La palabra más hermosa del mundo

La palabra más hermosa del mundo de Jordi Sierra i Fabra. Ilustraciones de Agustín Riccardi. Algar, 2010. Algar calcetín, 57. 120 pp., 8.35 .

 Por Anabel Sáiz Ripoll.

 

La palabra más hermosa es un nuevo tributo del autor barcelonés Jordi Sierra i Fabra a las letras, a la comunicación, al arte de leer. Se trata de una historia destinada para lectores desde 10 años que, partiendo de una situación real, nos ofrece una alegoría del mundo de las palabras. Georgina y Daniel son dos hermanos gemelos que, a causa de una enfermedad, han estado dos meses ausentes del colegio. Cuando vuelven, han de ponerse al día en todo y no les resulta nada fácil. El profesor Maestro, valga la repetición, es el sustituto de la profesora de lengua y decide no hacerles un examen, sino algo mucho peor: les pone una prueba para decidir si merecen pasar de curso o no. La prueba consiste en una especie de enigma ya que han de descubrir, como dice el título, cuál es la palabra más hermosa.

 Georgina y Daniel aprovechan que sus padres se han ido de fin de semana y empiezan una cuenta atrás vertiginosa hacia la solución del enigma. El profesor Maestro lo ha calculado todo con artesana paciencia y ha ido enlazando una prueba con otra para comprobar el ingenio y la capacidad de respuesta de los chicos. Ambos son muy buenos lectores y ambos acaban desarrollando un especial sentido de la orientación en el mundo de las palabras. Y es que Jordi Sierra i Fabra se recrea describiendo lugares imposibles -¿o no?- habitados por palabras o por libros, como la tienda de palabras, el parque temático de palabras, la biblioteca de los cien mil libros y muchos más. Tanto es así que los dos protagonistas creen ver visiones cuando descubren que, en su propia ciudad, hay lugares tan fascinantes como los que están descubriendo en pos de la palabra más hermosa. No obstante, no tienen tiempo que perder porque hay un plazo que cumplir.

Sierra i Fabra une en la misma trama el tributo a los libros de papel, con su encanto particular, junto con las novedades tecnológicas, ya que Internet adquiere también protagonismo y es el medio que tienen los gemelos de comunicarse con el profesor cuando, al fin, lograr superar la prueba. Ahora bien, él les puso de plazo las siete de la tarde y ellos lo logran casi a las ocho. No obstante, el ingenio vuelve a jugar a su favor con un guiño cómplice al lector, como se verá en la resolución de la historia.

En definitiva, lo bueno de la búsqueda de los dos chicos no está en el resultado, que no desvela nada nuevo, sino en el proceso. La imaginación preside todo el relato y nos ofrece momentos descriptivos memorables.

Sierra i Fabra estructura la novela en 12 capítulos que mantienen un ritmo rápido desde el principio al fin, casi vertiginoso conforme nos acercamos a la resolución del enigma.

La palabra más hermosa es un relato divertido, fácil de leer e ingenioso.

10 comentarios sobre “La palabra más hermosa del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *