a Shakespeare para su célebre versión masculina con Hamlet, Príncipe de Dinamarca) se convierte en desgarrada danza y cante españoles.

La influencia flamenca y de la Danza Española queda plasmada en la obra por la colaboración coreográfica de Olga Pericet, que ha impregnado pasajes de la obra con su personal estilo como creadora. El desarrollo dramático ha sido adaptado por Alberto Conejero, la música que acompaña cada una de las escenas, ha sido concebida de manera totalmente descriptiva por Pablo Martín Caminero y Moisés Sánchez, y la composición flamenca por el guitarrista Diego Losada.
Este ballet es un nuevo reto para el Ballet Nacional de España. Una Electra visceral y humana, que habla desde lo más profundo del corazón en la búsqueda de libertad. (Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España).

Del 4 al 8 de julio. BEN HUR de Nancho Novo e Yllana

Versión: Nancho Novo, a partir de la novela de Lewis Wallace. Dirección artística: David Ottone y Juan Ramos Toro. Escenografia: Carlos Brayda. Vestuario: Gabrila Salaverri, Iluminación: Juanjo Llorens. Diseño audiovisual: Javier del Prado. Resto del equipo pendiente de confirmación. Producción ejecutiva: Focus. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Focus e Yllana.

Intérpretes: Eva Isanta, Agustín Jiménez, Elena Lombao, Richard Collins-Moore, Víctor Massan, Fael García.

 

Ni sombra de Charlton Heston derrochando músculo con cara de piedra en la combinación heroica de pobre esclavo, aristócratas romanos y el Nazareno camino de la cruz entre bravía carrera de cuadrigas… Lo tan zarandeado por el cine en lo menos cinco versiones desde 1925 en blanco y negro mudo, tiene origen en una novela que nació con éxito en 1880: Ben Hur, una historia de Cristo. Aquí y ahora, en la prestigiosa “arena” del Teatro Romano de Mérida, se rompen los esquemas y al mejor estilo Yllana se planta una nueva mirada plagada de ingeniosos gags, mordaces y absurdos diálogos y una curiosa reflexión sobre la verdad, el amor y la lucha de género.

Cuatro actores y dos actrices dan vida a multitud de personajes para volver a mostrarnos, esta vez sin cortapisas, lo que nadie se atrevió a contar. Con un ritmo trepidante y un ingenio visual que sus creadores han definido como: TeatroMasCope, una propuesta que permite un juego constante entre el lenguaje cinematográfico y el teatral.

 

Del 11 al 15 de julio de 2018: Nerón de Eduardo Galán

Autor: Eduardo Galán con la colaboración de Sandra García. Dirección: Alberto Castrillo-Ferrer. Ayudante de dirección: Silvia de Pé. Diseño de escenografía: Arturo Martín Burgos. Diseño de iluminación: Nicolás Fischtel. Diseño de vestuario: Marie-Laure Bénard. Música original y espacio sonoro: David Angulo. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Secuencia 3.

Intérpretes: Raúl Arévalo, Itziar Miranda, José Manuel Seda, Diana Palazón, Francisco Vidal, Javier Lago, Daniel Migueláñez, Carlota García.
Nerón pasó a la historia como el emperador que provocó el incendio de Roma para llevar a cabo la reconstrucción de la ciudad según un nuevo proyecto urbanístico moderno y artístico. Los estudios históricos actuales consideran que, en realidad, no incendió Roma, pero que, una vez incendiada la ciudad, sí aprovechó para reconstruirla a su gusto. De hecho, podemos considerar a Nerón como el emperador artista, amante de la cultura y de todas las artes. Artista indudable con exquisita cultura y sensibilidad, y a la vez un déspota dado al sadismo con increíble naturalidad, capaz de asesinar a su madre Agripina, a su hermanastro Británico, a su primera mujer Octavia y, de alguna manera, a su segunda mujer Popea.
Se casó luego con un esclavo al que ordenó castrar y vestirse como la emperatriz recientemente fallecida. Quiso sobrevivir al juicio de la historia como artista: cantaba, tocaba la lira, componía versos, recitaba e interpretaba obras teatrales. También reavivó los juegos olímpicos para participar en ellos. Además, fue el responsable de la primera gran persecución de los cristianos, a los que acusó del incendio de Roma.
El Nerón que llega a Mérida muestra cómo, a lo largo de la historia, los pueblos cometen siempre el error de permitir la tiranía de locos sanguinarios, por acción u omisión de los que están cerca del tirano.
Nuestro Nerón es un drama histórico, lleno de fuerza y pasión, desarrollado mediante una estructura moderna (varios flash-back y escenas simultáneas con espacios variados: desde el palacio o el teatro romano de Nápoles a las catacumbas). El argumento se inspira en la célebre novela Quo vadis?, de Henryk Sienkiewicz, y en textos del novelista Petronio (consejero suyo) y del historiador Suetonio. Por la obra desfilan personajes históricos y ficticios como Petronio, Marco Vinicio, Agripina, San Pablo, Ligia, Popea, Tigelino o Esporo. Poder y arte, política y ambición, locura y poder, todo ello se funde en Nerón. (Eduardo Galán)

