'Persépolis', la historia de Irán a través de los ojos de una niña

ANA BELÉN JARA.

“La libertad siempre tiene un precio”, es tal vez una de las frases más impactantes de la historia que nos cuenta Persépolis, comic protagonizado por su propia autora, Marjane Satrapi. Pero para entenderla en todo el peso de sus palabras es necesario zambullirse en la narración e ilustración que realiza la artista para contar su niñez y adolescencia como mujer iraní.

Nacida en 1969 en Rasht, en el seno de una familia acomodada y de ideología progresista, Marjane toma la pluma para introducirnos, con una mirada crítica pero también humorística, al Irán de 1979. 

Por aquellos años se produjo lo que conocemos como la “Revolución Islámica” en la que el país se levantó contra el régimen totalitario del Sha. Sin embargo, a la autora le bastan algunas viñetas para tirar abajo aquella denominación histórica que aprendimos y contarnos qué la revolución fue más bien democrática, hasta que estalló la guerra contra Iraq. Demás está decir que, desde entonces, Irán no volvería a ser la misma. 

En clave de humor y con un discurso muy coloquial, la pequeña Marjane nos presenta un mundo que desconocemos, si solo nos guiamos por lo que nuestros medios polarizados nos cuentan de él. A través de su peculiar relación con dios, con el marxismo, su picardía y rebeldía, la niña es testigo de la persecución a miembros de su familia cuando los fanáticos toman el poder después de la revolución.

Tan solo con 12 años, Marjane vive en carne propia la represión que las mujeres empiezan a sufrir en aquel entonces y sus padres deciden que es mejor enviarla al extranjero. En un mundo que no le pertenece, ella no solo debe habituarse y formarse, sino que además se enfrenta a todos los cambios que supone entrar a la adolescencia lejos de su familia y en una sociedad occidental. Pero esto es apenas y el comienzo de este espíritu rebelde en un mundo machista. 

Publicada entre el 2000 y 2003 en Francia (a través de cuatro tomos), Persépolis obtuvo numerosos premios y fue aclamada por la crítica especializada. Además llegó a la pantalla gigante en 2007, dirigida por Vincent Paronnaud y la autora del libro.  Es importante destacar que la adaptación cinematográfica es casi literal, pues al ser una novela gráfica, las escenas transcurren como en las viñetas, salvo algunas excepciones que fueron suprimidas o condensada. Pero vale la pena verla, pues el aporte de la banda sonora, los planos y la gestualidad de los personajes que cobran vida nos proponen una experiencia casi inmersiva. 

Crítica e irónica, la historia que nace con Persépolis nos cuenta que Irán ha sido protagonista de revueltas contra regímenes totalitarios, de guerras, que de alguna forma u otra nos ayudan a comprender mejor el contexto actual de Oriente. 

A casi 20 años de su publicación, la voz de Marjane ha traspasado fronteras. Como mujer en un mundo donde los autores son en su mayoría hombres, como lo es el del comic, ella se hace oír a para sacarnos de nuestra comodidad de lectores o espectadores y cuestionarnos ¿Cuál es el precio que pagamos por nuestra libertad?  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *