La poética desde el movimiento, las cuerdas y las palabras. “Ahora 100 años”

Por Sara Zambrana

 

1. Ahora 100

 

 “¿Qué cabe deducir de todo esto? Pues no estoy seguro, la verdad; sólo de que allí por donde Verdier pasa, en los círculos artísticos y literarios que frecuenta, ‘huele a destrucción’, como dijo en efecto Baudelaire al entrar un día en una cervecería. ‘¡No!’, le decían sus amigos; ‘aquí huele a col fermentada y al sudor de las camareras…’. Pero él insistía tozudamente: ‘Aquí huele a destrucción…’ […] No cabe duda de que entre los olores que impregnaban los ambientes de aquella primera vanguardia, el más fuerte e inquietante, era el olor a pólvora. Durante unos pocos pero agitados años, la vanguardia olía en concreto a dinamita. ¿A qué otra cosa podría haber olido ese término militar: vanguardia?”

[Ángel González, Arte y Terror (2008), Barcelona, Mudito & Co.]

 

Todos podríamos deducir también a qué olieron las vanguardias históricas y la Gran Guerra; al igual que lo podríamos hacer con las miles de maldades y salvajadas que se han creado a lo largo del siglo XX y hasta la más alarmante actualidad para sembrar el miedo y el pánico, para destruir y matar: para hacer la guerra.

Si bien el tema que nos ocupa aquí es otro, mucho tiene que ver sin embargo con el arte vanguardista de fin de siglo y los llamados primeros “ismos”, es decir, con ese arte amable, despreocupado arte, de temas cotidianos y desahogados, como grandes jardines, fiestas o cafés, pero también de ese otro arte tan combativo y fervoroso, de idólatras de la máquina y la metrópolis, de la pulsiones inconscientes o del espíritu rejuvenecedor.

2. ahora 100

Es el arte europeo de principios de siglo el tema de la representación Ahora 100 años, obra multidisciplinar en la que se conjugan danza, música y teatro. Sin más escenografía que un solemne violoncello, con el más simple de los vestuarios, las dos figuras de Esteban Bruno (actor y bailarín) y Marina Barba (violoncelista, bailarina, profesora e investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid) nos ofrecen una suerte de compleja tragedia que, como ellos mismos indican, en realidad es una cuestión atemporal, a lo que añado que es el drama sobre cómo la sociedad, tremendamente embrutecida, puede corromperse y llegar a organizarse, vulgarizar e imponer que la diferencia, por simple, banal o absurda que sea, puede ser peligrosa, debe ser perseguida y hasta aniquilada.

Para tratar este asunto, Barba, la directora, tiene como base las maravillosas memorias del austriaco judío Stefan Zweig, Die Welt von Gestern, publicadas de forma póstuma en 1942 tras el suicidio del autor poco tiempo antes en su exilio brasileño y cuidadosamente editado en castellano por Acantilado como El mundo de ayer. Memorias de un europeo. Un testimonio demoledor y extraordinariamente emotivo acerca de la fatalidad de los totalitarismos y la irracionalidad y crueldad de las guerras.

Suicide 1916 George Grosz 1893-1959 Purchased with assistance from the Art Fund 1976 http://www.tate.org.uk/art/work/T02053

George Grosz, Selbstmörder (Suicidio), 1916, Tate Gallery (Londres)

A un tema harto sensible que difícilmente deja indiferente, tenemos que añadir la palmaria belleza que caracterizan tanto al emotivo diálogo entre las danzas contemporánea y clásica, al grave y tan hondo sonido del cello como a la fuerza del timbre de la voz masculina.

De hecho, durante toda la representación fui incapaz de desviar la mirada del escenario ni en un solo momento, no sólo debido a la constante intensidad que caracteriza el tono de la obra, sino por las extraordinarias actuaciones de los protagonistas y, principalmente por los indescriptibles juegos de miradas, tan pasionales a la vez que desgarradores.

Pero la creatividad y originalidad de Ahora 100 años no acaba aquí; con el fin de representar simbólicamente a las principales potencias de la I Guerra (Francia, el Imperio alemán, el Imperio austrohúngaro y el reino de Italia), se crean interpretaciones de aquellos “ismos” a través de una magnífica y representativa selección de obras musicales teniendo como vínculo común su fecha de realización: 1914. Nos adentramos en el impresionismo francés con la Passacaille del Trío en La menor de Maurice Ravel y el esplendor del ballet ruso con La Consagración de la Primavera de Igor Stravinsky en su etapa parisina; en uno de los expresionismos alemanes por medio de la I Suite para violoncello de Max Reger; en la vanguardia húngara con la Sonata op. 8 para cello solo Zoltán Kodály; y en la italiana con la voz y el uso del intonarumori, instrumento por excelencia de los futuristas. Por supuesto, se hacen presentes asimismo con la poética danza de la que recuerdo especialmente cautivadora una de las coreografías, a mitad de la obra, y en la que los cuerpos se entrelazan de una forma bellísima, se atraen y se repelen, se contraen o se expanden, se provocan o caen completamente sofocados y exhaustos.

Justamente en esta coreografía me maravilló el trabajo de Barba quien, con su baile insinuante y casi depravado, trajo a mi mente la emblemática secuencia en la que el malicioso robot creado para suplantar a María (en ambos casos, Briggite Helm) y sembrar y extender el mal, realiza un seductor baile que a todos embruja y enloquece; supongo que Barba tenía muy presente el imaginario de la genialidad de Fritz Lang, Metropolis (1927). En todo caso, los bailarines recorren y llenan todo el escenario  con movimientos de equilibrios y tensiones, de roces sutiles y brusquedades, de resistencia, lucha y abandono y apatía, de ternura y rencor: de amor y de odio.

En definitiva, es una obra que logra escudriñar nuestras conciencias, cautivarnos y emocionarnos, que es capaz de sacar arte del horror.

FICHA TÉCNICA Y ARTÍSTICA

Texto basado en El mundo de ayer de Stefan Zweig

Versión y dirección: Marina Barba

Actor y bailarín: Esteban Bruno

Violoncelista y bailarina: Marina Barba

Compañía: A Pie de guerra

Sala Tarambana

C/ de Dolores Armengot, 31, Madrid

Jueves 26 de noviembre y 3 de diciembre. 21 horas

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.