El origen del olor de los libros

Hay lectores que lo primero que hacemos al agarrar un libro es olerlo, poder sentir ese olor a libro nuevo o viejo, pero muy pocos de nosotros sabemos a qué se debe este aroma, que si lo pudiéramos embotellar se vendería como pan caliente, aunque ahora que lo pienso, leyendo acerca de lo que está detrás de este olor  puede que sí se pueda embotellar.
 
 
El olor de los libros se da por varios factores, entre ellos la tinta y el papel, éste último está conformado por una cantidad de lignina, el polímero orgánico más abundante en el mundo vegetal. La función de la lignina es darle firmeza a la madera de los troncos para que los árboles permanezcan erguidos y pasen de los dos metros de alto y los microorganismos y enzimas no los devoren. Al ser un endurecedor, y al papel venir de los árboles, tiene cierto nivel de lignina, lo que lo hace tener cierta resistencia y dureza. 
 
En la actualidad el papel de los libros tiene poca lignina, ya que utilizan papel libre de ácidos, esto para que las hojas permanezcan blancas por más tiempo, también tiene pH neutro para su conservación.
 
Una de las cosas que le sucede a la lignina con el paso del tiempo es que se oxida, por lo cual hace que el papel quede “amarillo”, por eso los libros viejos tienen hojas de este color. Otra de las cosas que pasa cuando se oxida la lignina es que comienza a desprender más olor, y aquí viene la explicación de por qué nuestros  libros tienen ese aroma que nos encanta a algunos: “El olor es resultado de cientos de compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles resultado de la red de rutas bioquímicas de degradación del papel y depende tanto de la composición original del papel como del entorno en el que ha envejecido” y, dejando de lado lo científico un momento, lo que más nos interesa  ¡la lignina es prima hermana de la Vainilla!, por eso ese olor tan agradable que tienen los libros, ya que le da un aroma similar al de la vainilla, que por cierto fue sintetizada en 1874 por Ferdinand Tiemann y Wilhelm Haarmann a partir de la savia del pino, otro olor muy famoso.
 
Ahora ya sabes porque el olor a libros nuevos es tan maravilloso y nos gusta tanto entrar a las librerías o a las bibliotecas y quedarnos solo por el olor.
 
 
Fuente: LST

15 comentarios sobre “El origen del olor de los libros

  • el 3 febrero, 2013 a las 1:48 pm
    Permalink

    Excelente artículo! Me encantó, y es cierto, compro los libros y me tienta olerlos…
    Saludos!
    Alberto

    Respuesta
  • el 11 febrero, 2013 a las 3:26 pm
    Permalink

    Muy buen artículo, los felicito. Me gustaría estar siempre en contacto con ustedes.

    Respuesta
  • el 17 febrero, 2013 a las 1:12 am
    Permalink

    El olor, en las bibliotecas, se debe a libros viejos. Corregiría simplemente esa especificación en cuanto al olor de los nuevos, a la que se ha echo referencia en el último párrafo del escrito.

    Respuesta
  • el 24 febrero, 2013 a las 5:46 pm
    Permalink

    Me parece que tienen que mejorar un poco la redacción.
    Por otro lado, interesante el artículo.

    Respuesta
  • el 24 febrero, 2013 a las 7:01 pm
    Permalink

    Amo como huelen los libros nuevos y viejos.
    Muy interesante articulo.

    Respuesta
  • el 24 febrero, 2013 a las 8:07 pm
    Permalink

    Muy bueno y original el artículo sobre el olor de los libros ; soy Aromaterapeuta y comparto un programa de radio de jazz y letras , por lo tanto leo todo lo que puedo para compartir ..muchas gracias !!

    Respuesta
  • el 24 febrero, 2013 a las 8:52 pm
    Permalink

    Muy interesante saber que se pudiera embotellar el olor a libros, ya que si saben que lo produce la lignina, se pudiera comprimir para teners spray con aroma a libros y probablemente más gente se interesara por la lectura que tanta falta hace cultivar. Sería una libroterapia.

    Respuesta
  • el 27 febrero, 2013 a las 2:28 am
    Permalink

    el aroma del saber que emana de un buen libro la considero la mejor AROMATERAPIA

    Respuesta
  • el 7 marzo, 2013 a las 8:31 am
    Permalink

    Amo el olor de las librerías, de los libros, del papel. Y ahora sé porqué, gracias

    Respuesta
  • el 17 marzo, 2013 a las 7:02 pm
    Permalink

    Me encanta el aroma que tienen los libros, todas las personas tendrían que tener una pequeña bilioteca ya que el saber no ocupa lugar.

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2016 a las 1:54 pm
    Permalink

    Lo digo por que es necesario,sin querer ser un «aguafiestas». Los libros muy antiguos utilizaban material orgánico biodegradable con tecnologías primarias, lo que da lugar de que su estructura sea hogar perfecto para el desarrollo de bacterias microscópicas nocivas para el sistema respiratorio. Por lo cual no es muy recomendable aspirarlas con vehemencia.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *