Cuando dos géneros conectan. Entrevista literaria a Héctor Tuya

Categoría: Actualidad,Música | y tagged con | | | |


Por Paloma Marín.
“La música es el sacacorchos del alma”. Así describía Henry Miller en una de sus novelas esta disciplina tan versátil como enraizada en la historia del ser humano.
El siglo XX supuso la apertura total a la novedad de estilos y sonoridades; y como no podía ser de otra manera aún hoy en 2010, existen personas que creen firmemente en el poder riguroso de un oficio que supone vivir para tocar y viceversa.

Héctor Tuya es uno de ellos: “Nunca tuve clara la división entre vida y profesión. Supongo que lo que es influyente para una, lo es también para la otra.” Músico y productor asturiano, Héctor se esmera actualmente en su primer disco en solitario después de haber publicado tres trabajos de gran nivel con su anterior banda: Babylon Chát.

Un bagaje profesional que mucho le une a ciertas obras: “En mis años de facultad estuve recibiendo mucha literatura inglesa y americana que le vino muy bien a las canciones que escribía por aquel entonces.” “De entre todos ellos, fue Shakespeare el que más me deslumbró. Baile de disfraces no deja de tratar el clásico tema shakesperiano entre apariencia y realidad. Los juegos de espejos. Obras como Otelo, Hamlet, La tempestad, Ricardo II marcaron no sólo la temática sino la estética de aquel disco.”

Libros y partituras: una ecuación natural con mil y una formas de ser interpretada; y una manera de componer que, llegado el presente, sigue bebiendo de un exquisito desfile de influencias: “El retrato de Dorian Gray, El Romancero gitano, Otelo, Mrs. Dalloway… o cualquier libro de poemas de Leonard Cohen.” Obras inevitables que por su belleza y variedad de géneros, resumen las preferencias de un hombre que lee como toca: sobre seguro. “Soy muy clásico en cuestiones literarias. El tiempo se ha encargado de filtrar por mí.”

En Héctor vive un lector inteligente, voraz y carente de prejuicios: “Correré el riesgo de resultar rancio y diré que mis libros favoritos son dos maravillosos tochos: El Quijote y Así habló Zaratustra, un libro para todos y para ninguno.”
“La historia del primero crea una complicidad inmediata en mí y en cualquiera, supongo. Tú eres es el único que entiende al loco en el mundo de los cuerdos, capturado por sus pequeños detalles y sus excentricidades, que invariablemente son rechazadas por un entorno que siempre le es hostil. Todos entendemos eso. Todos estamos en busca de algo que no sabemos si existe.”
“Del segundo, me quedo con su mensaje de profunda generosidad, aunque parezca lo contrario. Y su estilo, por supuesto. Está claro que Nietzsche era más poeta que filósofo, por eso nos encandila tanto a todos. Uno de los creadores de imágenes más potentes que han existido nunca, o que yo al menos haya leído. Nietzsche y Dylan tienen eso en común.”

De la filosofía alemana más trascendental a la voz de un icono generacional norteamericano, en el arte de expresarse no existen fronteras y tan importante es lo que se dice como la manera de decirlo: “En lo formal, El Quijote es un auténtico carnaval de géneros. Hay poesía, narración, sabiduría popular, mucho humor, experimentación con el surrealismo dos o tres siglos antes de que naciera… Sin duda es el libro más rico que ha caído en mis manos.”

Manos con “muchas ganas de hincarle el diente a una autobiografía de Miles Davis que sé que existe pero aún no he encontrado” y por las que acaba de pasar, a su vez, Mujeres contra el franquismo (Asturias 1937-1952) de Claudia Cabrero Blanco. “Un excepcional trabajo de investigación de una historiadora asturiana a la que me unen viejos y fuertes lazos. Estremecedor documento.”

Todo un mundo, el de la literatura, aún por descubrir. Poesía, novela, cuento, ensayo… Páginas con sorpresa y cientos de escritos y escritores a los que dar una oportunidad: “Sé que mi libro favorito salió a la luz porque Cervantes tenía su Brian Epstein particular: el conde de Lemos. No descarto en absoluto que haya una obra igual de buena sin publicar. Yo tengo unas cuantas canciones… (Risas). Lo que quiero decir es que hay nuevas generaciones de escritores maravillosos que merecen ser recomendados.”

“Ahí va algo que realmente me ha encantado de los últimos meses:
Naranjas cada vez que te levantas, de Julio Rodríguez. Una delicia.
Sobrevivir puede ser algo muy divertido, de Diego Medrano. Divertidísimo.
Los días frágiles, de Philippe Besson. Narra, en forma de diario escrito por su hermana, los últimos días de Arthur Rimbaud. ¿Novela “histórica”? No lo sé… está muy bien escrito.
Soldado de la vida, un ensayo sobre Leonard Cohen escrito por su buen amigo y traductor, Alberto Manzano. Un tipo que espero tener la posibilidad de conocer antes de que alguno de los dos palmemos.”

Falta el tiempo y sobran los motivos. Músico de profesión y solista de categoría, Héctor Tuya siente como pocos la urgencia de su trabajo. Leer para escribir, escribir para tocar y tocar para vivir. Música y literatura: el arte alimentando al arte.
Dos caras de una misma moneda condenadas a encontrarse y entenderse. Dos disciplinas que conviven hasta casi confundirse, y un hombre que ha sabido jugar con ambas para ganar su propia partida.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a Cuando dos géneros conectan. Entrevista literaria a Héctor Tuya

  1. Muy buen artículo!
    Mis felicitaciones.

    Gonzalo Muñoz Barallobre
    29 octubre 2010 at 9:30 am

  2. ¡Que buena iniciativa! Entrevistas literarias a músicos…, podriais hacer unas cuantas combinaciones más: entrevistas musicales a pintores, fotografía de filosofía musical, entervistas pictóricas a directores…,
    Muy buena Paloma, a Hector seguro que también le mola el resultado! UN Saludo!

    Luis DelRoto
    29 octubre 2010 at 9:32 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *