Inspiración

F. JAVIER CLAVERO CHAMPSAUR

“No importa lo lento que vayas mientras no pares”, Confucio.

No solo los artistas y creativos necesitan de la Inspiración, cualquiera que se halle ante una tarea, precisa de ella. Digamos que no solo es la puerta de entrada a la creatividad, sino la fuerza que uno necesita para crear —sea lo que sea y sin límites—.

La fuerza es la motivación, el motivo que nos empuja, realmente el motor de la inspiración. Aquí está la cuestión, que si no tenemos una meta en la que poner el foco y todo nuestro enfoque, es harto difícil sentir la motivación de manera continua y mucho menos intensa. Es entonces cuando no nos queda más remedio que abandonarnos a la llegada fortuita de la inspiración. Sí, esa que viene cuando y como quiere… y sí, en ocasiones te visita escasas veces o tan solo una y con ello es suficiente —quién sabe—. Posiblemente eso les pasa a los genios que haberlos —hailos, como las meigas—. Sin embargo al común de los mortales, entre los que me encuentro, sin ningún género de duda, si tuviéramos que esperar a que nos visitara la inspiración se nos habría caído el pelo sobre una hoja en blanco que tal vez nunca dijera nada.

Así que un buen día decidí salir a buscar a la inspiración, ya que ella no tenía muchas intenciones de visitarme, a la fin y a la postre quién era yo… La idea y el objetivo es tener la suficiente motivación real y auténtica, aunque en inicio sea un poco falsa y a empujones, para que genere en ti la fuerza de voluntad necesaria para que acuda cuando la requieras.

Una vez que tienes esa fuerza, sentarse a escribir —en mi caso— ya no es una cuestión de inspiración, es una decisión que solo yo tomo, las musas están a mi servicio y no yo al suyo. De esta forma, como digo, para el común de los mortales, será más factible que un día nos llegue esa gran idea que nos convierta en genios y digamos: “eureka, lo conseguí”. Y si no llega o llegase estaremos y habremos disfrutado de hacer eso que nos apasiona cuando y como queremos.

Cuando estás motivado —inspirado— te encuentras en una situación en la que fluyes (Teoría de Flujo del Psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi) sientes una energía infinita dentro de ti, tan solo vives el presente, ni pasados ni futuros existen, te olvidas del paso del tiempo, estás tan concentrado en lo que haces que nada de lo que ocurre alrededor te afecta ya que ni te das cuenta. Llegar a ese punto ni es fácil ni difícil es la  práctica y el entrenamiento lo que te acercan a ese estado en el que conectas con tu inspiración más interna dando lo mejor de ti, de manera que cuando terminas te desconectas de ella y sigues con, digamos, tu vida normal.

Para mí, es como si algo superior me dictara lo que tengo que escribir, no pienso demasiado, solo dejo que mis manos se muevan por el teclado et voila ya está. Ok algún conocimiento y experiencia tengo, obviamente todo está dentro de mi mente, alma y emociones, es como si abriera la espita y saliera lo que escribo, sin apenas ser dueño de ello. Espero que se me entienda.

Durante los estados de  inspiración uno puede aprovechar para buscar soluciones a determinados problemas tomando decisiones. Así mismo la inspiración es amiga del instinto y la intuición ya que se ayudan y retroalimentan mutuamente. Comparto además contigo, que la meditación, el ejercicio, una buena alimentación, descanso de calidad, en definitiva unos buenos hábitos y llevar una vida ordenada, organizada y estructurada son de gran beneficio para crear el interruptor automático y mágico que te conecte con la inspiración cuando tú y solo tú quieras.

Para finalizar me gustaría constatar que cuando entrenas y practicas la inspiración como un hábito, también esta te visita cuando quiere y por sorpresa, siendo más a menudo de lo que pueda parecer. Será que cuánto más la visitas, más te cuida acudiendo a ti con excelentes ideas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *