‘La doble muerte de Unamuno’, de Luis García Jambrina y Manuel Menchón

REDACCIÓN.

Salamanca, 31 de diciembre de 1936. Miguel de Unamuno muere de forma repentina en su casa. España está en plena Guerra Civil y la ciudad es el centro de operaciones de Prensa y Propaganda de las tropas franquistas, con Millán Astray a la cabeza.

La llamada versión oficial de la muerte de Unamuno parece un cuento de Navidad, dickensiano, con nieve y frío, en el que un joven falangista va a visitar a un viejo y solitario cascarrabias para hacerle compañía la tarde de Nochevieja y, durante su encuentro, este último discute, protesta y se lamenta por la situación de su patria, pero al final tiene una revelación, recupera su fe en Dios y en las bondades de la Falange y muere plácidamente el último día del año, mientras en un primer plano vemos arder una humilde zapatilla de andar por casa sobre las cenizas de un brasero, símbolo del hogar y de la nueva España que ya se vislumbra en el horizonte. ¿De verdad fue así como murió Unamuno?

A caballo entre la crónica y la reflexión, la indagación histórica y biográfica y la recreación literaria, La doble muerte de Unamuno es una apasionante pesquisa en torno a las oscuras y sospechosas circunstancias que rodearon la muerte del intelectual vasco, una de las figuras más controvertidas y fascinantes de la España reciente. Su punto de partida es la exhaustiva investigación llevada a cabo para la realización de Palabras para un fin del mundo, uno de los documentales más taquilleros en nuestro país en 2020.

El documental está dirigido y producido por el realizador malagueño Manuel Menchón, que firma ahora esta obra junto al escritor y profesor de literatura española Luis Jambrina, con el propósito de ampliarla, profundizar en ella e ir más allá en la reveladora historia sobre la misteriosa muerte del pensador, aportando más pruebas documentales para evidenciar que el final de Unamuno no fue como nos lo contaron.

“La práctica totalidad de los biógrafos y estudiosos de Unamuno se atiene a la versión oficial (…) Tan solo algunos muestran ciertas reticencias, pero casi nadie ha cuestionado el relato ni se ha molestado en verificarlo o en tratar de investigar lo que verdaderamente sucedió”, sostienen los autores, que aseguran, tras evidenciar muchos cabos sueltos en el relato oficial, que “el objetivo de la obra es intentar desenterrar y recuperar la memoria de la muerte de don Miguel hasta donde sea posible. Más que defender una hipótesis o buscar una síntesis, lo que planteamos es una antítesis, algo, por lo demás, muy unamuniano. Se trata, en última instancia, de provocar el debate y la reflexión desapasionada sobre un asunto polémico».

El resultado del ensayo es un contrarrelato que, por un lado, desmonta y desenmascara la versión oficial de los hechos, construida sobre el relato del único testigo, y, por otro, demuestra que Unamuno fue objeto de una operación propagandística por la que los sublevados pretendían apropiarse de su figura y secuestrar su memoria y su legado. Su «doble muerte» lo ha convertido en un símbolo de la defensa de la cultura frente a la barbarie y de la lucha por la libertad de la palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *