“El rey Lear” por Atalaya Teatro. En el reino de los ciegos.

Por Alberto Medina

Atalaya teatro vuelve a demostrar en el Festival de teatro de Málaga por qué tienen un sello propio en la lectura contemporánea de los clásicos universales.

Al nacer, lloramos por haber venido a este gran teatro de locos.

Esta frase del rey Lear puede sintetizar el torbellino que supuso el teatro isabelino en general y de Shakespeare en particular en la historia de la literatura. Porque este teatro se caracterizó en mostrar numerosos dramas con temas casi tabú y que conectan con la sociedad actual. No hay nada más universal, desgraciadamente, que el abandono de los ancianos por parte de sus familiares, tal como narra el rey Lear. Mucho se ha escrito sobre el autor nacido en Stratford-upon-Avon (hasta sobre su sexualidad) y sobre el rey Lear, en esta ocasión se ocupa de una de sus mayores obras maestras una de nuestras compañías de teatro más internacionales. Atalaya Teatro se creó en 1984 y desde sus comienzos se especializó en hacer que los clásicos fueran accesibles al gran público. Y no lo han hecho tan mal cuando han recorrido 39 países y actuado en más de 400 ciudades. Y qué mejor premio que poder abrir un centro de investigación y experimentación escénica en Sevilla (Centro Internacional de Investigación TNT).

Dicen los expertos que cada vez se lee menos, y cuando se hace, poco y mal. ¿Cuál puede ser la razón? Es difícil el diagnóstico, pero quizás sea el excesivo “puritanismo” de nuestros académicos. ¿Por qué seguimos con ediciones del siglo de Oro hasta indigestas para Pérez Reverte? Quizás la clave sea en la innovación tanto de las formas como en su contenido. Sófocles, Lorca, Bertolt Brecht,… Atalaya teatro ha conseguido llegar a ese delicado equilibro de agradar tanto a público como a crítica especializada.

Después de varios años fuera de nuestra ciudad (estuvieron en el año 2012 en el Teatro Cánovas de Málaga con La Celestina), vuelven a dejar al teatro sin localidades (siempre dar las gracias a Victoria Rueda y Antonio Sánchez por buscarnos un hueco) para llevarnos a una leyenda que se pierde en el origen de los tiempos: el rey Lear. La historia es bien fácil (y compleja), un rey que reparte su reino entre dos de sus tres hijas, desheredando a la tercera. Pronto el rey se queda sin reino y se convierte en fugitivo de su propio reino…

“Nuestra versión elige potenciar la búsqueda de la condición humana desnuda que subyace en el texto, despojando al individuo de todo lo superfluo, conectando con la esencia de la Naturaleza y buscando la empatía hacia el resto de la Humanidad”, explica la compañía sobre este montaje estrenado en 2018.

Simplemente excepcional la visión de este antihéroe. Carmen Gallardo, cofundadora de Atalaya en 1983, en el papel del viejo Lear es brillante. Su presencia enérgica oscila entre la ira, el dolor y el humor con una facilidad desconcertante. Además, su personalidad se irá desmoronando, lo que solo sirve para intensificar nuestra compasión. El resto de personajes también impresiona por su actuación, como Lidia Mauduit (bufón), o Joaquín Galán (conde de Kent) por citar a algunos de los que forman parte de las diversas generaciones formadas en Atalaya. El vestuario evoca al del teatro isabelino. Las clases más altas tienen un ropaje rico y colorido, mientras que los desarropados visten simples sargas. La puesta en escena es simple y elegante. Las luces intermitentes y los tambores evocan a la tormenta, mientras que los acantilados de Dover se recrean con la destreza física del elenco. Y lo más original de la obra, y que la convierte en inolvidable, es utilizar simples mesas para recrear las diferentes situaciones. Estas mesas se utilizarán de muchas maneras, desde puertas a patíbulo.

El aria Whatpower art thou? compuesta por Henry Purcell nos devuelve a nuestros días con una misión que está en nuestras manos: no dejar que la historia se repita.

_________________

También en CULTURAMAS:

El Rey Lear en una gran versión taiwanesa

______________________

EL REY LEAR

Una producción de Atalaya Teatro

Autor: William Shakespeare

Dirección y dramaturgia: Ricardo Iniesta

Intérpretes: Carmen Gallardo, Joaquín Galán, María Sanz, Raúl Vera, Elena Aliaga, Silvia Garzón, Lidia Mauduit, José Ángel Moreno, Javi Domínguez

Composición y dirección musical: Luis Navarro

Dirección coral: Lidia Mauduit y Marga Reyes

Taller coral: LaboratoriumPiesni

Espacio escénico: Ricardo Iniesta

Escenografía: Ricardo Iniesta

Vestuario: Carmen y Flores de Giles

Maquillaje y peluquería: Manolo Cortés

Costrucción escénica Sergio Bellido

Coreografía: Juana Casado

Ayudante de dirección: Sario Téllez

Asistente de dirección: Rocío Costa

Diseño de iluminación y coordinación técnica:AlejandroConesa

Espacio sonoro: Emilio Morales

Administración: Rocío de los Reyes

Distribución: Victoria Villalta

Producción: Mª Paz López Millón

www.atalaya-tnt.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.