Georg Trakl: A los enmudecidos

«Ah, la locura de la gran ciudad cuando al anochecer,
junto a los negros muros, se levantan los árboles deformes
y a través de la máscara de plata se asoma el genio del mal;
la luz con látigos que atraen ahuyenta pétrea noche.
Oh, el hundido repique de las campanas del crepúsculo.

Ramera que entre escalofríos alumbra una criatura
muerta. La ira de Dios con rabia azota la frente de los poseídos,
epidemia purpúrea, hambre que rompe verdes ojos.
Ah, la odiosa carcajada del oro.

Pero una humanidad más silenciosa sangra en oscura cueva
forjando con metales duros el rostro redentor».

Versión de Helmut Pfeiffer

2 comentarios sobre “Georg Trakl: A los enmudecidos

  • el 9 julio, 2010 a las 12:01 pm
    Permalink

    Un poema sembrado de puertas. ¿Cuándo emerjera esa humanidad silenciosa?
    Gran página.
    Gracias.

    Respuesta
  • el 9 julio, 2010 a las 4:31 pm
    Permalink

    Gracias a ti, Nacho.
    Trakl era uno de los poetas favoritos de Heidegger, por algo sería.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *