Lo que ha quedado del imperio de los zares

MANUEL CHAVES NOGALES

LO QUE HA QUEDADO DEL IMPERIO DE LOS ZARES

Renacimiento

Sevilla, 2017

344 páginas

Prólogo de Fernando Iwasaki.

Lo que ha quedado del imperio de los zares, publicado por vez primera en el periódico Ahora en 1931, es un reportaje sobre la vida dramática de los dos millones de personas que tuvieron que salir de Rusia tras la Revolución de 1917, una revolución que por aquellos años era defendida y admirada por la izquierda española. Chaves Nogales conoció y entrevistó en París a muchas personas que habían tenido una crucial intervención en aquella y en la posterior guerra civil rusa. Contados por sus protagonistas, esos hechos están llenos de un gran dramatismo. La propaganda que entonces anunciaba la publicación explicaba las características de este particular libro: «Un reportaje más novelesco que muchas novelas. Las vidas llenas de aventuras que han llevado desde que fueron expulsados por los bolcheviques los grandes duques, los personajes políticos, los príncipes y aristócratas, los ministros y los generales, los industriales millonarios, los grandes terratenientes y los artistas de fama mundial, hoy diseminados por el mundo, en la mayor miseria. La vida de cada uno de estos potentados, contada por ellos mismos, es un verdadero folletín preñado de episodios emocionantes, que no podría superar la imaginación de ningún novelista».

Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897 Londres 1944) fue un importante periodista de origen sevillano, que desarrolló su actividad durante el periodo de entreguerras. Chaves Nogales, nació en el seno de una familia sevillana de clase media y alto nivel cultural. Su madre era Pilar Nogales, concertista de piano y su padre Manuel Chaves Rey (1870-1914), un importante periodista sevillano, que trabajaba para el diario El Liberal, miembro de la de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla y cronista oficial de la ciudad.

Desde muy joven, Manuel Chaves Nogales acompañaba a su padre a la redacción del diario para el que trabajaba, lo que probablemente le indujo a elegir la carrera de periodista. Tras la prematura muerte de su padre, en el año 1914, Chaves Nogales comenzó a desarrollar diferentes encargos como periodista, al tiempo que concluía sus estudios de Filosofía y Letras. De este modo, a partir de 1918 ejerce como redactor de El Noticiero Sevillano y La Noche. En esta época, Chaves vive un periodo de gran desarrollo urbano y cultural, en su ciudad natal, donde surge con fuerza el regionalismo, y comienza la construcción de la Exposición Iberoamericana de 1929. En medio de este ambiente, Chaves publica en 1920 su primer libro, La ciudad, donde realiza una interesante narración sobre Sevilla y su idiosincrasia. En 1922, Chaves Nogales se traslada a Madrid, para proseguir con su carrera periodística. Allí comienza a trabajar en El Heraldo de Madrid -del que llegará a ser redactor jefe-, coincidiendo en la redacción con César González Ruano, así como en la revista Estampa. En 1927, Chaves gana el más prestigios de los galardones del periodismo español, el Premio Mariano de Cavia, con el reportaje La llegada de Ruth Elder a Madrid, la primera mujer que cruzó en solitario el Atlántico en avión. Su interés por las nuevas conquistas de la aviación le lleva a embarcarse, el mismo, en una serie de viajes por Europa y la recién creada Unión Soviética, que recogerá en La vuelta al mundo en avión. Un pequeño burgués en la Rusia roja (1929). De este modo, Chaves comienza lo que puede considerarse como su tetralogía rusa. Tres obras a través de la cuales esboza la inmensa convulsión que supuso la revolución bolchevique. La segunda de estas obras es La bolchevique enamorada, una novela corta publicada en 1930, reeditada en 2015 por Espuela de Plata. El último título, y tal vez el más conmovedor, fue publicado en 1931 bajo el título de Lo que ha quedado del Imperio de los Zares. En este libro Chaves recoge cual ha sido el destino de los rusos blancos en el exilio. La sensación de paraíso perdido de todos aquellos príncipes, grandes duquesas que poblaban la corte de los zares, la vida miserable en pensiones y asilos de los grandes generales, y la distinta fortuna de empresarios, artistas jerarcas de la iglesia ortodoxa Finalmente en 1934 publicará, El maestro Juan Martínez que estaba allí.

Con la llegada de la república, Manuel Chaves Nogales se convirtió en director Ahora, un diario republicano de centro izquierda, próximo al azañismo, que se encontraba entre los más importantes de España. Chaves Nogales, articuló toda una red de reporteros a escala internacional, y se desplazó el mismo por Europa para entrevistar a las grandes personalidades de aquel tiempo, desde Goebbels y Churchill a Chevalier y Chaplin. En 1935, publica su obra más famosa, Juan Belmonte, matador de toros, su vida y sus hazañas, considerado como uno de los mejores libros de tema taurinos que se han escrito. Al estallar la Guerra Civil, Manuel Chaves Nogales se puso al servicio de la República, de acuerdo con sus ideales democráticos y republicanos, lo cual dejó reflejado en numerosos artículos y editoriales. Sin embargo conforme va avanzando el conflicto, su situación personal y profesional se vuelve más complicada. El diario Ahora, que dirigía, es colectivizado, y él destituido como director, lo que finalmente le decide a abandonar la capital junto al gobierno, en noviembre de 1936. Se desconoce, si en algún momento regresa a Madrid, pero sin duda mantiene contacto con numerosos informadores civiles y militares, miembros de la Junta de Defensa de Madrid, lo que le permite escribir en 1938 una serie de crónicas periodísticas sobre la lucha contra el sitio de Madrid, y el papel del general Miaja, recopilados por Espuela de Plata en el libro La defensa de Madrid.

Convencido de que la guerra estaba perdida y de que la restauración de la República era inviable, Chaves Nogales abandona Valencia para exiliarse en Paris. Allí colaboró en varios periódicos como Cooperative Press Service y LEurope Nouvelle, relatando la guerra en España, no solo a través de sus fuentes en España, sino también de los testimonios de los propios exiliados que llegaban a Francia. Estos artículos fueron recogidos por Espuela de Plata en el libro Crónicas de la Guerra Civil. Agosto de 1936- Septiembre de 1939. Paralelamente, Chaves Nogales escribe en su exilio parisino una serie de relatos cortos, sobre los horrores de la guerra, que va publicando en dos revistas hispanoamericanas: la mexicana Sucesos para todos y la cubana Estampa. Estos relatos fueron reunidos en 1937 y publicados bajo el título de A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España. Este libro fue editado en 2013 por editorial Renacimiento, recuperando el texto original así como las ilustraciones originales con que aparecieron publicados en ambas revistas. En el año 1940, con la invasión de las tropas alemanas de París, se vio obligado a exiliarse de nuevo, esta vez a Londres, donde retomó su actividad periodística, fundando una agencia de prensa, The Atlantic Pacific Press Agency. También colaboró como columnista de Evening Standard, así como con los servicios informativos de la BBC En Londres, Chaves Nogales vivió solo, durante cuatro años, luchando contra el totalitarismo y defendiendo los valores democráticos, como mejor sabía, como periodista. Allí murió, en mayo de 1944, con tan sólo 46 años de edad.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *