Dándolas con queso: Geronimo Stilton, El Musical del Reino de la Fantasía

Categoría: Crónicas ligeras,Escena |

 

Por Mariano Velasco

 

 

Su Nombre es Stilton, Gerónimo Stilton. Así es como le gusta empezar sus crónicas a este ratoncillo periodista, director nada más y nada menos que del prestigioso “Eco del Roedor”, el periódico de mayor tirada de la ciudad de Ratonia. Y así es como hemos de comenzar está crónica, la de “Geronimo Stilton, el Musical del Reino de la Fantasía”, espectáculo que trae hasta las tablas del madrileño Teatro La Latina, después de su éxito en Barcelona, la historia de este personaje que lleva tiempo haciendo las delicias de niños y niñas en una de las sagas de literatura más exitosas de los últimos años. Y lo hace con gran acierto.

 

 

 

Teniendo en cuenta los ya de por sí numerosos lectores de la “saga Stilton”, me apuesto un queso de bola a que la versión teatral consigue ampliar notablemente el margen de edad del público seguidor del ratoncillo. ¿Que cómo? Pues gracias a una puesta en escena sencilla pero atractiva,  excelentemente aderezada con divertidos complementos audiovisuales, con un colorido y llamativo vestuario y con pegadizas y bailables melodías. Y por si esto fuera poco, con la incorporación de otros recursos ya utilizados en los libros de Stilton, como es el caso de los olores, que se adaptan mucho mejor, dónde va a parar, al realismo del teatro. Sí, los dichosos olores.

 

 

 

En cuanto a la historia, nada nuevo bajo el sol, pero para qué meter el hocico en terrenos desconocidos si se sabe que los ya explorados van funcionar a la perfección. Stilton no protagoniza, como tal vez cabría esperar, una de esas típicas historias de noticias, sucesos o entrevistas periodísticas. Su condición de director de periódico es aquí casi lo de menos, todo el mundo le considera un caballero protagonista de un maravilloso viaje al Reino de la Fantasía. Un caballero como los de antes, como los de los cuentos clásicos en los que hay que engañar a brujas, superar difíciles pruebas de habilidad e inteligencia e ir atravesando la puerta apropiada en cada caso, de reino en reino, hasta finalizar la misión. Y eso que no se cansa de repetir que él de caballero nada de nada, que es un simple ratoncillo llamado Stilton, Geronimo Stilton.

 

Tal vez se eche de menos un mayor desarrollo de algunas de las historias y aventuras por las que pasan Geronimo y su compañía, la Compañía de la Fantasía, resueltas en más de una ocasión con demasiada rapidez y a otra cosa, mariposa. No obstante, también es cierto que tal concisión contribuye a simplificar y facilitar la historia a los más pequeños que, al menos en la sesión a la que asistió este reportero de la competencia del Eco del Roedor, eran mayoría en la sala.

 

Así es como el público se sumerge en un universo fantástico en el que todo, o casi todo, acaba siendo posible, en el que los trolls no se cortan si los gases aprietan en el estómago –  que se tiran pedos, vamos, para que andarse con rodeos – en la que una puede tomarse un Activia si se siente muy hinchada – por seguir con el mismo tema o parecido –  o en el que para conseguir salvar a Flordiana, la reina de las Hadas, lo que hay que hacer no es enfrentarse al dragón de turno, sino ganar un millonario concurso televisivo de los de Carlos Sobera.   

 

Pero dejando de lado el más frívolo universo televisivo en el que a veces la obra se sumerge de la mano del simpático Jengibro, que es junto con Plumilla uno de los grandes aciertos del reparto, el espectáculo consigue, además de divertir, emocionar y sorprender, dejar a niños y pequeños roedores una valiosa propuesta educativa.

 

Porque en definitiva, y por encima de todo, seguro que lo que el musical de Stilton pretende es que el espectador se quede con esa musiquilla pegadiza que viene a decirnos que la amistad, ya sea entre ratones, trolls, gigantes, gnomos, hadas o incluso hombres, es el tesoro más valioso que se puede encontrar. Que a mí no me la dan con queso.

 

Geronimo Stilton, el Musical del Reino de la Fantasía

Teatro La Latina

Guión: Enric Llort

Coreógrafo: Pedro del Rey

Compositor y director musical: Manu Guix

Dirección: Àngel Llàcer

Del 30 de marzo al 6 de mayo 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *