Charles Chaplin, Autobiografía

Categoría: +Actual,Al filo | y tagged con | | |

«No encuentro la pobreza ni atractiva ni edificante. No me enseñó nada. (…) Por el contrario, la riqueza y la celebridad me han enseñado a ver el mundo con la perspectiva adecuada; a descubrir que los hombres eminentes, cuando me acercaba a ellos, tenían tantos defectos como el resto de nosotros».

ChaplinActualidad editorial:

Charlot, el vagabundo más querido de la historia del cine, cumple cien años. Es el momento de recuperar la Autobiografía –publicada en 1964– de su creador, Charles Chaplin, icono del siglo XX y cineasta de talento desbordante. En 1914, cuando Chaplin tenía 24 años, un director de cine le pidió que se inventara un personaje cómico para un sketch que debían rodar ese mismo día. Poco después, el actor salió de su camerino vestido con unos pantalones que le iban grandes, una chaqueta que le quedaba pequeña, un bombín y unos zapatones. También se había puesto un semibigote, y ayudado de un bastón que volteaba de vez en cuando, empezó a actuar frente al director que pronto estalló en carcajadas. Acababa de nacer una leyenda de la historia del cine.

«Gracias al humor vemos lo irracional en lo que parece racional; lo carente de importancia en lo que parece importante. También incrementa nuestro sentido de supervivencia y salvaguarda nuestra cordura. Gracias al humor nos sentimos menos abrumados por las vicisitudes de la vida».

En esta Autobiografía, el genio del séptimo arte repasa los acontecimientos de su vida: una infancia en Londres marcada por la pobreza, su llegada a Nueva York, la apertura de sus propios estudios en la costa oeste y el exilio de EEUU durante la guerra fría debido a la persecución que sufrió por parte del Comité de Actividades Antiamericanas, que lo acusó de ser comunista, como hizo con otros muchos artistas e intelectuales. En este libro, el protagonista también expresa su opinión sobre multitud de cuestiones y habla sobre decenas de personajes ilustres que tuvo la oportunidad de conocer –Gandhi, Churchill, Einstein o H. G. Wells, entre otros–. Chaplin fue la imagen y el cerebro de obras maestras como Candilejas o Tiempos modernos, películas que supusieron una innovación radical y que hoy son clásicos indiscutibles. Encarna como pocos el espíritu del siglo XX. Fue un genio del cine mudo que se resistió a aceptar la invención del sonoro. Y, cuando finalmente accedió a ello, fue para caricaturizar a Adolf Hitler, cuya imitación en El gran dictador es una de sus creaciones más memorables. Supo hacer reír sin renunciar a luchar a favor de la libertad en su sentido más amplio.

«Escribir, actual y dirigir cincuenta y dos semanas al año era agotador y exigía un gasto exorbitante de energía. Cuando terminaba una película me quedaba deprimido y exhausto, en tal forma, que me era preciso descansar en cama durante un día».

Leer esta autobiografía es también asistir a algunos de los acontecimientos más importantes del siglo pasado y conocer algunas pinceladas de los personajes más ilustres de ese periodo. El inicio de la I Guerra Mundial coincidió con el nacimiento del personaje de Charlot. Desde EEUU y contagiado del espíritu optimista americano, Chaplin esperaba que el conflicto fuese corto, pero se equivocaba… Con los años la prudencia empezó a atenuar su entusiasmo inicial. Su costumbre de leer y mantenerse informado lo salvó de arruinarse como consecuencia del Crack del 29. Durante la II Guerra Mundial, se posicionó claramente, más que junto a los aliados, contra el nazismo: «No pude tomar a Hitler en serio, “¡es un loco!”, pensé. Pero cuando Einstein y Thomas Mann se vieron obligados a marcharse de Alemania, la cara de Hitler dejó de parecerme cómica, para hacerse siniestra». La suspicacias del senador McCarthy terminaron marcando la existencia de un hombre nada conformista con el momento que le tocó vivir.

.

Su filmografía es una muestra de las transformaciones que la industria cinematográfica experimentó durante la primera mitad del siglo XX. Sir Charles Chaplin , nacido en Londres en 1889, se terminó convirtiendo en uno de los grandes genios del cine, autor de películas tan perdurables como Luces de la ciudad, Tiempos modernos o, ya en su etapa sonora, El gran dictador, Monsieur Verdoux o Candilejas. En 1952, se le impidió regresar a EEUU por supuestas simpatías comunistas y se instaló en Suiza, en Vevey, donde murió en 1977.

.

Autobiografía.  Charles Chaplin.  Editorial Lumen, 2014.  712 páginas.  24,90 €

.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.