El 'Libro de Artista-Mural: Evangelio de San Mateo de las Huelgas'

JESÚS MILLÁN MUÑOZ.

Esta obra de arte, al estilo de los libros miniados o pintados de la Edad Media, pero en este caso con estéticas y tendencias actuales, es un libro de artista o libro-mural, ejemplar único, libro único titulado: “Evangelio de San Mateo. CarVicMar (15) (M.A) de las Huelgas”, en donación gratuita para la biblioteca del Monasterio Cisterciense de Santa María de las Huelgas. 09.001- Burgos.

Dicha obra consta de 123  hojas numeradas y firmadas, tamaño cartulina, 65 por 50 cms… pintadas por los dos lados. Contiene fragmentos del Evangelio de San Mateo. Ha sido realizado entre el 20 de octubre del 2015 hasta el 13 de mayo del 2016 en Cr. Además firmada al final y certificada el 12 mayo del 2016 en CR. Además contiene unas tapas en contrachapado de un tamaño un poco mayor, pintadas por los dos lados. Todas las hojas están firmadas y fechadas por uno de los dos lados.

A mi entender esta obra, tiene cuatro niveles mínimos de interpretación:

1º Es un libro de artista, ejemplar único, libro único, libro objeto, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., - como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados o libros iluminados…-.

2º Podría ser perfectamente un mural… situándolo hipotéticamente entre cristales, y por tanto ser un cuadro-mural… visto por los dos lados… por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra. (Así tendría un tamaño solo visto por un lado de un cuarto del mural del Juicio Final de Miguel Ángel).

3º Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que les indiqué… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Instalación, etc.

4º Como obra de Arte total y Obra Total. Véase manifiestos artísticos.

El tiempo te lleva a plantearte, en cuanto al arte-estética, que quizás, sea secundario, el arte que un autor utilice, el género de ese arte, incluso la tendencia o filiación estética y artística. Que todos esos elementos formales y conceptuales, son secundarios, que quizás lo esencial, es si “el autor que lo hace, que diríamos recoge de multitud de fuentes, conscientes e inconscientes, que han pasado por los siglos y el presente”. Que lo importante, es si el autor o autora intenta realizar-construir-diseñar-abocetar una obra, que se haga con la carne-psique-mente, pero también con el alma.

Lo esencial, da lo mismo, quién la haga, quién la construya, cómo y con qué materiales, lo esencial es si el recipiente psicológico-biológico-moral-espiritual, del hacedor-transformador, quiere poner en esa obra, toda la carne de sentidos y toda la psique. O dicho de otro modo, en un micromundo, como es un objeto artístico o un objeto pintado, como en éste caso, se quiere intentar dilucidar algo, o mucho de los posibles significados y significantes del ser humano y para el ser humano…

Dicho de otro modo, si esa obra o esa obra de arte, tiene “alma”, por decirlo metafóricamente. Si va más allá de un simple objeto o pieza o género o pintura o dibujo o escultura o libro o libro de artista. Si nos abre horizontes de caminos para ver algo más dentro de nosotros, algo más fuera de nosotros, algo más de lo que hay dentro y de lo que hay fuera de nosotros, algo más de la Naturaleza, de la Sociedad, de la Cultura, de la Metafísica.

- Hasta ahora, aunque no guste que lo recordemos, el gran arte, casi siempre ha tenido connotaciones filosóficas o metafísicas o religiosas o espirituales. Quizás, porque es la manera y forma, de meter en un cocido estético y artístico, todas las piezas del ser humano, es decir, la persona es carne-cuerpo, pero también es psique-mente, pero también, al menos, hasta ahora así se ha creído siempre, que es alma-espíritu inmortal, que está dentro de un mar-galaxia-volcán que denominamos sociedad-cultura-Naturaleza. El ser humano es una naturaleza en una Naturaleza y en una Sobrenaturaleza o Misterio Dios.

El autor no siente vanidad o soberbia, por la construcción de esta obra. Porque el autor, sabe hasta la saciedad, que todo, quizás salvo el uno por ciento, porque ha tomado todo de multitud de fuentes, fuentes en todos los sentidos, de hoy y de hace siglos y milenios. Llevamos cuarenta milenios, al menos pintando, la especie humana. Lo cual significa que hay algo, muy esencial que nos lleva a hacer arte, algo muy esencial en nuestra estructura, que nos obliga a realizar estas realidades, que nos presentan y representan algo de nosotros mismos, algo como individuos, algo como especie, algo como humanidad. Algo como aspirantes a ser y a estar en el mundo…

Indicar aunque no suene bien, que estimo, que esta obra, es una obra maestra, y espero, que si se cuida correctamente y de forma adecuada, en próximos años o lustros o generaciones, se perciba la multitud de significantes y significados. La multitud de espejos que lleva en sí, más si se aplica, como debe ser las teorías de los Manifiestos Artísticos que el autor diseñó. Paz y bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *