Un tributo a canciones que se resisten a morir

Por Horacio Otheguy Riveira

Un musical de gran despliegue llega a Madrid el 26 de febrero para festejar el 51 cumpleaños de Nacho Cano.

Son tiempos de buenos recuerdos, de cuando se combinaba la juventud con la esperanza y la madurez con la alegría de vivir. Ahí estaba Mecano, allí estuvieron ellos, el trío más impactante de los 80, en estilo, personalidad artística y calidez de buenos amigos para millones de fans. Mecano: una chica y dos hermanos: Ana Torroja, Nacho Cano, José María Cano.  

600x245

Entre 1981 y 1992 el éxito del grupo fue extraordinario. Dentro del pop fueron versátiles y creativos, capaces de llegar donde ningún grupo musical español había llegado dentro de Europa, el mundo latino de los Estados Unidos e Hispanoamérica.   

 Mecano ofreció su último concierto en septiembre de 1992. En 1998 tuvieron un feliz reencuentro con su público que duró casi un año. Y a partir de entonces cada uno siguió un camino independiente de creativa evolución. El repertorio del grupo tuvo diversas reapariciones en musicales de éxito, alguno con final muy polémico entre el autor y el productor, pero el proceso donde se unen la imaginación y la búsqueda de perlas musicales no puede detenerse.

 La fuerza del destino realiza un recorrido por más de 30 canciones que trasladarán al público a unos años donde los cambios sociales, culturales y políticos, colocaron a la sociedad española en el camino a la modernidad, hoy lamentablemente en franco deterioro, auspiciando de algún modo una nueva —inevitable— recomposición de valores.

ny1

Mecano ha vendido más de 25 millones de discos en todo el mundo, y lo más curioso es que, aunque ya lleva más de 20 años sin subirse a un escenario, la mayoría de sus conciertos en vivo siguen siendo muy recordados en todo el mundo hispano hablante con muchas secuencias muy vistas en Internet y en vídeos grabados comercialmente.

Un grupo que continúa despertando emociones y produciendo dinero, que constantemente se escucha en las radios, incluyendo versiones de sus canciones por otros músicos y cantantes, con temas eternos relacionados con los sentimientos, las drogas o las diferentes opciones sexuales.

  En La fuerza del destino conviven las creaciones musicales de los hermanos Cano con una puesta en escena espectacular con músicos en escena y 20 actores-cantantes-bailarines que nos invitan a realizar un viaje simbólico en Metro,

donde las paradas se convierten en canciones de Mecano, y cada estación es un universo propio.

 La puesta en escena corre por cuenta de Hansel Cereza —el coreógrafo aéreo e innovador director teatral del Ballet Nacional, el Cirque du Soleil y La Fura dels baus—, con momentos de gran impacto visual en una función que combina la música en directo, la danza y la interpretación durante dos horas y media, aprovechando al máximo los estilos que el grupo desarrolló con tanto éxito: pop, rock, rumba, salsa, flamenco, soul, jazz… dentro de un espectáculo concebido para todos los públicos. 

 Entre las sorpresas —la única que se ha “filtrado” a la prensa— destaca la colaboración del propio cumpleañero Nacho Cano que participará en un tema tocando el piano.

 El espectáculo lleva meses de gira por España, y lo integran artistas que han formado parte de Hoy no me puedo levantar y de A, las últimas producciones firmadas por Cano. En Madrid sólo se representará el día del cumpleaños del maestro, procurando cerrar definitivamente el dramático episodio en que junto a sus padres se quedó en la calle, pues el productor impidió su acceso a la sala el día del reestreno del musical en septiembre 2013. Más allá de desencuentros tenebrosos, el poder cautivante de la música y sus canciones rinden tributo a un artista que ya está viviendo con entusiasmo su segunda juventud.

Mecano-actual

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.