‘La vuelta al mundo de Lizzy Fogg’, de Elisabeth G. Iborra

La vuelta al mundo de Lizzy Fogg

Elisabeth G. Iborra

Casiopea

2018

530 páginas

 

Por Ricardo Martínez Llorca / @rimllorca

El trastorno ciclotímico se trata de una forma de bipolaridad acelerada. Los episodios de euforia y depresión se suceden a toda pastilla, con una frecuencia de taquicardia. Elisabeth G. Iborra (Zaragoza, 1977) ha viajado por buena parte del mundo y el resultado es ciclotímico, sin que esto sea un adjetivo que perjudique a nuestro juicio del libro. Iborra, eso sí, ha decidido reposar al término de la suma de los viajes, y entregarnos el resumen en dos obras: la eufórica y la depresiva, las buenas y las malas experiencias. Esta es la parte que se corresponde a la euforia y como tal se lee. Nos encontramos frente a una viajera en formación, una mujer que está aprendiendo a viajar, que comienza llevándose su maleta y su portátil, sus botas de lluvia y sus botas de tacón, y con la misma ropa que si saliera por las calles de Zaragoza. En ese sentido, hay que alabar la sinceridad de la autora. Desde el principio elimina el disfraz del mochilero. Y los mochileros, al fin y al cabo y sobre todo en países donde el viaje es barato, son una forma de turista un tanto menos sofisticada. En contra, también, del viajero con mochila, ella se desplaza mucho, pero permanece poco tiempo en cada lugar. Queda siempre la promesa de volver, lanzada al viento de los deseos.

Pero no siempre será así. Llegará un momento en que se irá planteando reducir la frecuencia. Lo que ocurre es que no lo confiesa ni lo permite la inmensidad de países como México, donde se detiene, por ejemplo, en San Cristóbal de las Casas, un lugar al que merece la pena dedicarle un mes entero de viaje. Para entonces ya ha reducido algo el equipaje y acepta otra forma de viaje que no sea la del Bon Vivant. A Elisabeth le encanta comer bien y beber buen vino. En ocasiones, su jornada de viaje se reduce a la descripción hedonista del día. Contrata guías, de modo que sus viajes son semiorganizados. Porque su bulimia por ver lugares nuevos es una tentación demasiado latente. De este modo, nos presenta un libro en el que puedes seguirla más a ella que a los lugares que visita. En cierto modo, sirve de guía de viajes, sí, pues te comenta cómo llegar a los lugares, aunque sea con la confusión que reina en China, y los mejores sitios para refrescarse, comer y dormir. El estilo con el que escribe parece destinado a un blog, a un diario de divulgación sobre la marcha para sus amigos. De ahí que frecuente el diálogo con el lector como si quisiera comentarle las cosas sobre la marcha. El estilo es muy optimista, juvenil y, de nuevo sin que sirva de adjetivo que descalifique al libro, casi escolar. Escolar en el sentido de humilde y sencillo, un tanto ingenuo.

Y es femenino, pues no se guarda el pudor de confesar que sus ratos más propios de turista son los de ir de compras, y que para ello acude a la llamada de los centros de moda y diseño para mujeres. Pero también es femenino en lo que atañe a que lo bueno que surge de los viajes se lo debe, en cierta medida, a su sonrisa. Nos gustaría saber cuánto tiene que ver eso con la siguiente entrega, en la que nos hablará de sus malas experiencias, esperemos que también con humor, con este humor para todos los públicos que la caracteriza. Porque aquí se toma a broma todo, pues el resultado es, siempre, una buena experiencia incluso en los momentos más traumáticos. Que apenas duran dos líneas, porque viajamos con ella a una velocidad de la que necesitamos descansar. De hecho, recomendaríamos que el lector no pensara en sentarse para terminar el libro lo antes posible. Tal vez la mejor idea sea ir a capítulo por día y combinar la lectura con otro tipo de literatura o afición.

No nos iremos sin destacar que entre líneas se lee un cambio en Elisabeth, debido a la influencia de los humildes. De las visitas a Suiza uno regresa contento. Pero de países como Laos, que es con el que ella entra a un mundo diferente, uno regresa transformado, con la sensación de querer meter al país entero en tu hogar.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.