Del 18 al 22 de julio de 2018: Esquilo, nacimiento y muerte de la tragedia

El año pasado visité la Acrópolis y el Partenón y vi en el Museo unas cariátides de casi cuatro metros de altura. Estaban perfectamente labradas por delante y por detrás. Los bucles del cabello eran hermosos, armónicos y atrajeron magnéticamente mi mirada. Después supe que la parte de atrás estaba destinada a ir adosada a la pared de un templo. No obstante, los detalles exhibían el mismo cuidado y la misma belleza que la parte delantera, en principio la única que iba quedar expuesta a la vista. Y entonces recordé la definición del erudito helenista sobre el Arte Clásico y entonces entendí que el erudito se refería a una actitud: la obra es clásica cuando nace de un respeto profundo hacia lo que uno hace, más allá del resultado fiel plasmado en un objeto. La vida es el arte y la vida es clásica. El proceso de creación es el juego mismo de la vida en marcha. Esta inocencia es la que percibí en el Prometeo encadenado, de Esquilo. Este espectáculo es la mirada de un cómico español sobre la tragedia griega, un cómico que ha sobrevivido y sobrevive para hacer reír constantemente a su público. No sé qué será del resultado, pero de momento… estoy feliz. Y que ustedes lo disfruten. (Rafael Álvarez “El Brujo”)
Autor: Esquilo. Versión: Rafael Álvarez “El Brujo”. Diseño de vestuario: Gergonia E. Moustellier. Realización de vestuario: Talleres Moustellier. Diseño de escenografía: Equipo Escenográfico PEB. Música en directo, director musical y música original: Javier Alejano. Diseño de iluminación: Miguel Ángel Camacho. Realización de escenografía: Tossal Producciones
Dirección: Rafael Álvarez “El Brujo”. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y la compañía de Rafael Álvarez “El Brujo”.

Del 25 al 29 de julio de 2018: Filoctetes de Sófocles

Ulises y Neoptólemo quitando a Filoctetes su arco y las flechas; obra de François-Xavier Fabre, 1800.

Cuenta la mitología que Filoctetes, uno de los héroes griegos que formaban parte de la expedición a Troya, fue herido en un pie por la mordedura de una serpiente. Se cuenta que su herida infectada envenenaba el aire y sus desgarradores gritos de dolor atormentaban a sus compañeros. De tal modo, que el héroe fue cruelmente abandonado por los griegos a su suerte en la isla desierta de Lemnos. Diez años después, el ejército griego sigue sin conquistar Troya. Sabedores los caudillos griegos que, tal como establecía una vieja profecía, no se podía conquistar Troya sin la ayuda del arma más poderosa: el arco de Filoctetes, heredado de Heracles, deciden recuperarlo volviendo a la isla en donde el héroe de la tragedia fue abandonado. Aquí comienza el texto de Sófocles, su última tragedia, una obra de intriga, sin sangre, con una perfecta construcción dramática que aumenta el suspense a medida que la trama se complica. Sófocles haciendo de Hitchcock.
En esta tragedia se nos presenta a un personaje en el que parece que el destino se ha cebado duramente. La injusticia de la suerte corrida por Filoctetes pone al público de su parte. Es el chivo expiatorio, el excluido, el apestado, tratado con una crueldad inmisericorde. Duele porque además la altura moral del personaje está muy por encima de sus compañeros verdugos, unos auténticos corruptos.
En tiempos de Sófocles el clamor por la justicia surgió tanto en el orden de lo religioso y ético, como en lo político. Se llegó a defender la igualdad en los destinos humanos, en el sentido que las vidas de cada persona estuvieran equilibradas en el sentido de la buena y mala suerte. Al público de hoy la obra les va a remitir a la impunidad con que ciertas personas influyentes pueden utilizar la justicia y el poder para su propio provecho, sin contemplaciones.

Intérpretes: Pedro Casablanc, Pepe Viyuela, Félix Gómez, Samuel Viyuela. Coro por determinar.

Dirección: Antonio Simón. Versión: Jordi Casanovas. Dramaturgia: Jordi Casanovas y Antonio Simón. Coreografía: Moreno Bernardi. Escenografía: Paco Azorín. Vestuario: Sandra Espinosa. Iluminación: Pau Fullana. Música y canto coral: Lucas Ariel. Diseño audiovisual: Pedro Chamizo. Ayudante de dirección: Gerard Iravedra. Producción ejecutiva: Nadia Corral. Dirección de producción: Josep Domènech. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Bitó Producciones.

Del 1 al 5 de agosto de 2018: Fedra de Paco Bezerra

Fedra por Alexandre Cabanel en 1880. Musée Fabre, Montpellier, France.

 

Fedra, la reina de la Isla del Volcán, está enferma: ni come ni habla ni duerme. Los médicos son incapaces de averiguar el origen de su padecimiento y el país entero anda preocupado por su estado de salud. Algunos dicen que se ha vuelto loca. Otros, que las largas ausencias de su esposo, el rey de la isla, han terminado por devastar y asolar su corazón, pero nadie conoce la verdad y todos se equivocan. Y es que la gran responsable de la dolencia de Fedra no es otra que una pasión que la atormenta desde hace tiempo y que ya no puede reprimir más; un erotismo inmoral e impúdico, un deseo violento e indómito, un amor prisionero e indecente.
“El amor, en muchos casos, es sinónimo de dicha y felicidad, pero, en otros, es también tormento y grandísima condena (en especial cuando te enamoras de la persona que no debes). Pero, ¿cómo actuar cuando la razón y el deseo entran en conflicto? ¿Es más justo atender a lo que plantea el cerebro o a lo que demanda el corazón? ¿Qué debería pesar más? ¿Pensar o sentir? Tradicionalmente, éste es el conflicto interno al que siempre ha tenido que enfrentarse Fedra, un personaje que, atrapado en las redes de la tragedia, se debate y no se puede decidir. Y esto mismo es lo que la ha terminado convirtiendo en un personaje un tanto inactivo, alguien que, incapaz de elegir, se decide por darle la mano a la muerte como la mejor de las opciones.
Lo que hemos querido con esta Fedra es sacar al personaje de ese letargo en el que siempre se ha encontrado para crear una mujer más combativa y con menos miedo; una persona que, huyendo de la tragedia, se sumerja de lleno en ella y peleé frente a frente; una mujer exenta de culpa, capaz de luchar por lo que quiere, y que, ante todo, se atreva a amar.
Por esto, la escenografía elegida es un lugar emocional, un lugar tan grande como un volcán en mitad de una isla rodeada por un mar antiguo. Un espacio que es una grieta en el pecho, un hueco por el que se ha salido el corazón de nuestra protagonista. Una puesta en escena en donde las artes visuales y la música serán vehiculares de esta historia violenta. Una Fedra contemporánea que nos venga a hablar sin tapujos y sin temor de la libertad de amar. Entender las razones de su corazón para aprender a respetarnos y, de esta forma, mejor amarnos. Convertir el gran teatro romano de Mérida en el pecho de Fedra y refugiarnos en él. El volcán está a punto de entrar en erupción”. (Luis Luque y Paco Bezerra).

Intérpretes: Lolita Flores, Juan Fernández, Tina Sáinz, Críspulo Cabezas, Eneko Sagardoy

Dirección: Luis Luque. Ayudante de dirección: Álvaro Lizarrondo. Escenografia: Monica Boromello. Iluminación: Juan Gómez-Cornejo. Música: Mariano Marín. Vestuario: Almudena Rodríguez Huertas. Video escena: Bruno Praena. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Pentación Espectáculos.

 

Del 8 al 12 de agosto de 2018: Las amazonas de Magüi Mira

Dramaturgia: Magüi Mira, basada en “Pentesilea”, de Heinrich Von Kleist. Dirección: Magüi Mira. Escenografía: Curt Allen Wilmer (AAPEE) con estudio deDos. Iluminación: José Manuel Guerra. Vestuario: Lorenzo Caprile. Peluquería y maquillaje: Lola Gómez. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Pentación Espectáculos.

Intérpretes: Silvia Abascal, Loles León, Maxi Iglesias, Xabi Murúa, Antonio Hortelano, Olivia Molina, Laura Pamplona. Karina Garantivá. Coro de diez amazonas.

