“La Crazy Class”: un portentoso y a la vez humilde homenaje al teatro de nuestra vida

Por Horacio Otheguy Riveira

Cuatro actores indispensables, dos de ellos multipresentes en variedad de personajes, un caudal de talento que supera todo lo conocido de una Compañía valenciana-universal. Desde el primer momento: el espectador más despistado no tiene otra que dejarse llevar por un caudaloso mar de sorpresas ingeniosas, divertidas y muy emocionantes rumbo a un final que alcanza a Shakespeare con un epílogo fenomenal. Una loca clase magistral que sólo con la energía de sus actores nos habla del gran teatro (Chejov, Ibsen, Shakespeare…) y del no menos grande teatro de nuestra vida cotidiana.

LaCrazyClass_Madrid

Los de L´Om Imprebís producen, componen e interpretan La Crazy Class, un invento muy laborioso que este cronista tuvo la inmensa suerte de ver antes y después. Antes en un preestreno veraniego en el bello teatro Salón Cervantes de Alcalá de Henares, donde todo se representaba con bastantes flecos y una resolución final empastada, carente de ajuste. Y aun así, todos dejamos la butaca y nos pusimos de pie para ovacionar un espectáculo fantástico.

Poco después estrenaron en Valencia con gran éxito —pero no llegué a tiempo— y ahora llega a Madrid, y vuelvo a verles con un entusiasmo que no se siente defraudado en ningún momento. Encuentro todos los aciertos de aquel preestreno y ninguno de sus desajustes: una gozada multicolor, aunque la mayor parte se desarrolla en blanco y negro con sólo algunos destellos, pero el colorido lo pone la energía de estos actores que se desdoblan con un talento sobrenatural para ser, con pocos gestos y bien dosificado texto, personajes entrañables con los que resulta imposible no identificarse.

A las órdenes de un excelente profesor de teatro van llegando vecinos tan variados como dos hermanas valencianas que se adoran y se detestan con la misma intensidad; un chico muy tímido que quiere liberarse de una madre posesiva; un antiguo galán  de cine que aparenta éxitos que ya no tiene; una mujer harta del plasta de su marido… y mucho más. Cuanto menos cuente, mejor.

La Crazy Class de teatro se desarrolla en un modesto centro cultural y la mayoría de sus participantes vienen de la calle para asumir un poco del mejor teatro posible en sus vidas, para mejorarlas o simplemente sentirse menos solos. El profesor sabe mucho, les enseñará a liberar tensiones, a imaginar, a reducir el poder de su ego, a sentirse en plenitud de facultades; en definitiva, a actuar con brillo y esplendor allí donde se presenten. Y además hay una mujer espléndida que es varias mujeres. Así se va imponiendo un homenaje al teatro, que es, en realidad, un homenaje al público, al arte de interpretar que todos necesitamos día a día para ser y no ser, según convenga.

876Mf7DzuB_H_nk2irf3H3vcn_TJ9jJ0I90rr90vKNY

Carles Castillo, con el abanico de una “señora de Donosti”: Elena Lombao como una periodista que responde sus propias preguntas; Carles Montoliu como el torero que quiere abandonar el ruedo y ser Hamlet.

El resultado es tan bueno que flota en el ambiente del espectáculo la necesidad imperiosa de todo el mundo de reconocer que somos “Uno, ninguno y cien mil” (que decía Luigi Pirandello: el primer dramaturgo que en el siglo XX planteó la humana necesidad de ser “otros” para sobrevivir en cualquier situación que nos toque vivir).

Apariencias y realidades, desde el militar fascista encabronado pistola en mano al pacífico señor que busca entre sus recuerdos el momento en que la felicidad dio su do de pecho, o la muchacha triste y desolada que acabará encontrando su gran amor.

Si en el tímido arranque veraniego fueron ovacionados, ahora ya forman parte indudable de la historia grande del teatro nacional, y los cuatro intérpretes agradecen los aplausos con una sonrisa cómplice, como si se disolvieran en la cara de felicidad del público y se entregaran de lleno a la extraña aventura de ser personajes y espectadores, hombres y mujeres de teatro y a la vez seres de andar por casa, entre pantuflas, observando su propia vida hecha teatro.

c9e9B1K0ZLu29yIA8YU4ozJMq8ZSCNqud9UFmkg45UE

Izquierda, Carles Montoliu; derecha, Carles Castillo: inseparables hermanas valencianas, chisporroteo de encanto, buen humor, caricatura y tiernas emociones. Con muy poco artificio, creaciones que se basan en la experiencia de grandes actores.

 

g-NXcvuje7-XhpU1-1CUVRwU6fZfFlrjzLmzNsLNOswGran parte de las sorpresas que la función ofrece se encuentra en una asombrosa recreación de un clásico de Shakespeare, también, claro está, con dos actores haciendo todos los personajes.

El resultado está tan logrado que, a medida que avanza la acción, “vemos” personajes y situaciones completas, escuchamos el texto recortado y reajustado, y entre sonrisas acabamos con el corazón en la mano, enternecidos a fondo porque la tragedia clásica nos alcanzó como si la viésemos por accidente, repentinamente representada por algunos habitantes de un pueblo perdido, en una taberna de madrugada: la pasión por la palabra y el teatro gestual logra que todo sea teatro, y teatro del bueno, del inmejorable, del que no se olvida, con la presencia permanente, además, del profesor y codirector de toda la función, Santiago Sánchez: una complicidad que enlaza con momentos inesperados de pequeños dramas entre chispazos de noble comedia.

 

Un espectáculo escrito por L´Om Imprebís

Colaboración literatura creativa: Juan José Millás

Dirigido por Santiago Sánchez y Michel López

A partir de una idea original de Michel López

Intérpretes: Carles Castillo, Carles Montoliu, Santiago Sánchez y Eleba Lombao

Diseño de escenografía: Dino Ibáñez

Diseño de iluminación: Rafael Mojas

Diseño de vestuario: Gabriela Salaverri

Coreografía: Paloma Díaz

Coordinación técnica: Light Expo

Diseño de sonido: José Luis Álvarez

Profesor de canto: Ángel Ruiz

Teatros del Canal. Sala Verde. Del 9 de diciembre 2015 al 3 de enero 2016.

De martes a sábados, 20 horas; domingos: 19,30 horas.

En la misma sala, del 11 de diciembre 2015 al 2 de enero 2016, sólo viernes y sábado a las 23 horas: Imprebís: autohomenaje de la Compañía, en el 20 aniversario de su debut improvisando temas a pedidos del público.

REPOSICIÓN EN EL TEATRO CALDERÓN DE MADRID: del 28 de mayo al 18 de junio de 2016.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a “La Crazy Class”: un portentoso y a la vez humilde homenaje al teatro de nuestra vida

  1. Pingback: Un boxeador se convierte en actor, portando “Un obús en el corazón” | Culturamas, la revista de información cultural

  2. Pingback: “Un obús en el corazón”: maestría de Hovik Keuchkerian, tres años después | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.