«El silencio de otros» hace eco

Por Estíbaliz García.

El pasado 23 de septiembre El silencio de otros ganó dos premios EMMY a Mejor Documental y Mejor Documental Político. Dicha obra de Carolina Carracero y Robert Bahar ya contaba con reconocimientos anteriores, habiendo ganado un Goya en 2019 y el Premio de la Paz y del Público de Berlinale en 2018.

El documental habla del sufrimiento de las víctimas del Franquismo que fueron vilipendiadas por las instituciones españolas y tuvieron que recurrir a la justicia más allá de las fronteras. 

La base de ese descrédito viene en parte por la Ley de Amnistía de 1977, conocida también como la Ley del Silencio. En 2010, cuando el juez Baltasar Garzón comienza a investigar los crímenes del Franquismo es suspendido de la Judicatura, acusado de romper dicha amnistía. Desde los inicios de la Transición hasta nuestros días, tanto ciudadanos españoles anónimos como cargos públicos han dado su parecer sobre estos hechos. En sectores más conservadores es habitual escuchar el argumento del tiempo y que estos procesos “abren viejas heridas”.

El abogado de Derechos Humanos que asesoró a varias víctimas del régimen, Carlos Slepoy, expuso en el documental que “si una persona es asesinada, parece claro que la justicia debe reparar a la víctima. Sin embargo, cuando se trata de crímenes contra la humanidad, no está tan claro, más bien se empiezan a buscar argumentos para tratar de decir que ha pasado mucho tiempo, es mejor olvidar”. 

Se interpuso una querella en Argentina. La jueza Maria Servini fue nombrada jueza instructora de esta. Su papel fue, tal y como dice el documental: “dirigir la investigación, recopilar pruebas y preparar el caso para el juicio”.

En 2013, justo cuando la querella empezaba a tener forma y los testigos eran llamados a declarar por videoconferencia, El Ministerio de Exteriores advertía al embajador argentino que ese acto podría peligrar las relaciones entre España y Argentina. En palabras de Slepoy: “es un intento de paralizar esta causa que el Gobierno siente que crece cada vez más”

Esta es una de las trabas de este camino hacia la justicia, pues surgirían muchas más. El torturador Antonio González Pacheco, apodado Billy El Niño, falleció el pasado 7 de mayo por coronavirus y aunque murió con todas las condecoraciones, tras su muerte el Congreso de los Diputados aprobó retirarle las medallas recibidas durante su carrera policial.

El tiempo ha sido protagonista en este documental, pues muestran seis años de una lucha que hoy día todavía no han acabado. Y es que cualquier minuto cuenta, pues las víctimas del Franquismo no pueden esperar porque su propio tiempo se agota.

Asunción Mendieta pudo enterrar a su padre dignamente en 2017, antes de que muriera en el 16 de septiembre de 2019. No tuvo tanta suerte María Martín, primera mujer víctima del franquismo en declarar ante el Tribunal Supremo por los crímenes de Guerra Civil y la dictadura. Falleció en 2012 sin haber dado sepultura digna a su madre, asesinada en 1936 y enterrada en una carretera. 

Estas vivencias todavía perduran y dicha historia se repite con pocos matices.

“El mundo entero nos da la espalda” decía María.

Esperemos que no, María, esperemos que no.

2 thoughts on “«El silencio de otros» hace eco

  • el 3 noviembre, 2020 a las 2:07 pm
    Permalink

    Para que se corrija. La directora es Almudena Carracedo. Ascensión Mendieta es quien pudo enterrar a sus padre en 2017.
    Saludos,
    Ana García

    Respuesta
  • el 15 noviembre, 2020 a las 6:15 pm
    Permalink

    No tenía noticia de estos premios. Parece que los medios de comunicación tradicionales, prensa, radio, no le han prestado mucha atención. Gracias por informarnos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *