Un suicidio anunciado en la Sala Triángulo

Categoría: Crónicas ligeras,Escena,top1 |

 

Por Nuria Ruiz de Viñaspre

Maniquí desnudo entre escombros. Incendiaron la vidriera. Te abandonaron en posición de ángel petrificado. No invento: esto que digo es una imitación de la naturaleza, una naturaleza muerta. Hablo de mí, naturalmente.

Foto: Javier Valderas.

 

Este es el aire que se respira en una Sala de Anatomía. Solo un nombre. Alejandra. Alejandra. Debajo estoy yo. Alejandra.

El colectivo artístico Ghetto 13/26 propone en Se prohíbe mirar el césped una autopsia psicológica, la reconstrucción de la vida de Alejandra Pizarnik en el cuerpo de una actriz. Esta propuesta se adentra en la vida, en la obra y en el complejo mundo interior de la poeta argentina.

La actriz Marta Ruiz de Viñaspre interpreta el papel de Alejandra, para lo que ha seguido un proceso de dos años y medio de documentación previa a través de su biografía, sus poemarios y una selección de piezas audiovisuales. “En la obra se hace un recorrido por su vida desde su infancia, donde se ven los contrapuntos entre lo que señalaba su hermana, para la que fue una etapa alegre y divertida, y lo que indica Alejandra, que lo vivió como una etapa horrorosa y de anulación. También hay extractos de entrevistas de gente que la conoció, desde Julio  Cortázar a profesores de la Universidad, lectores o amigos, pasajes sobre su obsesión por la escritura, por sus relaciones sexuales, por sus periodos de locura o por su forma de expresar sus ideas de suicidio”, explica Marta. Según afirma la actriz, la obra ha sido el resultado de un duro trabajo de selección: “Había tantas cosas que contar… Elegí lo que me tocaba por dentro, lo que me hizo removerme, preguntarme cosas. El montaje es un capricho que tenía ganas de hacer y éste era el momento”, añade a continuación. “Es un ejercicio de comunicar a Alejandra, no de entenderla, discurriendo por diferentes temas desde la naturalidad, sin pudor”, continúa Marta (Fuente: Tam Tam Press).

 

Foto: Javier Valderas.

 

Se prohíbe mirar el césped pretende ser una necrocirugía, un examen post-mortem, una autopsia psicológica, la reconstrucción de su vida, enfatizando aspectos como estilo de vida, personalidad, estrés reciente, enfermedad mental y comunicación de ideas de muerte, a través de información recogida mediante la entrevista a personas allegadas y la revisión de su poesía y documentos.

La cabeza es inútil, los brazos y los pies son inútiles, el sexo es inútil, los ojos son inútiles. ¿Dónde están mis cosas?

Todo está como un peine lleno de pelos; como escuchar con una esponja en los oídos; como un loco metiendo a una mujer en la máquina de picar carne pero le parece poco y mete también la alfombra, el piano y el perro.

 

Foto: Javier Valderas.

  

Fernando Herrero, crítico de El Norte de Castilla escribió:

“(…) Una disección absoluta que finaliza como empezó, en la mesa de autopsias. Un ejemplo de arte  dramático al mostrarnos el conflicto de un personaje excepcional. La música, desgarradoras canciones y doloridos pizzicatos, acompaña a los actores. Él, forense, es testigo conmovido que sufre la propia catarsis.”

Carlos Toquero, crítico de El Mundo escribió:

“(…) No es una biografía, ni siquiera hay correlación temporal en el monólogo. Se habla de la niñez, mágica para su hermana, horrorosa para ella, de dolor, de su lucha con el lenguaje que ha perdido su valor, se habla de suicidio, de amor, sexo o de su atormentada escritura que ha dado poemas únicos e irrepetibles como el del título de este trabajo, se habla de lo visible e invisible (…) y el resultado de este interesantísimo monólogo, bien dirigido por Félix Fradejas y con esas canciones de Pau de Nut que sí potencian la atormentada vida y muerte de Alejandra Pizarnik, es excelente, como se pudo comprobar en el TAC.”

 

Ghetto 13/26 estrenó en el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid TAC 2013 la obra Se prohíbe mirar el césped, todo un homenaje a la poeta. El éxito fue tal que se alzaron con el Premio Estación Norte (ex aequo).

No mucho más tarde de aquel mayo, la compañía aterrizó en el Festival de Teatro Alternativo FETAL 2013, en Urones de Castroponce. Y el último espacio en el que hemos podido disfrutar de una Alejandra que pervive en todos nosotros fue en el Festival Aguilar AESCENA 2013, en Aguilar de Campoo, el pasado 12 de octubre. Finalmente, llegarán a Madrid los días 26 y 27 de octubre.

 

Sobre el colectivo Ghetto 13/26

Foto: Javier Valderas

Ghetto 13/26 surge en el año 1995 con el espíritu de sumar diferentes disciplinas artísticas y como un ejercicio de investigación sobre cuestiones como la estética o la ética. Un grupo de artistas y actores que aúnan diversas disciplinas para crear dentro del marco de la libertad, estableciendo una conexión entre lo que quieren expresar y sus propuestas plásticas, sin ataduras de mercado, aprovechando los recursos y utilizando el reciclado como medio de expresión. Algunos críticos han catalogado su trabajo como post-vanguardia. Ellos prefieren hablar de instalación, de bio-maquinarias, de acción.

Algunas de las obras que han llevado a escena han sido Orfeo otra vez, una revisión de este mito con música rap, El último ángel, una propuesta de teatro documental que cobró la forma de un programa de radio o Puta, una obra con la que participaron por primera vez en el Festival de Teatro y Artes de Calle, y con la que hicieron una reflexión sobre el hecho de ser actor. Sus últimos montajes teatrales son Compro tiempo, en el que hacían una crítica al consumismo, o Tablas de carnicero.

 

Sobre Pau de Nut

Músico, cantante, compositor, actor y titiritero. Vinculado desde su gestación a varios grupos de música de creación como Arte Nut, actor y director del grupo Evohé, actualmente, Pau de Nut cabalga en solitario con un espectáculo de creación propia que mezcla sus facetas como cantante, actor y violonchelista en concierto, presentado, entre otros escenarios, en el Corral de Comedias de Alcalá de Henares. Además de colaborar con las cia. TeatrodeCERCA, actúa bajo la dirección de Joaquín Hinojosa en el espectáculo Voces póstumas producido por el Teatro de la Abadía y con Tonino Guitián en La Doña. Dirige Mi relación con la comida de Angélica Liddell, con la que colabora en dos de sus últimas producciones: Anfaegtelse y La casa de la Fuerza.

 

Se prohíbe mirar el césped

Compañía: Ghetto 13/26

Reparto: Félix Fradejas, Marta Ruiz de Viñaspre.

Música: Pau de Nut (voz y chelo)

Fechas: sábado 26 y domingo 27 de octubre de 2013.

Lugar: Sala Triángulo.

Horario: 22.30h.

Precio: 14 euros.

Duración: 60 minutos.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.