Parásitos (2019), de Bong Joon-ho – Crítica

 

Por Jaime Fa de Lucas.

Después de las abominables Rompenieves y Okja, regresa Bong Joon-ho con Parásitos, una película que afortunadamente no tiene nada que ver con las dos anteriores en términos de calidad. Un chico pobre sustituye a su amigo universitario dando clases de inglés a una chica rica. Esto desencadena una serie de sucesos tragicómicos en los que se lanzan dardos envenenados a una lucha de clases de la que ni los ricos ni los pobres salen bien parados. Lo que viene a continuación tiene spoilers.

La situación evoluciona y a través de una serie de tejemanejes retorcidos, la familia entera consigue adentrarse en la vida de estos ricos, trabajando para ellos. No cabe duda de que la idea es interesante y da pie a escenas ingeniosas y realmente graciosas. En general, el film tiene muchos aspectos notables: está muy bien desarrollado, tiene un ritmo perfecto, unos giros bien concebidos, unas interpretaciones competentes y una fotografía más que correcta.

Parásitos quizá no alcance la maestría de Burning (Lee Chang-dong, 2018), que también se centra en ese contraste entre ricos y pobres en la Corea del Sur contemporánea, pero funciona bien y es muy entretenida. Bong Joon-ho maneja una capa inferior de profundidad y sutileza pero introduce más incidentes y más humor, lo que de alguna manera la hace más accesible y digerible.

Las relaciones conceptuales que establece la película son algo a tener en cuenta: los diferentes sótanos, la repercusión de la lluvia en unos y otros, la relación entre las cucarachas y los pobres, la función mística de la roca frente a la práctica, etc. Todo esto está bastante bien hilvanado y genera un tejido narrativo sólido.

El único aspecto reprochable es el final, que para mi gusto es algo enrevesado y excesivamente violento, acercándose peligrosamente al efectismo de sus películas anteriores y sacrificando en exceso la elegancia narrativa que hasta ese momento imperaba. A pesar de esto, Parásitos merece la pena porque es entretenimiento de calidad que no pierde de vista la dimensión social.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *