El amanecer del guerrero

Erik, Hijo de Árkhelan: El amanecer del guerrero de Miquel Á. Jordán. Ámbar, Barcelona, 2010. 240 pp., 15.00 €.

Por Anabel Sáiz Ripoll.

El amanecer del guerrero es un libro hermoso, claro y transparente. Escrito de manera sencilla, sin disquisiciones inútiles, tiene todos los ingredientes que pueden gustar a un joven lector –y a un adulto-: aventuras, amor, amistad, descubrimientos personales y mucho más. Miquel Á. Jordán, el autor de este primer libro, el que abre la saga titulada Erik, hijo de Árkhelan, tiene la habilidad de ofrecer una historia con principio y final, aunque con muchas posibilidades de cara al futuro. No se termina esta primera entrega en el aire, sino que se cierra y deja en el lector un poso de confianza en los valores importantes de la vida como el coraje y la lealtad.

Ambientada en algún país nórdico, aunque también podría ser en la antigua Hispania puesto que las incursiones de los bárbaros y la ambientación nos lo permiten imaginar así, El amanecer del guerrero es un viaje iniciático hacia la madurez del joven Erik y de sus amigos.

Erik es un muchacho curioso, lleno de fuerza, que admira mucho a su padre (su madre murió al dar a luz en su último parto), que quiere a sus hermanos (un hermano y dos hermanas), que se siente solidario ante la adversidad ajena y que se esfuerza cada día por alcanzar sus metas. Erik, poco a poco, se va convirtiendo en un guerrero  fuerte, noble y capaz, un guerrero noble que no olvida el perdón ni la bondad.

La historia se inicia con el descubrimiento de una loba herida de muerte, a causa de una trampa, y los dos lobeznos. Erik decide hacerse cargo de la pareja de lobos, aunque es consciente de que él solo no podrá. Pide ayuda a Markus, un herrero que tiene fama de ser persona extraña y distante. Las apariencias engañan, como siempre, y Markus resulta ser una persona leal, noble, que ayudará no solo a Erik, sino a sus amigos. Markus se hace cargo de los lobos, Sombra y Luna, y acepta entrenar a los chicos para que aprendan a manejar la espada. Los jóvenes, poco a poco, se van transformado y van cogiendo fuerza y ganando autoestima, a la vez que aprenden a volar al Markus. Éste resulta ser pariente de Erik y persona que lleva en sus espaldas una historia de pérdidas familiares que, poco a poco, irá curando.

La novela interesa por los diálogos, frescos y directos. Los jóvenes hablan entre sí con espontaneidad, directamente. Miquel Á. Jordán muestra un dominio de los elementos de la prosa que le permiten dibujar las escenas cotidianas y acercarlas así al lector porque entre Erik y los personajes que retrata y los lectores actuales pueden darse más de una identificación.

La novela cuenta también con elementos imaginativos y permite que la emoción invada más de una página. Así, el relato del torneo de las diez millas, que Erik gana, tras una peripecia personal importante o el cumpleaños de Erik en que pasa a ser Erik Winterberg o la defensa de la aldea de las invasiones bárbaras, son momentos de una gran intensidad emotiva; pero también lo es la muerte de Olaf, el trampero, que no gozaba de muy buena reputación y que Erik aprende a valorar por sus cualidades.

Por otro lado, también se describen situaciones personales, familiares, como la relación de Erik con su padre y hermanos, cómo quiere fraternalmente a los tres y cómo para cada uno tiene la palabra adecuada. También es interesante acompañar a Erik en su proceso de enamoramiento de una joven de la aldea y en cómo poco a poco va aceptando esta realidad y aprende a expresarla. Todo, insistimos, está narrado de una manera sobria, pero llena de detalles.

En suma, El amanecer del guerrero, es el pórtico de una saga que animamos al autor a que continúe. Miquel Á. Jordán describe un mundo en que todo aún es posible, en que los sentimientos están a flor de piel, en que las relaciones humanas se basan en códigos no escritos, pero basados en la confianza y en la lealtad. Todos los lectores, jóvenes y adultos, como ya dijimos, disfrutarán con esta novela que ya va por la cuarta edición.

Un comentario sobre “El amanecer del guerrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *