Del 1 al 3 de noviembre en la Abadía, «Bella figura», de Yasmina Reza, por una gran Compañía portuguesa

Por Horacio Otheguy Riveira

Encuentro de grandes del teatro europeo, a través de un estreno absoluto en España, la obra de Yasmina Reza, Bella figura, con su habitual mirada crítica ante las amistades y los amores en nuestra trepidante sociedad de consumo, con puesta en escena de Nuno Cardoso, flamante director del Teatro Nacional São João (Oporto), Compañía que produce esta función que se caracteriza por un tratamiento audiovisual sumamente creativo, interpretado por un equipo de bien cimentado prestigio. Conflictos que transcurren a las puertas de un restaurante de lujo se exteriorizan en un espacio compuesto de sillas, luces íntimas —o con mucha energía— hacia el público, y excelentes intérpretes que se mueven con gran riqueza expresiva, corporalmente tan rigurosos que se permiten empezar vestidos y acabar completamente desnudos en una inesperada alegoría.

En el marco de la 17 Mostra da Cultura Portuguesa en España, el Teatro de La Abadía estrena Bella figura, un texto de Yasmina Reza que nunca antes se ha representado en España y que ahora se presenta de la mano de Nuno Cardoso, flamante director del Teatro Nacional São João (Oporto), de quien ya pudimos ver en este teatro un impactante Woyzeck. Yasmina Reza, la autora de Arte y Un dios salvaje, escribió Bella figura a petición del director alemán Thomas Ostermeier, para ser representada en la Schaubühne de Berlín en 2015. En ella asoma una reflexión sobre la vida, el tiempo y el fracaso a través del retrato siempre mordaz de la burguesía, con sus angustias, hipocresías, mentiras, neurosis y códigos éticos en decadencia. Esta comedia sombría de ritmo trepidante, protagonizada por Ana Brandão, Afonso, Santos, João Melo, Maria Leite y Margarida Carvalho, podrá verse en la Sala José Luis Alonso en tres únicas funciones, del 1 al 3 de noviembre.

«Un hombre y una mujer están en un aparcamiento de un restaurante de provincia. Ella, Andrea, madre soltera, farmacéutica, está todavía dentro del automóvil. Su amante, Boris, empresario intenta convencerla de salir, y enmendar el error que acaba de cometer: mencionar que el restaurante se lo había aconsejado su mujer… Bella Figura narra la noche que sigue a este percance. Un poco más tarde, llega al mismo aparcamiento otra pareja, acompañada por la madre del hombre. Una conexión inoportuna se conecta a la primera pareja. La pieza se produce casi en su totalidad fuera de las puertas al final de la tarde”. Yasmina Reza

LA VANIDAD Y SU NEUROSIS

La obra juega con el concepto de vanidad en varios sentidos; nuestra vanidad con respecto a la apariencia física y el esfuerzo tiránico y titánico por conservarlo, pero también en el sentido de lo efímero, del paso del tiempo, el absurdo de lo cotidiano y el coraje requerido para liberarse de las apariencias.

En la amplia producción de Reza —y Bella figura no es una excepción—, la acción es frecuentemente sustituida por la palabra, que sostiene un verdadero arte de la conversación. El ritmo y la precisión de los diálogos trazan un retrato de cinco seres con sus equívocos y las mentiras que se dicen a sí mismos para seguir existiendo. La neurosis personal y familiar que les oprime se atenúa con pequeñísimos momentos de alegría transitoria —una bandeja de marisco, un viaje en helicóptero, unos días de vacaciones en Tenerife, unos zapatos Gigi Dool de 490 euros—, pero al final siempre hace falta algo más: ingerir (comida, bebida, cigarrillos, medicamentos…), ese simple e instintivo gesto de absorción del mundo que engaña la profunda abulia de los personajes.

Son precisamente estos gestos los que nos permiten situar a Bella figura entre aquello a lo que tal vez podríamos llamar una melancolía de tintes chejovianos.

“Partimos con nuestra pequeña mochila táctica para conquistar el mundo. Imaginamos que el ejército avanza, pero quedamos atrapados en las trincheras”, dice Andrea al final de la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *