«Nadar en seco», de José Luis Morante

Por Pedro García Cueto.

NADAR EN SECO O LA INCERTIDUMBRE DE VIVIR.

   José Luis Morante es mucho más que poeta, que ya es bastante, es también crítico literario y fue docente durante muchos años, pero también es el hombre del abrazo, de la mirada lúcida, el rastreador de palabras en la incertidumbre de la noche.  

   Su último libro, Nadar en seco, llega ahora, de la mano de la editorial Isla Negra, junto a Crátera ediciones, donde convergen muchos talentos. El prólogo de José Antonio Olmedo López Amor ya nos describe al poeta, cuando nos advierte:  «La palabra de Morante, siempre dinámica, es –unas veces- entregada a la prospección de la memoria, sin caer en sentimentalismos; y otras, estilete que ausculta el interior de una conciencia en busca de su propia identidad».  

   Y tiene mucha razón el gran poeta y ensayista Olmedo López Amor, hay en Morante un ejercicio de memoria, un espejo donde se mira el tiempo, un espacio de oquedades que se sustituyen por la luz inaugural. El libro es un destello, un fulgor, que nos atraviesa, porque cada poema nos descifra al hombre que hay detrás, ese incansable creador que se para a pensar en la vida y medita sobre ella. Así dice, en el poema que da título al libro:  «El tiempo que no tuve, nada en seco. / En él cada brazada recolecta / los acordes secretos de la profundidad».  

   Esos «acordes» son las voces de un poeta que no «deja que el cansancio le carcoma», es hombre de lucha, que se entrega fieramente a la luz del amanecer, para contemplar en la página el fulgor de la creación. Y la idea de compartir la vida, porque crear es también dar fruto a los árboles, hacer de la tierra simiente. Para José Luis Morante, cada poema, cada texto escrito, son faros que alumbran en este camino de soledad que es la vida. Pero no renuncia el encuentro, sino que, con afán de compartir, lo hace con el lector y con sus seres queridos, así leemos «Tinta fresca»:  

Te sueño y me propongo
hacer de nuestra vida
un poema continuo.
Con prisa, al despertar
escribo el primer verso.
Un latido de lluvia me interrumpe;
su tacto transparente
diluye lo que escribo.
Intento improvisar
palabras en voz baja.
Tinta fresca.  

   Sin duda alguna, la vida que es también creación y que esplende en la Naturaleza llega al poeta y entra en su mundo de ficción, porque no hay creación sin vida y sin el paisaje amado. Para José Luis Morante, la tinta fresca es el universo que le ronda, que altera sus palabras, para crear nuevas, como si uno empezase siempre de nuevo. Me hace recordar el afán de perfección de Juan Ramón, creador insistente de la palabra exacta. Y llegan los seres queridos, como en el poema dedicado a la madre, titulado «Ausencia»:  «Fragmento de sí misma tantos años, / conozco cada sílaba que quiso pronunciar, / hecha temor gastado / y profecía». La madre está presente siempre, como dice en el poema no hacen falta palabras, porque el amor es inefable, llega desde dentro y se queda para siempre a nuestro lado, por la dureza de la vida, por el dolor sufrido.  

  Es consciente el poeta de la luz que deja el tiempo, del fulgor de un abrazo, de un beso en la mejilla, de un ser querido que nos toca. Y el hombre que sabe de decepciones, el poeta que ha dado demasiado, el que generosamente entrega, como queda claro en el poema «En voz baja»:

La decepción acalla
el pensar en voz baja.
Por eso me levanto poco a poco
y olvido el entusiasmo
en el rincón discreto de los ojos callados.  

   Todo Nadar en seco es un paisaje de luz y de sombra, donde se confiesa un poeta que ha dado tanto, que sabe que hay oquedad en la mirada, un fulgor y un destello que se hace ceniza, pero que vuelve a dar lumbre y llama en las manos.  

   Estamos ante un libro de un creador que conoce la poesía como el que transcribe un lenguaje nuevo, que sabe cuáles son los renglones que el amanuense descifra en el refectorio. Un poeta que perfecciona su voz lírica y que nada en seco, porque la vida es también un ejercicio de sombras.

NADAR EN SECO  

JOSÉ LUIS MORANTE  

ISLA NEGRA Y CRÁTERA EDICIONES  

2022  

One thought on “«Nadar en seco», de José Luis Morante

  • el 25 noviembre, 2022 a las 6:37 pm
    Permalink

    Magnífica introducción, que sin duda sintoniza con la calidad del libro que glosa. ¡Enhorabuena a ambos!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *