Cómo planificar la trama de tu novela. 6 ideas

Soy Amalia Sánchez, creadora de Hera Ediciones y del Programa 1 a 1 de Asesoramiento Literario.

Llevo más de 12 años ayudando a escritores noveles a ver cumplido su sueño de estar en las librerías.

Y para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: mi ebook «Cómo seducir a una editorial. Unos consejos que nadie te ha contado para conseguirlo».

En él descubrirás los 10 errores que cometes cuando contactas con una editorial y que impiden que te publiquen. Descárgalo gratis AQUÍ.

Hoy me gustaría hablarte de la base de tu novela, de la trama, y me gustaría que viésemos juntos seis ideas para que puedas planificar tu historia de una forma sencilla, más allá de la creación de un esquema de trabajo.

¿Comenzamos?

Es verdad que el inicio de un libro es elemental, de eso no hay ninguna duda, porque es la llave que te abrirá la puerta a la atención de tu lector o que la cerrará para siempre.

O el final, que siempre ha de dejar con ganas de más, de mucho más.

Pero no menos importante es lo que encontramos en medio, la trama como tal, el nudo de la historia.

Y en este caso cada uno de los elementos que la conforman han de estar perfectamente ajustados, sincronizados, para que la trama resulte equilibrada y vaya metiendo al lector en ella poco a poco.

Cómo planificar la trama de tu novela

Manejar todos los elementos que la integran es difícil, lo sé, porque hablamos de personajes, de tiempo, de ritmo, de escenarios, de subtramas, de hilos argumentales, etc. Todos ellos medidos, todos ellos adecuados a cada situación, a cada escena.

Por eso, te propongo 6 pasos que puedes dar para que cada vez construyas mejor tu historia.

Mira.

IDEA 1

El personaje o protagonista de tu historia tiene que tener una motivación.

Siempre. Esto es lo que le dará cierto sentido y hondura. ¿Cuál puede ser ese acicate? Por ejemplo, salvar el mundo, ser madre o padre, buscar la felicidad, encontrar el amor, etc.

Eso sí, no se te olvide definir muy bien esa motivación de tu protagonista para que el lector no se pierda.

¿Cómo lo puedes hacer? Haz que tu protagonista se implique por completo en la historia para conseguir su ansiado objetivo.

Si hablamos de una novela de aventuras, por ejemplo, el protagonista debe luchar, vivir, perseverar, para conseguir lo que pretende. No puede rendirse.
Además, cuanto más se implique en su objetivo, más gustará al lector, más se identificará con él.

Pocas pistas al lector y muy medidas

IDEA 2

Pero no hagas que tu protagonista asuma todos sus objetivos a la vez, sino poco a poco.

Si los conoce de golpe, si el lector descubre toda la información de una vez, se aburrirá, porque tendrá la sensación de que ya lo conoce todo.

Así que ve dándole pequeñas píldoras, muestra los objetivos de tu protagonista poco a poco.

IDEA 3

Introduce pequeños cambios en cada capítulo, apuesta por los giros argumentales.

Procura que la situación del personaje protagonista vaya cambiando en cada capítulo, dale movimiento.

No se trata de que lo cambies de escenario o que experimente una variación en su físico, por ejemplo.

Bastará con que viva un cambio emocional: un enamoramiento, una pérdida de alguien querido, un cambio de fortuna, etc.

Información válida y esquema trabajado

IDEA 4

Elimina sin dudarlo aquellos párrafos que no aportan nada, que solo son tiempos muertos.

Y mucho cuidado con las descripciones, ya que si no tienen una utilidad clara, solo ralentizarán la lectura y despistarán a tu lector.

Por tanto, apuesta solo por la acción básica, la necesaria para informar al lector de lo que sucede y atraer su atención.

IDEA 5

Nunca pierdas de vista el esquema básico de la trama en la novela:

a) Al protagonista se le pide que asuma un reto.

b) El protagonista se niega.

c) El protagonista cambia de idea porque sucede algo.

d) El protagonista se dispone a cumplir su desafío.

e) Todo parece salir mal para el protagonista…

f) …pero consigue triunfar.

IDEA 6

En cuanto a los personajes secundarios que completan a tu protagonista, asegúrate de que todos ellos tienen «alma» y son capaces de generar empatía con tus lectores, de que encajan en la trama y tienen objetivos propios.

Ah, y haz que no abandonen la historia de forma injustificada.

Un personaje nunca debe desaparecer porque sí. Como todos los pasos que se dan en una novela, su «desaparición» debe estar plenamente justificada.

 

Por supuesto, si tienes alguna pregunta sobre alguna de las cuestiones que te he planteado, contáctame.

Y recuerda que puedes descargar mi ebook gratuito para conquistar a las editoriales haciendo clic AQUÍ.

Gracias.

Soy Amalia Sánchez, soy periodista, asesora y agente literaria.

Desde hace más de 12 años ayudo a publicar y a llegar a editoriales autores exigentes, comprometidos, que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Quieres cumplir tu sueño de ver tu libro preparado para las editoriales y llegar a las librerías? Puedo ayudarte.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *