Los herederos y los libros póstumos

Categoría: +Medios,top1 | y tagged con | |

Mario Benedetti

A partir de la publicación de los poemas inéditos de Mario Benedetti, el agente literario Guillermo Schavelzon escribe en Revista Ñ sobre la conveniencia o no de publicar libros póstumos. ¿Franz Kafka es el modelo a seguir? ¿O es una excusa para que los herederos publiquen todo lo que encuentren escondido en armarios infinitos, con el mezquino fin del beneficio económico?

Dice:

Hay una polémica latente a cuyo esclarecimiento no ayudan los intereses económicos de los herederos de escritores: ¿tiene derecho un heredero a publicar textos que un autor, en vida, decidió no publicar? Un escritor escribe mucho más de lo que publica, criterio que habla de su capacidad de selección, y tiene mucho que ver con la calidad de la obra a la que los lectores tenemos acceso. Es –debería ser– un derecho natural, literario, moral, de enorme dignidad y respeto.

La ley –y más aún la aplicación de la misma–, otorga a los herederos un margen demasiado amplio de decisión, que llega, incluso, a que aceptemos como auténtico todo aquello que, nos dicen, “apareció en viejos armarios”. Los herederos no siempre están capacitados para decidir si los textos son publicables o no.

La figura del “albacea literario”, la persona o institución a la que el escritor designa para tomar decisiones sobre sus papeles, no existe en algunos países como Argentina. ¿En quién confiar entonces ante la decisión de publicar?

Son muchos los casos de publicación de obras muy anteriores a la vejez o a la muerte de un escritor o escritora y la decisión está en manos de quienes, al hacerlo, se benefician económicamente de ello.

Los medios nos han señalado casos en que los herederos intervienen en el texto, quitan o modifican dedicatorias originales. Deciden qué cartas se publican y cuáles no. Eliminan párrafos completos. Aunque lo hagan con buena voluntad, muchas veces dañan lo que el autor quiso que fuera su obra.

Surge esta reflexión a raíz de la reciente publicación de dos poemas inéditos de Mario Benedetti ampliamente divulgada en los medios, que ya recorre como reguero de pólvora las redes sociales.

Benedetti decidió, en vida, donar su biblioteca de Madrid a la Universidad de Alicante (España), que durante años mantuvo un Centro de Estudios sobre su obra. La encargada de la clasificación de esos libros encontró unos folios con dos poemas inéditos y, sin consultar a los herederos, (la Fundación Mario Benedetti de Montevideo), los envió al diario El País, que con la mejor de las intenciones los dio a conocer.

Aquí se cometieron dos infracciones: primero, publicar unos poemas que, como muchos más, Benedetti había descartado y no publicó en ningún libro, aunque es evidente que siguió trabajando sobre ellos, porque los mismos temas y párrafos similares aparecen en otros poemas que sí publicó. Segundo, pensar que podía divulgarlos como si fueran de dominio público, sin respetar la propiedad intelectual sobre los mismos que tienen los derechohabientes del escritor.

Existe otra confusión generalizada: quien posee un manuscrito porque lo recibió del autor o lo compró, es propietario del mismo en términos materiales, pero no de los derechos de publicación o difusión de lo que allí está escrito. “Los jueces”, decía Héctor Tizón que además de escritor fue juez y ministro de la Corte Suprema de Jujuy, “no entienden demasiado de Propiedad Intelectual, y la asimilan a cualquier otro patrimonio que se trasmite por herencia”. Tizón, viejo sabio conocedor de sus dos tipos de colegas, sabía de lo que hablaba. Nadie impediría a quien recibe un bien inmueble que lo reconstruya, lo alquile o lo venda. Pero la propiedad y la trasmisión de un bien producto de la creación, tiene otros valores.

Defiendo que cualquier texto no publicado sea accesible para los investigadores de la obra de un autor, como sucede en las universidades norteamericanas, y por eso suelen ir hacia allí los archivos de muchos escritores, pero no que se publiquen sin el aval de especialistas autorizados para evaluar y tomar estas decisiones.

Fuente: Moleskine Literario

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.