La alimentación, la clave para combatir el insomnio

De acuerdo con la Sociedad Española de Neurología (SEN), cerca del 45 % de la población mundial padece insomnio. Se trata del trastorno de sueño más común y que, por cada hombre, dos mujeres lo padecen. El 18 de marzo se celebra el Día Internacional del Sueño, para tomar consciencia de este mal que afecta a millones de personas en todo el planeta.

La falta de sueño también afecta a países de Latinoamérica. En México se estima que el 40 % de la población padece de insomnio, mientras que en Argentina alcanza al 64 %. Por supuesto, la falta de sueño tiene muchas causas. La mala calidad de sueño perjudica nuestras actividades cotidianas, por lo que es necesario detenerse y pensar en qué puede estar afectando nuestro sueño. En tanto, hay ciertos hábitos que podemos mejorar para combatir el insomnio.

 

  1. Fijar un horario de sueño. En primer lugar, es importante establecer un horario a la hora de ir a la cama. Quizás tenemos trabajo con distintos turnos, pero debemos intentar que los horarios sean saludables para nosotros. Es necesario dormir y despertar a la misma hora para que nuestro cuerpo se adapte. Además, es importante evitar las siestas durante el día, ya que estas pueden alterar el sueño en la noche.
  2. Crear un buen ambiente. Es necesario que el ambiente o habitación en la que nos encontremos sea propicio o que estimule al sueño. Por tanto, debemos eliminar todo tipo de distractores como luces, televisor, ordenador, consolas o cualquier otro aparato que nos distraiga. Al contrario, podemos incorporar música relajante. Nuestro ambiente debe tener una temperatura adecuada, ni muy fría ni muy calurosa.
  3. Cenar ligero. Se recomienda cenar, al menos, una hora antes de dormir. Además, estas comidas debe ser bastante ligeras para evitar los dolores estomacales mientras dormimos. Tampoco es recomendable beber alcohol ni fumar tabaco, pues ello también afecta el sueño.
  4. Evitar actividades intensas. El ejercicio activa todo nuestro organismo. Por tanto, lo ideal es hacer deporte por la tarde o la mañana. De este modo, en la noche estaremos descansados y podremos conciliar el sueño sin problemas. Es necesario evitar la actividad física antes de irse a dormir.

 

Por supuesto, no son las únicas recomendaciones. Hay quienes recomiendan el consumo de ciertos alimentos para favorecer al sueño. “Incluir alimentos como la miel en nuestra dieta favorece el sueño. Está comprobado que induce a la relajación y mejora la calidad del sueño. Hay quienes agregan una cucharada a la taza de leche o infusión antes de dormir”, sostiene la portavoz de GUIADESUPLEMENTOS, Alejandra Flores.

 

Comer bien no es la única actividad para estimular el sueño. Meditar y relajarse también ayuda a controlar los pensamientos negativos y nuestro estado anímico. Es importante dejar nuestr a mente en blanco para descansar tranquilamente. La meditación también nos ayuda a pensar en qué cosas nos preocupan y a quitarle la importancia que quizá no merecen. También es vital hacer cosas que hagan especial nuestro día, pues ayudará a mejorar nuestra salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *