Jorge Urreta: “Mi novela ‘Decisiones’ habla de las consecuencias de las elecciones en la vida”

EVA FRAILE (BLOG LA REINA LECTORA)

Decisiones es la primera novela que el escritor bilbaíno, Jorge Urreta, escribió. Llevaba mucho tiempo en una editorial hasta que su autor decidió recuperar sus derechos. Al parecer, el título ahora sería aplicado a su propio creador, pues tendría que tomar decisiones. ¿Qué haría? ¿Continuaría con un sello que dejaba languidecer su obra en el catálogo o lucharía para embarcarse en el difícil campo de la autopublicación con ella? Jorge Urreta optó por lo segundo y a continuación, nos cuenta un poco sobre su obra y el porqué de esta decisión.

– Jorge, cuéntanos con tus palabras, de qué trata esta novela.

Es ante todo una novela de intriga. Aparte de eso, es una historia que se desarrolla al ritmo de las decisiones del protagonista, pero no solo como una sucesión de estas, sino dándoles un significado y mostrando cuán influyentes son en su vida, y las consecuencias que tienen. Entrando ya en el terreno de la sinopsis, cuenta la historia de un hombre influyente, de esos que tienen la vida solucionada y pocas preocupaciones, aparte de cómo ganar más dinero, que de pronto pierde a su mujer por una enfermedad, en cuya detección tardía él cree que tiene parte de culpa. A partir de ese momento, decide invertir todo su tiempo y medios en buscar alguna manera en la que enmendar su error, aunque deba coquetear con la vida y la muerte, mientras trata de burlar sus leyes.

– ¿Y qué más elementos hay en tu novela que el lector no puede ver a simple vista leyendo la sinopsis?

Mucha acción, más de la que se podría esperar de una novela que indaga tanto en el protagonista y sus decisiones. De hecho, está narrada en primera persona, y eso hace que el lector se adentre como nunca en la personalidad del protagonista y se meta en la historia. Aparte de eso: sorpresas, traiciones, conspiraciones, chantaje, y las decisiones que marcan toda la historia.

– Has luchado para que los derechos de esta obra vuelvan a ti y pudieses autopublicarla. ¿Por qué?

Porque la veía languideciendo en el catálogo de una editorial que no le prestaba atención desde hace demasiado tiempo. Además, quien quiera hacer la comparación (en Amazon sigue estando como “no disponible”)  puede ver que la portada original no hacía justicia a la calidad del interior, y todo eso había que solucionarlo. Por otra parte, quería probar esto de la autoedición, y tener una novela que moviera yo al 100%, y que pudiera controlar. Eso me ha permitido, entre otras cosas, poder contar para la portada con alguien (Maialen Alonso) que sabía que no me iba a fallar, y conocer también un poco más el proceso de edición y maquetación de una novela. Soy curioso por naturaleza, y tener en mis manos de nuevo los derechos de esta novela me permitió saciar mi curiosidad.

– ¿Qué diferencia hay entre esta y tus otras obras?

Es una novela en primera persona, un estilo que solo he desarrollado en esta novela, y en otro manuscrito que todavía no se ha publicado. Como comentaba antes, se trata de un estilo que conecta mucho más al lector y al protagonista, y que permite crear una historia más intimista. En cuanto a la intriga, está presente, como en todo lo que escribo. De hecho, aunque esta novela fue la primera que me publicaron, en realidad es la tercera que escribí, mientras que la segunda que escribí, “El año de la hortaliza”, se publicó originalmente un año después que “Decisiones”. La primera que escribí sigue sin publicar, pero todas ellas son novelas de intriga.

– ¿Qué mejoras encontramos en la segunda edición?

Lo primero, el exterior, sin lugar a dudas. La portada que Maialen Alonso me diseñó (no dejéis de buscar sus otros trabajos) capta a la perfección la esencia de la novela, y la hace mucho más atractiva. En el interior, la historia ha sido revisada concienzudamente, y se ha pulido para eliminar errores que se habían colado en la primera edición. No se trata de un simple lavado de cara, aunque este no deja de ser una parte importante de esta segunda edición.

– Hay una reseña de la primera edición cuya autora insiste mucho en el humor negro de la novela. ¿Es, entonces humor negro y ciencia ficcion?

Hay un poco de todo, aunque no sea la intención principal. No puedo negar que en la mayoría de mis obras, sino en todas, hay al menos un personaje, o una situación, donde se juega con el humor negro y el sarcasmo. Esta no es ninguna excepción. Y lo de la ciencia ficción no lo puedo negar, puesto que yo mismo lo incluí en la sinopsis que hay en Amazon. Aunque también debo reconocer que en este caso la ciencia ficción es una herramienta que sirve al propósito de la intriga que domina la novela. Esta intriga, junto con las decisiones a las que se alude desde el título, es la razón principal y el motor de la novela. Al hilo de esto del humor negro recuerdo una pregunta que me hicieron cuando se presentó la primera edición. En la novela hay una parte que se desarrolla en Rusia, con la intervención de un científico de dicho país, y alguien me preguntó: “¿Por qué ruso?”. La verdad es que no podía pensar en una nacionalidad mejor. Durante años, como informático que soy, he visto a los rusos hacer ordenadores caseros, casi con unos cables y una caja de galletas, y me consta que son de los tipos más imaginativos que hay en el mundo, y la necesidad, además de un afán de superación encomiable, me llevaron a elegir ese país. Hay quien lo puede ver como algo de humor negro, o simple humor, pero aunque ese personaje ruso tiene muchas de las características del personaje sarcástico al que aludo, es en realidad un cierto homenaje, como indico en la dedicatoria de la novela, a los soñadores que ven más allá de lo evidente. Básicamente, a esos que siguen esa máxima de los limones y la limonada.

– Pero, ¿cuánto hay de humor negro en tus novelas?

Como ya comentaba antes, suele haber siempre algo. Me gusta incluir algún personaje que sea sarcástico y socarrón, que rete tanto al resto de personajes como al lector, y con el que yo mismo me pudiera identificar. Siempre suele haber bastante mala lecha y humor negro en sus acciones y palabras, y no hay novela en la que no lo incluya. También hay siempre, por otra parte, una pequeña dosis de “humor blanco”, en forma de referencias  culturales, a otros libros, cine o televisión. Son pequeñas miguitas de pan que me gusta que los lectores (sobre todo los más frikis) vayan descubriendo.

– Has dejado caer en alguna ocasión que hay una historia personal tras la idea de esta novela. ¿Significa eso que está basada en hechos reales?

Lo de los hechos reales dejaré que sean los lectores quienes lo determinen. Sí, como dices, hay una historia personal especial tras esta historia, pero el relato en sí no es un reflejo de esa experiencia. No sé, quizá en mi lecho de muerte la cuenta completa. Lo que sí puedo hacer es un resumen genérico: hubo una noche en la que, ante una dificultad inesperada, tomé dos decisiones que, a priori, parecían las peores posibles y las menos lógicas, pero al final resultaron ser las mejores y las que permitieron que superase aquel escollo. Eso me llevó a pensar en cómo las decisiones que tomamos, sobre todo las más “precipitadas”, influyen en el curso de nuestras vidas, y eso hizo que la maquinaria de mi imaginación se pusiera en marcha. Lo que sí tuve claro desde el primer momento, antes incluso de tener definida la trama o el final, fue que el título debía ser “Decisiones”. No lo dudé ni un momento. Un secreto: en el título de todos los capítulos aparece la palabra “decisión” o “decisiones”.

– ¿Cuánto tiempo te llevó  escribir Decisiones?  ¿Cómo fue el proceso?

El primer borrador en sí mismo lo tuve en unos cuatro meses aproximadamente. Pero antes de que alguien pueda pensar que soy un prodigio de la escritura rápida, debo decir que en aquella época estaba en paro y tenía muchas más horas para escribir cada día. El proceso comenzó como un volcado de ideas. La misma noche del acontecimiento que inspiró la novela, escribí los dos primeros capítulos y parte del tercero, y empecé a anotar ideas para la novela y un esquema básico. Después, llegaron los cuatro meses de los que hablaba antes. Luego la dejé durante un tiempo reposando y la repasé y corregí, aunque no fue la única corrección. Esta novela se terminó de escribir en 2005 y no fue publicada hasta finales de 2012, y tuve ocasión de releerla y mejorarla unas cuantas veces.

– ¿Qué reacción tendrá el lector cuando termine Decisiones?

Una sonrisa (espero) por el desarrollo de la novela y lo que esta le ha hecho sentir, pensar y vivir, y por el final, que desde el primer momento tenía claro que lo quería hacer sorprendente, y que arrancase una sonrisa de esas que dicen: “Pero mira qué final se ha sacado este autor, no me lo esperaba”. Y, por descontado, ganas de leer mis otras novelas.

Decisiones está disponible en la plataforma de Amazon tanto en formato digital como en papel.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.