CUENTOS REUNIDOS de JUAN SASTURAIN

CUENTOS REUNIDOS

JUAN SASTURAIN

ALFAGUARA

549 PÁGINAS

Por Juliano Ortiz

Como si fueran ladrillos hechos de papel de un inmenso muro que se construye en las puertas de lo que podríamos llamar como literatura contemporánea argentina, estos cuentos se unen en una voz personal y evidentemente popular. En ese muro, en esos ladrillos en forma de cuento, la sustancia se revela como un producto de la infancia, del intenso juego entre el escritor y la calle, entre la biblioteca y el sencillo arte de la oralidad.

¿Cómo puede ser que esa extraña mixtura pueda resultar? ¿Cómo la magia se puede concebir sin el preconcepto de la unicidad? Sasturaín es un escritor que puede jactarse de haber practicado la literatura desde lugares marginales, desde los suburbios, no contra la literatura académica sino contra la solemnidad y la soberbia.

Sasturaín no se ajusta los cinturones al emprender el viaje de la escritura, y así en ese modo suelto, puede llegar a los puertos de la historieta, del cuento policial, del cuento de futbol, de la anécdota, del relato lleno de referencias bibliográficas, de la sencilla palabra que podemos escuchar de fondo desde una mesa de bar.

Este conjunto de cuentos nos permiten llegar a entender el mundo que abraza el escritor y que, como un outsider, se aleja y se acerca para mostrarnos su magnífica cintura. Una cintura endiablada, Sasturaín sería ese Riquelme lujoso, que no niega su erudición pero que camina en el borde del bosque, mirando los árboles como un flâneur que a la vez mantiene prudente distancia.

La prosa fértil y envidiable se despliega a sus anchas en magníficos cuentos como Pinchame, El caso Yotivenko, La mujer ducha, La noche de Retamoso, Tareas de reyes, y por supuesto, Subjuntivo, un cuento que surgió de un ejercicio, un juego donde se propuso escribir en un único modo verbal y que vale un fragmento:

“Que una noche te despierte el rumor del roce de las sábanas a tu lado y sientas deslizarse un cuerpo desnudo y cálido; que la mujer o el cuerpo que la represente sea joven y saludable, distante pese a la evidencia de su entrega; que su piel tenga el sabor y los detalles de lo conocido; que no sepa su nombre; que cuando respires junto a su boca sientas el aire usado, la devolución de un aliento vivido”.

Sasturaín se permite reescribir y volver a decirnos con un encanto de serpiente que, de pronto, nos muestra su lengua bífida, en donde de un lado está el literato y en el otro el periodista. Pero lo mágico y más encantador es que no se nota la diferencia.

Sasturaín nació en 1945 en Gonzáles Chaves, Buenos Aires, Argentina. Como periodista colaboró en varios diarios y revistas: Clarín, La Opinión, Página 12, Humor y Super Humor. Creó las revistas Feriado Nacional y Fierro. Escribió las novelas policiales Manual de perdedores, Arena en los zapatos y Los sentidos del agua, Los dedos de Walt Disney y Parecido S.A., entre otras.

Obtuvo el Premio Amnesty Internacional para el área francófona en 1988. En 1990 recibió el Premio Internacional Semana Negra de Gijón por su relato Con tinta sangre. Premio Konex 2014.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *