Perfiles de(L) Primavera: Touché Amoré

 

Por Nil Rubió

 

touche-amore-edit

 

No eran buenos tiempos para el hardcore. El género ha vivido hasta no hace poco de la escucha de bandas que ya han pasado a mejor vida, o que se arrastran en conciertos más celebratorios de un pasado, que rebosantes de actualidad. Su escena underground, donde empieza y acaba todo, seguía allí, pero sin la vitalidad creativa de antaño. Está claro que bandas habrá siempre, pero la efervescencia de otros tiempos parecía abandonada. Lo cíclico del tiempo, no por repetido deja de ser constatable. También la necesidad humana de enterrarlo todo. El punk murió, pero alguien se rebeló manifestándose, que no estaba muerto. Es lo que tiene la latencia. Desde hace no muy poco, todo era indie, también en los púberes que antes se juntaban para tocar un poco de Black Flag, Circle Jerks, Minor Threat, años después lo hicieron con Bad Religion, Rancid, Green Day, NOFX… lo que se denominó emo en su momento, los Rites Of Spring, luego Sunny Day Real Estate hasta llegar a Thursday. Alguien se inventó el screamo, y en vez de desgarrar su interior con confrontación, reivindicación y espíritu confesional, la juventud perdida se empezó a dejar flequillos imposibles, maquillajes llenos de negro gótico y simular banales suicidios con un complejo malentendido de tragedia griega, más cercana a las telenovelas que a los clásicos. Luego los discípulos de The Libertines rebajaron el tremendo cóctel del señor Doherty en multitud de insulsos intentos, como otros hicieron con otros como LCD Soundsystem.

Una vez la ola pasa, la marea baja y descubre lo que el ruido vació no permitió escuchar. Sucedió con la perversión del grunge, del emo, del punk, de todos los géneros que uno pueda inventarse para especificar y particularizar el humo, y sucederá siempre. De la misma forma que la injusticia lleva a la rabia, ésta al cabreo, y de aquí a la necesidad imperiosa, instintiva y ancestral de sacarlo todo de alguna forma. Después de la tormenta llega la calma, la carga de profundidad deja paso a la superficialidad, y cuando una generación entera de ovarios y pelotas se llena de nuevo de frustración y dolor sordo, una pequeña chispa hace estallarlo todo. La música acompaña eso, o lo precede. Y todo parece indicar que algo está sucediendo. Touché Amoré es esto, frenesí, cruda honestidad desnuda, cuestionamiento perpetuo. Individual, social, político. Alguien gritándote a la cara lo jodido que está todo, y en su último disco, el excelente Is Survived By, proyectándose más que nunca hacia el futuro, preguntándose sobre el significado del legado. Del propio, del colectivo. Una celebración muy cabreada de estar aquí, aislados pero juntos al fin y al cabo, banda y audiencia, en lo que siempre ha sido género en el que esta frontera se diluye hasta la nulidad.

Fucked Up, Metz, Cloud Nothings, La Dispute, The Men, Touché Amoré, son algunos de los nombres que están revitalizando, cada uno a su manera (desde elementos del shoegaze, power pop, metal…), una escena canalla, joven y a la vez madura, que encuentra en el vaivén circular de los tiempos, el momento el que se van juntando los elementos para explosionar de nuevo.

Concierto:

29/05 Primavera Sound Barcelona. Escenario Vice (01.45)

Más perfiles

Touche-Amore

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.