‘Las flores perdidas de Alice Hart’, de Holly Ringland

IRENE MUÑOZ SERRULLA.

DATOS DE LA EDICIÓN: 

Las flores perdidas de Alice Hart

Holly Ringland

Salamandra

Isbn: 978-84-9838-952-4

416 págs. 

Alice es una pequeña de nueve años que acaba de perder a sus padres en un incendio y también al hermano o hermana que su madre esperaba. Despierta en la habitación de un hospital y además de descubrir su situación, está sola, se da cuenta de que no puede hablar. Ni un solo sonido sale de su garganta. 

Así de triste se nos presenta este libro. Pero cuando empezamos a leerlo descubrimos que Clem, el padre de Alice, maltrata a Agnes, la madre de Alice; y que también la maltrata a ella en ocasiones. Porque ellas, madre e hija, son tan malvadas que cometen el error de querer vivir con normalidad, una normalidad que para Clem son deslealtades y provocaciones que lo hacen enfurecer. Pero él es un buen hombre y tras cada explosión de violencia, viene un período de paz. De paz porque casi desaparece y trabaja con sus manos la madera… pero ni todo su trabajo puede ocultar el sufrimiento de su mujer y de su hija. Hasta que un médico atendiera a Agnes tras dar a luz a Alice en la camioneta de Clem es motivo de provocación, porque ella es amable y agradecida con el médico que la ayuda a recuperarse. Porque ella sonríe…

Y también conocemos a Sally, la bibliotecaria del pueblo más cercano al lugar donde Clem vive aislado de la sociedad con Agnes y Alice. Un lugar al que Alice tiene prohibido ir, pero al que llega en un arranque de rabia al descubrir que su madre ha vuelto a ser maltratada por su padre. Sally conoce a Clem y al ver a Alice no le cabe duda de que ella es hija de ese hombre. Y aunque la conoce solo durante un rato, Sally será una de las personas que estará siempre para Alice. Porque de eso va este libro, de las pequeñas cosas que hacen que la amistad y la confianza entre personas sea la base de una relación de por vida, aunque no haya contacto físico ni se hablen… cuando se necesitan, se tienen.

Además, la muerte de Clem y Agnes hace que conozcamos a June, la madre de él. Y que conozcamos la historia de Ruth, la abuela de June, quien sin saberlo puso los cimientos de Thornfield y dio voz a las flores, un lugar que servirá a lo largo de los años para dar un espacio a la vida de muchas mujeres heridas en su camino por diferentes circunstancias. Con June descubriremos que Ruth fue vendida por su familia a un hombre que no la quería, que solo la usaba y que la maltrataba. Ruth tuvo una hija, la madre de June, fuera del matrimonio y fruto del amor real; y ella tuvo a June de su pareja, de su amor; y June tuvo un hijo de un amor real, pero que solo era real por parte de ella; él, solo pasaba por allí de vez en cuando, de año en año… y de June nació Clem, que conoció a Agnes en Thornfield…

Pero Alice vive sin descubrir la historia real de su familia y la suya propia hasta muchos años después, cuando casi tiene treinta años y ha amado, ha sufrido malos tratos, ha huido, ha trabajado, ha hecho amigas… y al final termina encontrando su lugar en la vida…

Holly Ringland nos regala en Las flores perdidas de Alice Hart una historia sosegada de la vida y las dificultades que conlleva, de la importancia de las pequeñas acciones de las que salen del corazón y no esperan nada a cambio. Una historia dura, pero llena del dulzor de las palabras de una escritora que pone algo más que palabras en la novela.

Un comentario sobre “‘Las flores perdidas de Alice Hart’, de Holly Ringland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *