Michael Jackson, o dónde queda la justicia para aquel que ha demostrado su inocencia

AASHTA MARTÍNEZ.

Michael Jackson fue y sigue siendo uno de los mayores iconos que ha brindado la cultura pop. Pero también ha sido siempre, muy a su pesar, uno de los artistas sobre el que más historias para no dormir y leyendas urbanas pululaban por ahí. La ya de por sí maltrecha imagen pública de Jackson —que nunca fue condenado por la ley, pero que sí fue condenado por la opinión pública— volvió a recibir un nuevo golpe hace solo unos meses, cuando el cineasta Dan Reed presentaba Leaving Neverland, un crudo documental para HBO que reabría las acusaciones sobre los supuestos abusos sexuales a menores del llamado Rey del Pop, a partir del testimonio de los hoy adultos Wade Robson y James Safechuck.

Para arrojar algo de luz sobre el tema, el escritor y youtuber Pablo Rodríguez Lago publica ahora el libro Volviendo a Neverland. Todas las claves de las acusaciones contra Michael Jackson (Apple Head Team), donde el vigués recopila toda la información que durante años ha obtenido investigando y presenta al público todas las claves para entender este mediático caso.

AASHTA MARTÍNEZ: Michael Jackson fue declarado inocente de todos los cargos que se le imputaron en el juicio por presuntos abusos a menores de 2005. ¿Por qué sigue siendo considerado un delincuente por tanta gente? 

PABLO RODRÍGUEZ LAGO: La mitad de la población no se creyó que Michael Jackson pudiese ser inocente. Aunque nunca hubo ni una sola prueba de su culpabilidad, aunque se demostró en un tribunal que sus acusadores mintieron deliberadamente en varias ocasiones, Michael Jackson siempre tuvo un aspecto físico y un estilo de vida demasiado excéntrico y diferente que había que justificar de algún modo. Para los cortos de miras, Michael Jackson ha sido necesariamente culpable porque es la única explicación que encuentran para justificar su comportamiento infantil y sus cambios de imagen. Pero lo único cierto es que en el juicio se demostró su inocencia con pruebas, que fue investigado por el FBI y por el Departamento de Policía de Los Ángeles, y que todos los resultados de esos procesos no arrojaron ni la más mínima prueba de que hubiese cometido delito alguno. Yo pregunto, ¿dónde está la justicia para aquel que ha demostrado su inocencia ante los tribunales? Lo curioso es que, en los últimos diez años que pasaron desde su fallecimiento, podrían haberse pronunciado sus víctimas si las hubiere. Solo han aparecido dos personas que aseguran haber sido maltratadas por él mientras piden cientos de millones por su relato. 

A.M.: Mucha gente desconoce que, tan solo cinco meses después de su muerte, el FBI acabó desclasificando, a petición de los medios, su investigación de más de diez años realizada a Jackson, presentando un informe de más de 300 páginas en el que no había ni una sola prueba de que el cantante hubiera cometido delito alguno…

P.R.L.: Las investigaciones del FBI empezaron a raíz de la primera acusación, en 1993. Era su deber investigar a Michael Jackson y atar todos los cabos posibles para averiguar si la conducta de Michael Jackson era indebida. Hubo varias investigaciones intermitentes relacionadas con Michael Jackson a lo largo de 12 años, pero la mayoría fueron meramente anecdóticas y ridículas, y ni siquiera estaban relacionadas directamente con él. Por ejemplo, entre los archivos se habla de una cinta de vídeo incautada en el servicio de aduanas de Florida en cuya etiqueta aparecía escrito el nombre de “Michael Jackson”. En las imágenes de la cinta no se veía nada. Entre los archivos también se encuentra una solicitud de información por parte de un escritor interesado en conocer detalles sobre la sexualidad de Michael Jackson. El FBI no le entregó nada porque no tenían nada sobre lo que pedía, pero dejó constancia de ello entre sus documentos. La agencia también colaboró con la investigación para el juicio de 2005, analizó todo tipo de pruebas e incluso registró las computadoras halladas en Neverland. El resultado dio lugar a nada sospechoso. El FBI también se puso en contacto con Jordan Chandler, el primer acusador de Michael Jackson, para que testificase en este proceso. Jordan no solo se negó a declarar contra Michael Jackson, sino que aseguró que lucharía legalmente contra quien le obligase a hacerlo. Todo está registrado en las 333 páginas desclasificadas por el FBI. Estos documentos son una de las pruebas más evidentes de que, por mucho que se investigó a Jackson, jamás se encontró indicio alguno de que pudiera estar abusando de menores. 

A.M.: Durante años, muchísimas personas que conocieron o convivieron con Michael han contado que el artista jamás hizo nada inapropiado a nadie. ¿Crees entonces en aquellos que hablan de una teoría de la conspiración? Se dice que Michael se había vuelto una persona demasiado incómoda para el establishment….

P.R.L.: Todo sigue una agenda, incluso la publicación de las fake news. Todas siguen el mismo patrón: suelen aparecer cuando se aproxima Halloween o en el aniversario del fallecimiento de Michael, que es cuando las ventas de sus discos se disparan. A menudo se reciclan año tras año y, aunque ya hayan sido desacreditadas, se les cambia algunos detalles para que dé la sensación de que es una noticia nueva, una exclusiva. Las fuentes suelen citarse como “un amigo cercano a la familia”, “un ex empleado” o “fuentes policiales”, pero cuando indagas y llegas a la fuente original, siempre es la misma. La cantidad de evidencias de fraude de las acusaciones es tan obvia que, incluso, muchas de ellas han aflorado durante las sesiones judiciales en los diferentes procesos que ha habido. 

A.M.: ¿Podrías ponerme un ejemplo de esto que comentas?

P.R.L.: La demanda de Wade Robson se interpuso el mismo día que comenzó el juicio contra AEG por la responsabilidad de la muerte de Michael Jackson y se hizo pública unos días después, al mismo tiempo que el ‘estate’ de Michael Jackson (la empresa que gestiona su patrimonio) anunciaba su show en colaboración con el Cirque du Soleil, espectáculo en el que el mismo Wade Robson había sido rechazado como coreógrafo pocos meses antes. James Safechuck se unió a la demanda en la misma semana de la publicación del álbum póstumo de Michael, Xscape. Todo esto por no mencionar que Safechuck tuvo su “revelación” pocos días después de que su familia hubiese sido demandada por 28 millones de dólares en relación a unos impagos por parte de su empresa familiar. No es de extrañar que el juez que llevó el caso de Wade Robson y James Safechuck haya desestimado sus demandas y les dijera, literalmente, que “ninguna persona racional creería jamás su historia”. Para estudiar las acusaciones hay que fijarse en varios aspectos: en el procedimiento o agenda que siguieron hasta materializarse, en el análisis de las declaraciones para averiguar si existen posibles fraudes y en la cantidad de dinero que piden por contar su historia. 

A.M.: En tu libro aseguras que los responsables del documental de Dan Reed solamente buscaban dañar al estado de Michael…

P.R.L.: El documental de Dan Reed era falso antes siquiera de que se empezase a grabar, porque ya se había demostrado en los tribunales durante los años previos que el relato de Robson y Safechuck era fraudulento y estaba lleno de mentiras, contradicciones e información ocultada intencionadamente.

A.M.: Son muchos, sin embargo, los que consideran el testimonio de ambos verosímil y creíble…

P.R.L.: No niego que el testimonio de ellos en la película resulte creíble. Pero es creíble precisamente por eso, porque es una película. Hay cientos de testimonios de personas mucho más cercanas a Michael Jackson que están hablando continuamente por redes sociales, podcasts y entrevistas de radio; y nos cuentan que ellos también estaban allí, que conocían bien a Michael Jackson y que nada de lo que se narra en Leaving Neverland ocurrió realmente. Todos estos testimonios incluyen a amigos de Michael, compañeros de profesión, familiares, otros niños de la época, asistentes o empleados. ¿Por qué habría que darle más peso al testimonio de dos personas que, de repente, piden cientos de millones a cambio de una historia de abusos sexuales, que al de todas estas otras personas que no buscan nada a cambio? ¿Solo porque salen en un documental de HBO? Bien, pues hay muchos documentales en respuesta a Leaving Neverland. Tan solo hay que verlos para descubrir la otra cara de la moneda. 

A.M.: Resulta llamativo, desde luego.

P.R.L.: El documental de HBO finaliza haciendo un llamamiento a otras posibles víctimas de Michael Jackson para que se animen a contar su historia. No solo nadie se ha sumado a este fracasado intento de #MeToo, sino que son muchísimos los niños (ya adultos) que se pronunciaron a través de las redes para decir que ellos también habían sido niños, también habían estado en Neverland y nada de esto les ocurrió. Entre ellos están Macaulay Culkin y Brett Barnes, los cuales incluso son señalados como presuntas víctimas en Leaving Neverland. No solo siguen defendiendo la inocencia de Michael Jackson desinteresadamente, sino que uno de ellos, Brett Barnes, solicitó legalmente que se retirasen esas insinuaciones de la película porque no quería verse relacionado con esas acusaciones falsas. HBO recibió la petición y le ignoraron por completo.

A.M.: ¿Qué otros aspectos del documental te hacen dudar de su veracidad? 

P.R.L.: Si entramos en los detalles que demuestran que Leaving Neverland es un fraude, podría señalar hasta sesenta pruebas de manipulación, tergiversación e información falsa presentes durante la película. La vida de Michael Jackson ha sido la más documentada del siglo XX, así que, si vas a mentir sobre él, hazlo con mucho cuidado porque todo está registrado. Eso es lo que ha pasado con este documental; hay demasiadas pruebas que lo desmontan.

Por mencionar una, la más aclamada, citaré la de la estación de tren de Neverland. James Safechuck sitúa los presuntos abusos sexuales sufridos en su infancia entre los años 1988 y 1992. En Leaving Neverland cuenta que, entre 1988 y 1990, Michael Jackson abusó cientos de veces de él en cada esquina de Neverland. Uno de los lugares que menciona es el piso de arriba de la estación de tren de Neverland, e incluso se muestran imágenes del lugar en el documental. Pues bien; los planos y permisos de construcción, las fotografías aéreas e incluso la hemeroteca de varios periódicos sitúa la construcción de la estación de tren en 1994, cuatro años después de los hechos que describe James Safechuck e incluso dos años después de que, según él, cesasen los abusos. Lo mismo ocurre con varias declaraciones presentes en Leaving Neverland: las localizaciones en las que supuestamente se produjeron esos abusos no encajan con el momento de su construcción. A medida que se van destapando los fraudes de la película, la emisión oficial del documental va recortando ese metraje de cuestionable credibilidad.

A.M.: ¿De qué manera crees que afectó o influyó todo el calvario que Michael venía sufriendo desde 1993 en su triste desenlace?

P.R.L.: Parece más que obvio que sufría un sentimiento de soledad intrínseco a su condición de superestrella, y tan solo hay que leer los muchos manuscritos que dejó para saberlo. Nosotros alzamos a Michael Jackson al Olimpo de los dioses, pero ahí arriba uno se tiene que sentir muy solo. Ahí arriba todo es muy diferente y nosotros ni siquiera alcanzamos a comprenderlo; la forma de sentir, las costumbres, las relaciones con el entorno y los que le rodean… No se puede juzgar a Michael Jackson con la misma vara de medir que al resto de personas normales. Ha sido una estrella desde que tenía uso de razón, y ha vivido en una realidad que no se corresponde con la misma realidad que la nuestra. Eso ha condicionado su carácter y su forma de ser desde una edad muy temprana. ¿Cómo serías si nunca hubieses podido salir a la calle, ir al cine, de compras o al instituto sin que te acosasen miles de fans y los medios de comunicación? Michael Jackson, cuando supo que ya no había marcha atrás a su fama mundial, luchó para llevar una vida normal con sus hijos, pero nunca lo logró. Tampoco soportaba la idea de que gran parte de la sociedad le viese como un monstruo, como un abusador de menores. Eso le consumía.

A.M.: Se han publicado varios libros sobre este espinoso asunto, pero el tuyo puede sorprender bastante al lector…

P.R.L.: Volviendo a Neverland es el primer libro centrado exclusivamente en las acusaciones que sufrió Michael Jackson en vida y ahora, en la actualidad. Me he obligado a relatar todo de la forma más objetiva posible, para mostrar una imagen real y nítida de Michael Jackson y de los casos en los que se vio envuelto. Michael no era perfecto, cometió muchos errores y tenía muchos problemas; y eso también se ve reflejado entre las páginas del libro. Pero si algo me ha quedado claro es que un hombre inocente ha sido el objetivo de unas acusaciones que estaban, todas ellas, sin excepción, motivadas por el dinero. Desde el primer momento.

A.M.: ¿Cuál ha sido la mayor dificultad a la que te has enfrentado durante la realización del libro?

P.R.L.: El libro ha sido muy difícil de escribir. No solo porque ha supuesto un reto enorme para mí, sino porque es muy duro empaparte día y noche de un asunto que genera tanto dolor como es el abuso sexual infantil. Por suerte, hay mucha información sobre esto, solo hay que saber dónde encontrarla. 

A.M.: Y ya para terminar, ¿cuál dirías que es el detalle más curioso o el dato más desconocido por el público español que has descubierto durante todos estos años de investigación?

P.R.L.: El libro está lleno de detalles curiosos y anécdotas llamativas sobre los casos y, más aún, sobre los acusadores. Lo que más me llamó la atención fue el historial de todos ellos. La familia Arvizo, protagonistas del juicio de 2005 contra Michael Jackson, ya venían de estafar a los servicios sociales, a otros famosos, a diarios locales e incluso a la policía. Todo salió a la luz durante el proceso judicial y, finalmente, a la madre del menor la condenaron por ello al poco de acabar el juicio contra el Rey del Pop.

7 thoughts on “Michael Jackson, o dónde queda la justicia para aquel que ha demostrado su inocencia

  • el 20 diciembre, 2019 a las 8:58 am
    Permalink

    Tremendo pederasta, lo que demostró fue tener dinero e influencia como para no ir a cana.

    Respuesta
    • el 23 diciembre, 2019 a las 10:52 pm
      Permalink

      Tremendo ignorante y prejuicioso eres tú al juzgar. MJ fue declarado INOCENTE por la justicia y un tribunal. Michael Jackson fue el hombre más investigado y perseguido por la más grande agencia de investigación, el FBI. Ellos estuvieron 13 años investigandolo, el Condado de Santa Bárbara gastó 30 millones de dólares en investigarlo y nada. Antes de acusarlo investigue y documentese porque ud será un ignorante más del montón que cree todo lo que dicen los medios. Los documentos oficiales del FBI de la investigación de MJ, son documentos públicos donde dice muy claro que MJ es inocente de cualquier delito de abuso sexual infantil.

      Respuesta
    • el 23 diciembre, 2019 a las 10:55 pm
      Permalink

      Lávate el boca antes de llamar pederasta aún un hombre que demostró su Inocencia en vida.
      Pelotudo ignorante!!

      Respuesta
  • el 20 diciembre, 2019 a las 9:55 am
    Permalink

    Gran entrevista, es bueno saber que no todo el periodismo se deja llevar por el sensacionalismo y el amarillismo para atraer visitas.
    Michael jackson fue inocente, y es bueno que cada vez (aunque sea poco a poco) haya más gente que sale a defender la verdad.

    Respuesta
  • el 21 diciembre, 2019 a las 3:38 pm
    Permalink

    Jdc sos un tremendo pelotudo. Seguro que fumas porque pensas que es cool. Nada mas q agregar.

    Respuesta
  • el 23 abril, 2020 a las 3:19 am
    Permalink

    Excelente articulo, es muy bueno, es difícil encontrar hoy en día un articulo objetivo sobre MJ. Muchas gracias.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2020 a las 2:20 am
    Permalink

    Esto es muy injusto a estas lacras deven denunciarles las familias o sus hijos deben hacer algo esto no se puede quedar así es que no ahí justicia para michael pues muy mal así no 😭😭😭😭😡😡😡

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *