Rock and roll patrio. No digas que fue un sueño

 

IMG_7481

 

Por Carmen Moreno.

A los españoles siempre se nos acusó de no saber jugar a baloncesto y no tener ni idea de rock and roll. En el primer punto ya hemos callado más de una boca exportando talentos a la NBA y formando una de las selecciones más potentes del mundo.

En cuanto al segundo aspecto… España se ha suscrito mucho más a los gustos europeos, normal si tenemos en cuenta dónde estamos, acercándose siempre a los ritmos más melódicos de la canción británica y francesa. También ha pesado mucho nuestra formación folclórica (entiéndase en el sentido más amplio de la palabra y aléjense de la copla), ayudando a formar entre los años 60-70 uno de los movimientos de cantautor más importantes de la música. Piensen que también Bob Dylan es un cantante folk.

Hubo un tiempo en el que se pensó que el rock sólo se puede cantar en inglés y, dado que nuestra capacidad bilingüe siempre ha estado en entredicho, era un poco complicado hacerse un hueco en el panorama rockero internacional. La llegada en los 80, esos años extraños e irrepetibles, supuso la llegada de algunos grupos que se salían de la estela de los Stones, Springsteen, AC/DC, etc… y se adentraban en el peligroso mundo del rock edulcorado, del que no decía nada y subía la diabetes del más sano. Canciones que cantaban las exquisiteces del Mediterráneo de Benidorm. 

Había, obviamente, exquisitas excepciones como fue el caso de Tahúres Zurdos, Mercedes Ferrer; antes el rock andaluz con Alameda o Triana. Años más tarde, con la irrupción en el mundo discográfico nacional de Dover (cantando en inglés) o War Cry, el rock español dio un salto cualitativo.

Ahora, año 2013, sin pausa pero sin prisas, llegan a nuestros escenarios un grupo madrileño que arrasa con su música. Una formación que se creó en 2010, pero que fue en 2012, con la publicación su EP, “Alarmantiks”, cuando demostraron que esto no era un juego, sino una apuesta sobre seguro. 

Alarmantiks son cuatro músicos de carreras dispares que creen tanto en lo que hacen que no dudaron en tirarse a la carretera el verano pasado para hacer conciertos por toda España sin saber muy bien dónde acabarían tocando. Sí, algunas fechas estaban cerradas, pero hubo actuaciones en la playa sin que mediara dinero, para que la gente les conociera. Y es que los Aragón-Alarmantiks saben que su proyecto es potente, que tiene posibilidades de salir adelante por encima de cualquier vicisitud.

Ya se habrán dado cuenta de que ha aparecido uno de los apellidos con más peso dentro de la escena artística española, Aragón. Sí, estos músicos vienen de aquellos que recuerdan, “los payasos de la tele”. Lo llevan a gala, pero lo callan para que su apellido no pese, para que les escuchen sin prejuicios.

Tienen ustedes el EP de estos madrileños (ya deberían tenerlo, háganme caso), lo escuchan y piensan: “No están mal”. Así que se deciden a ir a uno de sus conciertos y ahí sienten la fuerza en estado puro. Sí. Alarmantiks es 100% producto español con una calidad en sus composiciones y su directo propios de los grandes, de los que ya no tienen nada que demostrar.

Un directo en el que la guitarra eléctrica (Gonzalo Aragón), el bajo (Rodrigo Aragón, Rolo), los teclados (Alejandro Aragón) y la batería (Alonso Aragón), se fusionan para arrojar sobre nosotros una vaharada de buena música, la mezcla del mejor pop británico actual con el rock potente que buscábamos en los grupos de siempre. Sin llegar a ser extremos en su propuesta. Canciones para ser consumidas, pero con la rabia de quienes quieren buena música.

Si aún no les conocen, vean algunos de sus videos:

Pero no se dejen engañar por la contención que reflejan estos y vayan a sus conciertos. Es ahí donde verán la garra de unos músicos que no se dejan sujetar.

 

Conciertos en Madrid:

– 21 de febrero: Café la Palma

– 13 de marzo: Sala Siroco (con Octavo Pasajero)

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.