Gloria Muñoz en una parábola china con aires de sainete misterioso

Por Horacio Otheguy Riveira

Son tantos los temas y las sugerencias que el autor de esta función ha querido meter en hora y diez de teatro que la función acaba cuando de verdad tendría que empezar. Una producción espléndida para un texto de una pobreza extrema, en un quiero y no puedo constante, desaprovechando nada menos que a dos grandes actrices: Gloria Muñoz y Lola Casamayor.

Última copia

El señor Ye ama los dragones, de Paco Bezerra (Grooming, La escuela de la desobediencia), va y viene entre el hábitat de un edificio colmena, el burdo racismo de dos vecinas castizas y su relación con dos mujeres chinas: una que vive en su mundo como si estuviera bajo la protección de la gran muralla y su hija, plenamente adaptada.

El eje argumental: un proverbio popular que se cuenta tres veces (la primera vez en el programa de mano), y las otras dos por el personaje que siempre dice lo que piensa y lo que sabe, que es mucho y preciso (gran encanto en el movimiento físico y la dicción castellana de Huichi Chiu), pero todo se produce al estilo de las malas comedias, esas en la que apenas hay situaciones que exhibir ni potentes personajes porque todo se basa en lugares comunes hasta que llega alguien y lo cuenta todo en el desenlace, en vísperas de un epílogo eminentemente visual con el que lo visto parece más rico que lo que en verdad fue.

Se quiere aunar el misterio con el mensaje social, la interrelación de gente de diversa cultura subrayando lo más banal del pueblo llano español, tarea ingrata que le toca asumir a actrices de la calidad de Casamayor (Doña perfecta) y Muñoz (Emilia), con un protagonismo mayor de esta última, pero igualmente a cargo de un texto sin interés. Y todo con algunas ínfulas, pretensiones de alguna clase de rara trascendencia…

Todos los elementos de esta Producción del Teatro Español son óptimos, desde la escenografía y los vídeos, al vestuario y la iluminación, así como la dirección general, y sin embargo no puedo más que preguntarme por qué tanto esfuerzo, tanto personal al servicio de un texto que no es más que el borrador de una obra teatral, con más buenas intenciones que resultados o, mejor dicho, con resultados que no resisten un análisis, tan cargados de flechas en diversas direcciones que no llegan a ninguna parte.

A ninguna parte interesante, claro, con personajes ramplones, situaciones muy vistas, asuntos atractivos meramente apuntados y un discurso de crítica social remanido. Eso sí, insisto, en medio de una ambientación muy lograda, hecha con el mimo “natural” de valiosos profesionales, ya que luce mucho una producción visualmente estupenda en la que también la música aporta fuerza e imaginación, a tal punto que crea expectativas de notable interés… como si de verdad en algún momento pudiera producirse la milagrosa aparición de una obra que verdaderamente tiene algo que decir.

SenorYe--644x362El señor Ye ama los dragones

Autor: Paco Bezerra

Texto escrito con la ayuda del II Programa de Desarrollo de Dramaturgias Actuales del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM)

Dirección: Luis Luque

Intérpretes: Gloria Muñoz, Lola Casamayor, Chen Lu, Huichi Chiu

Voz en off: Mayte Pascual

Escenografía: Monica Boromello

Diseño de luces: Felipe Ramos

Diseño de vestuario: Elisa Sanz

Composición musical: Luis Miguel Cobo

Diseño de videoescena: Álvaro Luna

Fotografías: Sergio Parra

Lugar: Matadero-Naves del Español. Sala 2.

Fechas: Del 18 de mayo al 3 de mayo

Encuentro con el público: jueves 9 de abril a las 21,45.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Gloria Muñoz en una parábola china con aires de sainete misterioso

  1. Pingback: “El pequeño poni”: el acoso escolar en un impecable thriller | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.