‘El diablo sabe mi nombre’, de Jacinta Escudos

REDACCIÓN.

El Diablo sabe mi nombre es una colección de 14 relatos que crean un universo propio donde todo está permitido: transformaciones, realidades paralelas, desdoblamientos, antropofagia, mutaciones… Escenas a menudo perturbadoras, crueles, anormales y angustiantes, pero escritas con un lenguaje tan sobrio y elegante que transpiran poesía y una extraña belleza.

A pesar de que los relatos que componen El diablo sabe mi nombre son muy distintos entre sí, guardan dos cuestiones en común: Por un lado, lo onírico. Más de la mitad de los cuentos fueron sueños de la autora que, sin pretender hacer una lectura racional, transformó en relatos, explorando aquellas zonas profundas y oscuras que no acabamos de comprender.

Por otro lado, la transgresión, el deseo de traspasar una frontera, normalmente imposible, entre: El sexo femenino y el masculino, desprendiéndose una clara actitud de rebeldía ante los roles impuestos a hombre y mujer. La locura y la cordura. La vida y la muerte. Los seres humanos y animales. Un bestiario con una carga altamente significativa transita por las páginas: serpientes, cocodrilos, gatos, insectos, monos, caballos.

Hay, además, una actitud valiente en sus cuentos. Cuando la autora se decide por una imagen o una situación, llega hasta las últimas consecuencias. No huye de las escenas escabrosas, sino que las asume, como una suerte de desafío literario.

Jacinta Escudos subvierte lo real, no para evadirse, sino para lograr una visión más honda, que trasciende la superficie de los hechos poniendo la mira en lo esencial.  Junto con la también salvadoreña Claudia Hernández, es una de las más notables representantes de esta tendencia en literatura centroamericana actual.

El Diablo sabe mi nombre representa un desafío al lector, que no encontrará textos complacientes o de comprensión sencilla, pero disfrutará de la destreza narrativa de la autora, y de adentrarse en un universo de imágenes inusuales y fascinantes. Una visión del mundo original y retadora de una autora indispensable en el panorama actual de las letras en español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *