Papiros mágicos griegos

por Kika Sureda

Durante el siglo XVIII se descubrieron una serie de papiros de contenido mágico, algunos creyeron que podían ser gnósticos. Muchos se adquirieron en Tebas y El Fayum, por los incansables buscadores de tesoros epigráficos antiguos, como Anastasi, cónsul de Suecia en Egipto, el francés Mimaut y el inglés Salt. Muchos de estos papiros acabaron en museos de Berlín, París, Oxford, Londres, etc., lo que ha permitido que tengamos conocimiento de ellos. En 1831 C.J. Reuvens en su Lettre à M. Letronne, publica algunos fragmentos del P XII. Hasta veinte años más tarde no aparece la primera publicación formal sobre un papiro mágico de la mano de CH. W. Goodwin, en concreto del P V. Habrá que esperar unos años más para que otros autores y estudiosos abran el camino de los papiros mágicos con sus publicaciones: G. Parthey, C. Leeman, C. Wessely, basándose algunos en las lecturas de Reuvens. A pesar de todos los estudios realizados, la papirología seguía estando en pañales  y los intentos de los expertos eran simples transcripciones sin acentos, sin numeración ni aparato crítico, a veces dando la impresión de ser aficionados y con falta de rigor científico. Una vez publicado todo el material, de la forma en que se había hecho, a partir de 1893 comienzan a estudiar todo ese compendio los expertos en historia de la religión y la cultura. Dieterich y Reitzenstein, eruditos con una hermenéutica muy notable, pusieron orden en el corpus de los papiros mágicos. Tomaron el relevo de todo el ingente trabajo realizado sus discípulos interesados en el sector de la filología y la cultura griegas. Querían revisar y editar con traducción todo el material mágico de papiros, óstraca y tablas, tanto el publicado como el inédito. La Primera Guerra Mundial dio inicio y frustró un proyecto tan ambicioso. R. Wünsch que dirigía el proyecto en ese momento, murió en combate. En 1928 vio la luz, por fin, el primer volumen, a cargo del nuevo director del proyecto, el orientalista S. Eitrem. En 1931 apareció el segundo volumen y diez años más tarde, en plena Segunda Guerra Mundial, un tercero. Entre todos los papiros encontrados destacan el célebre Papiro Mimaut, llamado así por su propietario. O el Gran Papiro Mágico Parisino, procedente la colección Anastasi y encontrado en Tebas junto al Gran Papiro Demótico y los papiros mágicos de Leiden. Se cree que pertenecían a la biblioteca de un gnóstico egipcio. En los papiros pueden encontrarse soluciones menos mágicas para todo, desde soluciones para las quemaduras, dolor de cabeza, maldiciones, poemas líricos como el canto de un marinero para calmar el viento, etc. Por otro lado están las prácticas propiamente mágicas formadas por una unidad de palabras y acciones que se componen de varias partes y buscan un fin mágico. La mayoría tienen forma de receta («pronuncia tal y realiza tal de tal forma»), como una serie de instrucciones de maestro a discípulo. Cientos de prácticas que pueden parecer extraídas de algún cuento o película fantástica: práctica mágica para conseguir un demon como «páredros» o asesor para todo fin, para conseguir un demon asesor, para volverse invisible, conseguir un oráculo, práctica maléfica contra enemigos, comunicación con la divinidad, prognosis o conocimiento del futuro, para dominar la sombra, demon profético, encantamiento amoroso, vaticinio con un médium, exorcismo, encantamientos amorosos con ayuda de los muertos, encantamiento para hacerse irresistible, petición de sueños, maleficios, etc. Así descubrimos que no hay nada que la civilizaciones antiguas no hubieran puesto ya en práctica.

 

Para saber más:

BETZ, H. D. et al (1986). The Greek Magical Papyri in Translation. Including the Demotic Texts. University of Chicago Press.

BRASHEAR, WILLIAM M. (1946 – 2000): The Greek Magical Papyri: an Introduction and Survey; Annotated Bibliography (1928-1994) (Los papiros mágicos griegos: introducción y estudio; bibliografía anotada); en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt (Ascenso y declive del mundo romano), vol. II, 18, 5 (1995).

Introducción, traducción y notas Jose Luis Calvo Martínez y Maria Dolores Sánchez Romero (1987). Textos de magia en papiros griegos. Reimpresión 2004. Madrid: Editorial Gredos.

LUCK, G. (1995). Magia y ciencias ocultas en el mundo griego y romano. Madrid: Editorial Gredos.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *