“The Ópera Locos”: cinco virtuosos en un espléndido carrusel de Yllana

Por Horacio Otheguy Riveira

Son vocalmente virtuosos, excelentes cómicos, impúdicos payasos, acróbatas de las emociones encontradas, trágicas y ridículas. Artistas completos que cuando interpretan sus escenas parecen levitar de felicidad. Lo tienen todo y si volvemos la temporada que viene con la segunda parte (imprescindible, aunque aún nadie la haya planteado), seguro que pueden con más. Junto al magnífico tenor Antoni Comas, los cuatro que le acompañan tienen cuadros suficientes para dar y tomar y entre todos dejarnos con una alegría insólita al final del espectáculo. No recuerdo haber visto tanto público que, tras las ovaciones de pie, salga a la calle con una felicidad contagiosa, niños y adultos que canturrean como lo hicieron en las butacas en cuanto se les ha pedido colaboración. Todos a una como si formaran parte de un coro de Verdi o se integraran en el brindis de La Traviata o La Donna e Mobile de Rigoletto.

 

Antoni Comas, y de izquierda a derecha: Jesús García Gallera, Mayca Teba, María Rey Joly, Enrique Sánchez Ramos.

 

En la ópera, todo drama provoca escalofríos y llorera, al mismo tiempo que una satisfacción única, una liberación de sentidos donde la penuria ajena la hacemos nuestra, y a la vez la disfrutamos a fondo porque nunca el tormento pudo ser más bello, entre armonías únicas de pujante esplendor.

Así, lo terrible se torna hermoso, y ambas emociones se agolpan ante el portal de la buena diversión; los trágicos amores, las enfermedades mortales o los terribles latigazos del destino, cuando no de los propios hombres que abusan de su poder, también son capaces de partirse de risa y payasear a gusto, de reírse de sí mismos, gracias al talento de Yllana —cinco grandes del teatro gestual— que se suman a cinco virtuosos actores-cantantes en un despliegue de aciertos incomparables. Un equipo brillantísimo donde nada falla, empezando por la dirección musical de Marc Álvarez con la gran orquesta sinfónica VERUM dirigida por Manuel Coves.

Con cálidos homenajes al cine mudo, a Candilejas de Chaplin, a Una noche en la ópera de Los Hermanos Marx, al circo y el music-hall, a los tópicos del divismo de los cantantes de ópera… entre muchos otros guiños y tributos, The Opera Locos también se permite jugar con algunas situaciones de los Teatros del Canal, donde ya Boadella se había divertido entre Wagner y Verdi (El pimiento Verdi) con dos de los eximios cantantes de la actual representación, Comas y Joly.

Mucho, variado y delicioso como en un banquete excepcional en el más suntuoso castillo del s.XIX donde pudieran reunirse Verdi, Puccini, Bizet, Leoncavallo, Offenbach… con la aparición misteriosa de un tema de Sinatra o Freddy Mercury con algún toque de Los Beatles… Fastuoso castillo con ardientes antorchas en sus miradores, surgido de la imaginación del espectador, ovacionando a cinco auténticas estrellas a través de sus pasos por una gran pista circense; circo y teatro con aroma popular del bueno, del corazón que palpita cuando la gente de a pie tarareaba “naturalmente” temas de Mozart, Traviata o La Boheme… en aquellos lejanos tiempos, cuando aún la ópera no había sido secuestrada en teatros de lujo para unos pocos.

Una locura muy bien entrenada

Todo parece tan natural como las empresas gozosamente alucinadas que vienen creando los componentes de Yllana desde hace 27 años. Lo aparentemente más espontáneo e incluso improvisado es el resultado de empeños muy duros, a menudo confundidos con sacrificios, tras el cuidado riguroso de la voz y del cuerpo para mantener viva la expresividad y flexibilidad corporal, las trasnochadas como enemigas acérrimas de la pureza de sus actuaciones… Tan maravilloso resultado escénico es el producto de muchas horas de trabajo que vienen acompañadas de muchos años de estudios, ensayos, estrenos y más estudios y ensayos y renovadas reapariciones mientras se va pergeñando un nuevo show, una actuación diferente, una reaparición seguramente más difícil todavía, embarcado el arte en la locura bien servida, donde el “estamos muy locos todos” no solo no perjudica ni trastorna sino que es vehículo idóneo de felicidad compartida.

Rey Joly-Antoni Comas fuera de escena, promoción de Candide, la opereta de Leonard Bernstein sobre texto de Voltaire, otro de sus últimos éxitos (también presentada en esta sala).

María Rey Joly y Antoni Comas en The Opera Locos, entre el humor negro y blanco, con la sombra de Chaplin guiando sus pasos, y sus voces divirtiendo, y al fin conmoviendo con las fabulosas armas del bell canto.

María Rey Joly y Antoni Comas han disfrutado juntos en varios espectáculos, se les reconoce con un entendimiento muy especial, así como capaces de dominar los más variados géneros. En esta Ópera Locos deslizan a lo largo del show un amor imposible que busca su redención entre frustrados intentos musicales y sentimentales. El triunfo final va seguido de la encendida pasión del vencido cantante que se repone y al fin le dedica su Nessun Dorma de Turandot, ese Puccini del que es imposible contener las lágrimas. Y entonces sí, ella se rinde, La Joly que también tuvo y tendrá ocasión de demostrar lo mismo su vis cómica que su fascinante conversión en La Reina de la Noche de La flauta mágica, de Mozart.

Separados o juntos, son fantásticos compañeros. Con ellos, la montaña rusa de las emociones están servidas con sólo aparecer sus nombres en los carteles… Basta con eso para acomodarnos en la butaca y dejar que llegue el generoso aluvión de momentos magistrales donde cantar es sólo el comienzo… luego vienen todas las historias que suceden entre bambalinas y en la imaginación del público.

Mayca Teba, “la Carmen más loca de la historia de la ópera”.

Mayca Teba tiene el don de la seducción irresistiblemente divertida, feliz en un histrionismo desmadrado, fabulosa a la hora de jugar con Mozart en dúo con María Rey Joly, sorprendente en su romance sexy, dulce, enérgico y en todo caso encantador con un espectador de la primera fila porque la bella y exótica estrella necesita “como sea” una pareja. Salvaje Carmen y dulcísima o enloquecida, entre otros personajes, Mayca entusiasma en la perfecta unión de contrarios, tan propia del arte de Yllana donde nada puede quedar en pie sin encontrar su mueca, su disloque. Dentro de su amplio repertorio se encuentra una casa hechizada en la que puede suceder lo divino y lo infernal; ¿adónde habrá de llevarnos? La respuesta es un misterio. Puede hacer con nosotros lo que quiera, e incluso salir volando por el escenario como una trapecista principal. Algo que quizás ocurra en el próximo Yllana, más cercano que lejano, el circo en todo su esplendor, ya muy presente en numerosas puestas en escena de óperas clásicas en los más importantes teatros europeos. Aquí y ahora, la presencia de Mayca Teba aporta una belleza exótica que se opone a cualquier encasillamiento, y en cada aparición consigue deslumbrar.

 Enrique Sánchez Ramos, con gran experiencia en el mundo de la ópera, y el más ducho en el ámbito del music-hall, Jesús García Gallera, componen escenas muy divertidas en las que la sexualidad de dos divos va y viene con sus apariencias disímiles y fogonazos sorprendentes. La persecución de chico-busca-chico está llena de torpezas como en una película de caídas y tortazos en busca de un romance. Hombres femeninos, hombres viriles, y en ambos casos el burla burlando espectacular en el desfile de arias renombradas que interpretan admirablemente en muy variados registros.

El sentido del humor en este género sólo se da con indudable frescura en las llamadas óperas cómicas, pero nunca como aquí, dejando que brote la carcajada cuando se está conmocionando con historias apasionadas que brillan por todo lo alto en manos de la Orquesta Sinfónica VERUM dirigida por Manuel Coves.

Sánches Ramos y García Gallera: dúos de amor-amor entre estos dos hombres: clowns formidables, actores-cantantes que glosan lo romántico y la burla del romanticismo con una increíble capacidad emotiva. Reinan donde la risa parece que va a desbarrancarlo todo, pero encuentra nuevas motivaciones para dar mucho más de sí.

The Opera Locos, otra obra maestra de Yllana que desborda imaginación y profundo amor por todo lo que parodia.

___________________

También en CULTURAMAS:

Farsa de Boadella: El pimiento Verdi

Yllana con músicos virtuosos: PaGAGnini

Yllana y The Primitals: cocktail a capela

__________________

 

Idea original:
Yllana y Rami Eldar

Creado y Dirigido:
Yllana

Dirección Artística:
David Ottone y Joe O´Curneen

Dirección Musical:
Marc Alvarez y Manuel Coves

Vestuario y escenografía:
Tatiana de Sarabia

Diseño de iluminación:
Pedro Pablo Melendo

Teatros del Canal. Sala Roja. Hasta el 7 de octubre 2018

Calendario de gira The Opera Locos

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a “The Ópera Locos”: cinco virtuosos en un espléndido carrusel de Yllana

  1. Pingback: Noticias y enlaces musicales de septiembre 2018 | Beckmesser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.