Las amazonas, ¿leyenda o realidad? No se sabe, y poco importa. Han atravesado la Historia con la fuerza de una de sus lanzas más afiladas. Son fuente de inspiración permanente. En la Ilíada de Homero; en el universo del género del cómic; en la música, óperas como Pentesilea de Schoeck; en el teatro la Pentesilea de Heinrich Von Kleist; en el cine la reciente Wonder Woman… Siguen en nuestro universo.
Nos sigue fascinando el mito apasionante de las mujeres guerreras. Mujeres que, con la fuerza de las armas, se rebelan ante el abuso físico de los hombres. Hartas de ser sometidas, crean un nuevo Estado sin hombres y una nueva ley. Sólo copularán con hombres que hayan vencido y cazado con un único fin: procrear para mantener su estirpe de hembras. Si nacen varones morirán. El amor posesivo está prohibido. Enamorarse es un peligro. A-Mazonas. Mujeres sin pecho. De un solo pecho. Guerreras entrenadas con extrema dureza que deciden amputarse para ser más eficaces. El cambio de roles es posible. Y aparece Pentesilea transgrediendo el orden, cayendo enamorada a los pies de Aquiles. Las advertencias de la Madre de las Madres se las lleva el viento. Se enciende la pasión.
Y estalla la tragedia.
Y así, entre músicas y alaridos de elefantes y jaurías de perros, entre danzas y cantos de guerra, aquí están, pisando la arena de Mérida, Pentesilea y sus tres princesas, Asteria, Meroe, Protoe, y la Madre de las Madres con su coro de Amazonas, y Aquiles con sus dos reyes cómplices, Ulises, rey de Ítaca y Diomedes, rey de Etolia.

El ejército de las Mujeres Guerreras al asalto de un corazón, el suyo y el nuestro, un corazón poblado de contradicciones, inundado por un torrente de preguntas. ¿Es el amor un tigre insaciable que envenena la razón? ¿Podemos escapar de su voracidad posesiva? (Magüi Mira)

 

Del 15 al 19 de agosto de 2018: La comedia del fantasma de Plauto

Versión libre: Miguel Murillo. Dramaturgia: Miguel Murillo, Félix Estaire. Dirección: Félix Estaire. Dirección Musical: César Belda. Dirección Coreográfica: María Lama Huerta. Iluminación: Fran Cordero. Sonido: Koke Rodríguez.
Maquillaje: Pepa Casado. Escenografía: Diego Ramos. Vestuario: Diego Ramos y Luisa Penco. Dirección Técnica: David Pérez Ayte. de producción: J. C. Valadés. Jefe de producción: José F. Delgado. Ayte. dirección: Xus de la Cruz. Auxiliar de producción: Eduardo Cicuendez. Producción ejecutiva: Teatrapo Producciones S.L. Una coproducción de Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Teatrapo.
Intérpretes: Ángel Ruiz, Ángel Ruiz, Eva Marciel, Juan Carlos Castillejo, Rafa Núñez, Roser Pujol, Chema Pizarro, Pablo Boutou, Cándido Gómez, Pablo Romo, Noelia Marló. Figurantes: Asociación Teatral Isis.
Un millonario avariento, un criado avispado, un hijo medio lelo y enamorado y un par de profesionales de la usura… o de la banca, que viene a ser casi lo mismo, pretenden llevarse un botín que va pasando de mano en mano, como la falsa moneda. Y entre tramas inmobiliarias, llaves de cajas A y de cajas B, compraventas, intereses económicos y… fantasmas, terribles fantasmas… todo puede ocurrir, todo puede pasar… ¿En qué bolsillo aparecerá el dinero? ¿Existen los fantasmas? ¿Son fantasmas las personas que aparecen en los papeles de la contabilidad?
La Mostellaria o Comedia del fantasma es una pieza de caracteres (al más puro estilo de Teofrasto) que juega al enredo de situaciones a través de unos personajes muy dinámicos y bien construidos. Plauto desarrolla un argumento sencillo, pero con mucha astucia y pericia en su forma de concebir la carpintería teatral. El embrollo adquiere dimensiones colosales y se resuelve finalmente cuando todos, el padre el primero, reconocen que la mentira se oculta tras las fachadas de virtud o valentía heroica que ostentan.
Teofrasto da lugar a una pieza que, si bien el tiempo ha hecho que pudiera envejecer, nos permite acercarnos a ella desde una mirada respetuosa y cariñosa, pero cercana, próxima al presente que nos toca vivir. Una mirada que nos permita entender a Plauto, a los grecolatinos, pero sobre todo que nos permita reírnos de nosotros mismos para entendernos.

Del 22 al 26 de agosto de 2018: Hipólito de Eurípides

Eurípides escribe sobre el mito de Hipólito en dos ocasiones. En la primera, Hipólito Velado, escandaliza a los espectadores atenienses con una propuesta muy sensual y sexual, en la que Fedra no oculta su deseo por Hipólito, su hijastro, y este se cubre la cara con un velo avergonzado por las palabras de su madrastra. Posteriormente, y estimulado por el éxito de su contemporáneo Sófocles con su Fedra, reescribe Hipólito, así, a secas, una propuesta mucho más taimada y acorde con el gusto de la época.
Hipólito es un clásico contemporáneo, cuya lectura es radicalmente interesante hoy. El enfrentamiento entre el amor que siente Fedra por Hipólito la llevará al suicidio empujada por la intolerancia de Hipólito y por el qué dirán. La derrota de una mujer avergonzada por amar, frente a la intolerancia de un hombre que dice que “ojalá os muráis todas” las mujeres, expresa con claridad la lucha hombre mujer, en la que la mujer pelea siempre en desventaja. El sentido común lo pone la nodriza, mujer que representa el amor incondicional, y que se sitúa a las antípodas de esas diosas a las que la felicidad de sus hijos e hijas les importa mucho menos que la disputa que mantienen entre ellas por demostrar quién de las dos es más poderosa.
En nuestra propuesta la carga trágica recae en Fedra. No puede no amar a Hipólito. Asume su error trágico, y se quita la vida. Un repaso a los títulos de las dramaturgias de Esquilo, Sófocles y Eurípides nos llevará a la conclusión de que todos son, o héroes/heroínas colectivos (Persas, Troyanas…), o individuales (Edipo, Medea…). La versión que escribimos a cuatro manos Isidro Timón y yo se inspira en las dos composiciones de Eurípides, la fracasada y la exitosa, teniendo en cuenta la Fedra de Sófocles y racionalizando la relación pasional, emocional y sexual, entre un hombre y una mujer que, más allá de la relación social, madrastra-hijastro, eran dos jóvenes de edades similares. Siempre desde el inmenso respeto que inspira un autor que ha sido capaz de sobrevivir al tiempo con tanta frescura. (Emilio del Valle).
Dramaturgia: Isidro Timón y Emilio del Valle. Dirección: Emilio del Valle. Dirección técnica: La Almena Producciones y Maltravieso Teatro. Escenografía: Gustavo Brito. Iluminación: José Manuel Guerra. Sonido: Moi Martín. Dirección de arte/vestuario: María de Melo. Composición musical: Álvaro Rodríguez Barroso. Ayudantes de dirección: Jorge Muñoz, Gustavo del Río. Dirección de producción: Isidro Timón. Jefe de producción: Luis S. Molina. Una coproducción de Festival de Teatro Clásico de Mérida, Maltravieso Teatro y La Almena Producciones.
Intérpretes: Alberto Amarilla, Camila Almeda, José A. Lucía, Cristina Gallego, Amelia David, Mamen Godoy, Rubén Lanchazo, Rull Delgado, Javier Uriarte, Raquel Bravo, Guadalupe Fernández, Estefanía Ramírez, Sara Jiménez. Músico: Álvaro Rodríguez Barroso.

Una programación cada año más ambiciosa

El número de asistentes a los distintos espectáculos y actividades programados en la última edición del festival han vuelto a aumentar: han sido 168.494, un 3,1% más que en 2016, edición por la que pasaron 163.483 personas. El Teatro Romano ha recibido la visita de 98.293 espectadores.

Jesús Cimarro dirige y gestiona el Festival Internacional de Teatro Clásico desde el año 2012. La Junta de Extremadura adjudicó por concurso público a Pentación Espectáculos la dirección y gestión del Festival durante los años 2016, 2017 y 2018. Durante las ediciones 58, 59, 60, 61, 62 y 63 se ha recuperado el público local y consolidado la afluencia de público del resto de España, convirtiéndose en uno de los eventos culturales de mayor repercusión según la prensa nacional. Desde que Pentación Espectáculos gestiona el Festival la afluencia de público ha crecido en un 220%.

El 64 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida cuenta con muchas actividades complementarias a las representaciones, y también tiene días de funciones en Medellín, Regina, Cáparra y Tarragona. Programación completa en la página web del Festival.
Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.