Good Time (2017), de Ben Safdie y Joshua Safdie

Categoría: Actualidad Cine,Cine,Cine en Casa,top2 | y tagged con | | |

 

Por Jaime Fa de Lucas.

Es difícil entender cómo Good Time se coló en la sección oficial de Cannes e incluso se llevó alabanzas de algunos críticos, hasta el punto de decir que fue de las mejores del festival. Ahora nos la trae Netflix, donde se moverá como pez en el agua dada la baja calidad que ofrece la plataforma en el apartado de largometrajes de ficción. Simplemente se trata de una película de acción convencional, desenfrenada a la vez que ligera, en la que una situación comprometida se va complicando hasta cotas que rozan lo inverosímil.

A su favor hay que decir que está bien dirigida, es entretenida y mantiene el interés durante todo el metraje. Los actores también cumplen. A nivel narrativo, lo más destacado es el giro del enfermo que se produce más o menos a la mitad, bastante potente e inesperado –a mí por lo menos me pilló desprevenido–. A nivel conceptual, es interesante esa idea de que el protagonista quiere evitar que su hermano discapacitado pase toda su vida en una “cárcel para discapacitados”, como refleja la escena inicial que a su vez se conecta con la última. Supongo que la paradoja –spoiler– es que los dos acaban en sus cárceles particulares.

En su contra hay bastantes cosas. La fotografía busca realismo, pero no deja de ser funcional, algo descuidada y excesiva en su uso de los primeros planos. Lo más lamentable es el tramo final, pues resulta falso y forzado. Los hermanos Safdie pierden el control de la historia y se dejan llevar por ocurrencias un tanto ridículas, como es el intento bochornoso de añadir algo de mensaje cuando el protagonista le dice al otro que es un perdedor y un parásito de la sociedad; no viene a cuento. Tampoco me parece plausible caer en efectismos gratuitos como pueden ser la paliza al guardia de seguridad del parque de atracciones o el delincuente que finalmente se cae del edificio.

En general, Good Time sirve para pasar el rato y poco más. Diría que es entretenimiento vacío si no fuera por esa idea de las “dos cárceles”, aunque tampoco es algo que se desarrolle lo suficiente. Los hermanos Safdie prefieren entretener y mantener un ritmo ágil en lugar de profundizar en sus personajes o sus ideas, algo que la película hubiera agradecido mucho.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.