Lady Tiger

Lady Tyger

Silvia Cruz Lapeña

Libros del K.O.

 

El pugilato precisa de algo más que un buen uppercut, necesita algo que brille. Un nombre sugerente, por ejemplo. Por su cabeza rapada algunos la llaman Black Kojac, pero como no tiene padrinos, Marian no va a aceptar que nadie elija su nombre. Tampoco quiere, como hicieron otras antes y también después que ella, un mote que se refiera a su padre. No quiere ser sobre el ring La hija del Minero, ni La hija del Predicador. Ella anhela un bautizo de hombre: Harry Greb «Molino de Viento Humano», Gene «Perro Rabioso» Hatcher, Jack Dempsey «El Matón de Manassa». «Sus sueños son mis sueños», dice mirando a los compañeros que esa noche también pelean en el Audubon y con esa meta en mente elige nombre de lucha: «Lady Tyger».

Lo escribe con y, no con i, porque suena, dice, más femenino. Pero con y, y no con i, nombró también William Blake al tigre —¿o sería tigresa?— de su célebre poema. Como el animal de aquellos versos, «luz llameante en los bosques de la noche», Marian Trimiar vestirá desde ese día una bata animal print marrón y negra; posará ofreciendo a las cámaras sus ojos colosales; colocará los puños bajo la barbilla, mostrando a veces —y otras ocultándolo— el hueco que dejó el diente perdido, y ladeará la cabeza ligeramente a la derecha para resaltar el resplandor de su calva.

Silvia Cruz Lapeña (Barcelona, 1978) es periodista y escribe sobre cualquier tema porque así entiende su oficio, aunque siente predilección por aquellos que no encajan o contienen, por lo menos, un par de contradicciones: flamenco o boxeo son dos ejemplos. Siendo freelance ha escrito y publicado en medios como ABCLa VanguardiaEl País SemanalEl MundoAltaïr MagazineLetras Libres o Ctxt. Actualmente colabora en RNE y El Periódico de Cataluña y es jefa de Actualidad en la revista Vanity Fair.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *