Ana Diosdado y María José Goyanes cierran el Festival de Almagro con Teresa de Jesús

Por Horacio Otheguy Riveira

 

El cielo que me tienes prometido: Teresa de Jesús en la reyerta con una princesa que imponía por todos los medios su poder de aristócrata, creando una lucha de clases en la que Dios tuvo muy poco que ver. Un conflicto humano más que humano en manos de dos grandes del teatro nacional, aportando una nueva mirada en el año Teresiano por excelencia.

 

el-cielo-4

 

El domingo 26 de julio, la última función de un Festival que lleva rindiéndose a los clásicos en un contexto histórico por demás conmovedor. Ya 38 años de este Festival y unos pocos con la actriz y directora Natalia Menéndez dirigiéndolo con el amor por la profesión que conoce desde muy joven.

El cielo que me tienes prometido es el bellísimo título escogido por su autora y directora, Ana Diosdado, después de muchos años alejada del teatro. La protagonista, en el papel de Teresa de Jesús, una gran actriz nieta, hija y madre de teatreros, María José Goyanes. Y con la producción de Salvador Collado, cosechador de notables esfuerzos, valiosos triunfos.

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Del teatro como palpitación emocional e inteligente aproximación a acontecimientos históricos, trata esta representación de un encuentro entre mujeres del que se conocen sus orígenes y resultados, pero por primera vez se exponen sus posibles discusiones, su enfrentamiento entre dos fuertes personalidades, representantes de distintos sectores sociales en el siglo XVI.

 

el-cielo-1

María José Goyanes, Elisa Mouliaá, Irene Arcos.

 

Me atrae la Teresa que enseña que Dios está también entre las cacerolas, la del día a día, la Humana en el sentido más llano de la palabra. A lo largo de su esforzada vida, de toda su lucha, conoció y trató a muchos e importantes personajes de la época, desde Francisco de Borja al mismo Rey Felipe II, que la respetó y admiró. Uno de esos personajes fue la tan controvertida y mitificada, para bien y para mal, princesa de Éboli. Ambas mujeres eran de genio vivo y dominantes en su entorno, ambas tuvieron discusiones y choques durante la construcción del monasterio de Pastrana y volvieron a tenerlos al morir el Príncipe y pretender su desconsolada esposa tomar el hábito en Pastrana… pero convirtiéndolo a su vez en su propio palacio, es decir, sin dejar de vivir y ser tratada como una princesa que manda en su casa. El choque entre ambas en ese último día de 1573 en que se vieron en esta vida tuvo que ser muy interesante.

Y este apasionado encuentro es el que finalmente imaginó y escribió Ana Diosdado y que ahora pasa por Almagro rumbo seguramente a otros teatros, otras capillas donde no se debate lo divino, sino lo humano: la batalla dialéctica entre la inteligencia y el sentimiento de una intelectual religiosa, y los caprichos del abuso de poder.

 

images

NOTA: Ana Diosdado escribió y dirigió esta función, mientras padecía una dura enfermedad. Falleció el 5 de octubre, víctima de un síncope en plena reunión en la SGAE: una despedida a la altura de su personalidad, trabajando en su ambiente, entre proyectos. “El cielo que me tienes prometido” es su legado, su última voz, entre muchos otros planes, siempre bajo los reflectores de ficciones que atraviesan la realidad para contagiarnos su propio espíritu de luchadora imbatible. La enfermedad la venció a los 77 años, pero no creo que se haya dado por aludida…

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.