Espectacular estreno mundial en Mérida de «Hipatia de Alejandría», asesinada por fanáticos religiosos

Por Horacio Otheguy Riveira

En torno a una mujer rompedora en los primero 400 años del cristianismo en la bullente ciudad egipcia de Alejandría, el veterano dramaturgo Miguel Murillo se documentó rigorosamente para luego entrar por la puerta grande del teatro y que todo fluya con diálogos ágiles, momentos de gran emoción, violencia y sabiduría en los terribles acosos de un fanatismo que brota de quienes se basan en la inmensa generosidad de Jesús de Nazareth para hacer de su mandato un foco de represión bestial.

Hipatia, hija de un filósofo, confía en la ciencia, algo que todas las Iglesias han visto con reprobación, persecución y muerte para quienes osan desafiar los dogmas divinos. En el trayecto, un espectáculo fascinante por lo mucho que el director Pedro A. Penco ha sabido aprovechar de la riqueza expositiva del texto, en manos de un elenco encabezado por Paula Iwasaki, capaz de hechizarnos con la firmeza de un personaje tan apasionante que hace de la ternura, la inteligencia y la sensualidad una tríada de fortaleza femenina que irradia muchos conflictos de actualidad sin despegarse un ápice de la época, en una puesta en escena con notable riqueza de ambientación audiovisual.

Acompañan a la joven protagonista, la conmovedora experiencia de Pepa Pedroche, ama que acompaña a Hipatia durante toda su vida, y Alberto Iglesias, el padre que siempre le ha dado fuerza y esperanza. Daniel Holguín compone la seducción física e intelectual que necesita la muchacha, dueña de superior inteligencia emocional e intelectual.

Un espectáculo de gran interés, pues el personaje no ha sido tratado nunca sobre un escenario. Se han escrito muchos ensayos y algunas novelas a partir sobre todo del siglo XX. España también se adelantó cinematográficamente con la película de gran producción dirigida por Alejandro Amenábar con Rachel Weisz de protagonista: Ágora, una obra sin duda muy lograda que, sin embargo, se queda muy pobre frente a la potencia de esta representación.

Pepa Pedroche, la feliz esclava como una más de la familia; Hipatia, Paula Iwasaki abraza a su padre, Alberto Iglesias: fuertes personajes por intérpretes que los hacen inolvidables.
La felicidad que les reunía en la foto de arriba, se ha derrumbado dramáticamente, en un comienzo de envolvente tragedia.
Daniel Holguín como el fiel compañero que hace todo lo posible por salvar de la catástrofe a la indefensa muchacha.
Guillermo Serrano es Sinesio de Cirene, discípulo cristiano de Hipatia. Sinesio asiste al asentamiento del catolicismo como doctrina oficial del imperio en Alejandría. En el universo de los personajes representa la tolerancia, la creencia de que fe y ciencia pueden ser los motores del crecimiento del ser humano.
Lujuria y odio se mezclan en la turbulenta necesidad de una Cruz que preside la ceremonia de la destrucción de la inteligencia. El lascivo verdugo, José Antonio Lucio, Pedro el lector.

… HIPATIA.- ¿Por qué me hacéis esto? ¿Por qué soy mujer? ¿Por qué una mujer es capaz de haceros frente y hablaros? Sé que puedo convencerte. Aún hay tiempo. Déjame que te hable al corazón desde el mío.

PEDRO EL LECTOR.- ¿El corazón? ¿Tienen corazones las brujas? ¿En qué lugar del cuerpo? (La manosea) ¿Aquí o aquí?

HIPATIA.-Escúchame desde tu fe de cristiano.

PEDRO EL LECTOR.- ¡Calla! No pongas ese nombre en tu boca.

HIPATIA.- Déjame que te hable de mí, de lo que hago en mi cátedra… de lo que enseño…

PEDRO EL LECTOR.-¡No! Sólo hay tiempo para el arrepentimiento.

HIPATIA.- No pido perdón, no me arrepiento de nada. Si he errado en algo, si mi ignorancia ha molestado a alguien, sabed que no era mi voluntad hacerlo así. Podréis acabar conmigo, destruir mi obra, borrar mi memoria, pero la órbita que todo lo preside, siempre vuelve a acercarnos y  acercará nuestros corazones…

 

__________________________________________________
Otras creaciones de Paula Iwasaki en CULTURAMAS
_________________________________________________________________________________________________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *