¿Una de mis Chicas? (cuento erótico)

 
EroticoLa alerta de mensajes repicando el móvil no les detuvo el ritmo –debe ser una de mis chicas – dijo Claudia con ojos cerrados mientras exploraba a Sofía, quien estaba sobre ella, desnuda y sin haber terminado aún.
Contesta– le suspiró ésta, apartando la boca solo un micro segundo y en seguida continuó mordiendo la oreja de Claudia, agitándola.
– ¿No te jode?
-¿Qué? ¿Tus otras chicas? -preguntó Sofía sonriendo de lado- Cuando alguna de ellas tenga mi piel, mi cabello, mis tetas, ese día va a joderme, por ahora sigamos jodiendo
CLAUDIA: “A ojos cerrados, tocaba con delicadeza su piel, tan tibia como suave. Le buscaba un quehacer a mis uñas -furiosas por marcarla- se contenían en lo níveo y delicioso de una cintura pellizcada, un cuello que despegaba a esos cabellos que participaban de los besos. Le descubrí los pechos, del tamaño perfecto para mis manos, los acaricié con las mejillas y escondí sus pezones en mi boca. Los reflejos de su cuerpo llevaban el ritmo de mi succión, y en esa danza, levantó mis prendas y nos refugió en sus sábanas. Me hablaba, entre pequeños gemidos y sobresaltos de su torso, y entre tanto y tanto, me besaba con arrogancia, buscando un halago o tal vez mayor placer. Exploré su sexo con cautela al tocar a una mujer que me gemía que era frágil, que no se le puede tocar así nada más. Froté hasta conseguir hacernos una y dentro de ella, conocía. No sé si esto te de placer, cariño, pero al menos, no te causará dolor. Mis manos escurrían y en el choque de nuestros cuerpos, se detuvo. Se acabó la tarde y la noche estaba a medio progreso. Tuve que irme, pero antes, ella besó mi boquita”
SOFÍA: “Que ella perdiera toda su ropa antes que yo, fue una pequeña victoria, un orgasmo anticipado. ¡Cuánto había querido esos labios! y ahora ellos también me querían (o al menos, a mis senos). Sus manos escalando sin permiso me causaban temblores. Nunca preguntó si podía, pero hizo según quiso. Mentalmente yo había establecido una sola regla: iba a permitir todo aquello que no dejara marcas. Me arrastró hacia arriba y desde ese ángulo vi mis cabellos caer enredados sobre sus hombros blanquísimos, salpicados de irresistibles rastros de alergias en la piel. Mordí mi boca para que ella lo viera y me comprendí con sus nalgas como mejores amigas que se reencuentran después de años: ¿Cómo les ha ido? ¡Están hermosas! Y fue justo ahí que congelé el tiempo para que anochezca sin remordimientos. –Quiero– me aventuré a decir. Entonces me aferré a su contorno y me dediqué firmemente a lidiar la segunda batalla de esta Guerra. Yendo hacia arriba- humedad, abajo- humedad, círculos- ríos. Sígueme, que esto no duele… hasta ahora.
 
La que se enamora, pierde– le dejé saber sin formular palabra alguna, sino besándole la boquita y los atrevidos brotes alérgicas, esta vez sobre el vientre. Con el mismo código de silencio y caricias, ella pareció estar de acuerdo: La que se enamora pierde. #RetoAceptado
 
Por: Ariadna Del Mar & Claudia G.Maticorena

2 comentarios sobre “¿Una de mis Chicas? (cuento erótico)

  • Pingback:Bitacoras.com

  • el 13 enero, 2017 a las 7:19 pm
    Permalink

    Esperaba sorprenderme con un relato erótico y me encontré con una narración insulsa, mal escrita y sin los códigos profesionales de la narrativa que debe tener un/a escritor/a en su obra.
    Sugiero a las autoras, trabajar más en la lectura y la escritura; tal vez, cursar algún taller literario, que las oriente a encontrar el encanto de la narrativa, sobre todo, la erótica.
    Con hacerse una paja mental no alcanza.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *