Cómo contactar con una editorial o agencia. 5 elementos que deberías incluir en tu mail

Categoría: Consejos para escritores |

Soy Amalia Sánchez, creadora de Hera Ediciones. Desde hace 11 años ayudo a los escritores a preparar su novela para publicarla y trabajo con ellos para multiplicar sus lectores.

Hoy me gustaría hablarte de 5 elementos que deberías incluir en tus mails de contacto con editoriales o agencias, especialmente si es tu primer correo de contacto.

Pero antes me gustaría regalarte algo.

Haz clic aquí y descárgate gratis mi informe “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo)”, donde descubrirás unas claves básicas para saber qué es lo que debes decirle al editor en ese primer contacto que mantengas con él, y qué es aquello que debes omitir en un primer mail de contacto si de verdad quieres tomarte en serio tu carrera como escritor y quieres publicar.

Como te decía, a la hora de contactar con editoriales y agencias partimos de la base de que no es sencillo llamar la atención de las editoriales por la enorme cantidad de mails que estas reciben todos los días. Hay editoriales que no tienen problema para contestar todos los correos que reciben. Pero hay otras que solamente reciben propuestas de agencias. O que les cuesta aceptar a escritores noveles o con poco recorrido literario.

Y a la hora de leerlos, todos estos correos son iguales, así que lo que el editor hace es apretar el borrar de DELETE, o lo que es lo mismo, borrar.

Diferénciate de los demás

Las editoriales (y también las agencias en algunos momentos) reciben una gran cantidad de mails anodinos, que no dicen nada.

Tanto, que en algunos momentos ni siquiera hablan del libro, sino que el autor se dedica a venderse como una auténtica reencarnación de Shakespeare. Error. El editor no tiene tiempo de leer tu currículum porque no le interesas tú, sino tu creación.

No sé si habrás contactado en algún momento con alguna editorial y si habrás obtenido respuesta o no.

Si no te han contestado, puede ser porque la editorial en este momento no estaba dispuesta recibir más originales.

Pero puede ser también porque tu correo no haya sido el adecuado. Vaya, que ha sido uno más del montón y ha terminado en la sección de Papelera del ordenador del editor.

No olvides tu competencia

¿No has pensado en la cantidad de competencia que tienes, y en la cantidad de escritores que como tú llaman todos los días a las puertas de los editores?

A veces creemos que somos tan buenos, que nuestro libro es tan original y está tan bien escrito, que pensamos que somos los únicos que contactamos con las editoriales. Que el editor no podrá resistirse a invertir en nuestra obra porque no se ha escrito nada igual. Y que con nuestro mail caerá rendido.

¿Estás seguro que esto es así? Es más, ¿por qué piensas que eres único y genuino, si después no eres capaz de escribir un mail que atraiga la atención del editor? Puedes estar seguro que en el momento en que tú lances ese correo, otros 200 más estarán entrando en la bandeja de entrada.

¿Por qué te va leer a ti frente a los otros? ¿Qué tienes tú de especial?

¿Y cómo escribir un mail a una editorial para que te diga sí?

Pero ¿cómo contactar con una editorial o agencia?

Vamos a ver los 5 elementos que en, en el caso de mi agencia, siempre me gusta recibir en los correos que recibo porque me aportan muchísimas pistas sobre el escritor.

Paso 1: Menciona qué es lo que te gusta de la editorial a la que te diriges: qué te atrae y por qué quieres editar con ella.

Si tienes la suerte de haber tenido algún contacto previo, no dudes en decirlo también. Y si conoces a alguien dentro, igualmente.

Lo que tienes que hacer para tener esta información es crearte una buena base de contactos editoriales. Y no olvides nombres, apellidos y cargos. Por supuesto, no te olvides de mirar minuciosamente qué tipos de manuscritos reciben y en qué momentos.

No todas las editoriales aceptan textos durante todo el año. Te llevará tiempo preparar esta información, pero es un paso elemental para que no patines a la hora de enviar tu libro.
¿Por qué contactas con la editorial?

Paso 2: Dile al editor cuál es la razón específica de enviarle tu correo.

No le comentes solamente que quieres publicar. Recuerda, como tú hay otros 1.000 escritores más que tratan de venderle lo mismo. Si le dices esto, te aseguro que no seguirá leyendo, le dará a borrar sin más. Diferénciate, ese debe ser tu mantra.

Has de ser diferente, así que ten clarísimas cuáles son las 5-10 potencialidades de tu libro. Es decir, qué diferencia a tu obra de la competencia directa y por qué debe elegirte a ti frente a los demás. Si no sabes o tienes dudas, habla con profesionales que te ayuden a verlo con claridad.

Mira estos dos ejemplos: “Contacto contigo porque me gustaría que revisaras algunas páginas de mi manuscrito para considerar después su publicación”. No es lo mismo que decirle “Te envío el libro completo para que lo revises y me edites“.

¿Quién eres y por qué contactar con la editorial o la agencia?

Paso 3: Dile quién eres al editor o al agente y qué estás buscando.

No es el momento de contarle tu infancia, cómo comenzó tu afición por la escritura ni de venderle tu currículum.

Simplemente dile quién eres, si has escrito más obras o cuál es el libro por el que les has contactado. Cuéntale qué es lo que buscas en ellos, pero sé realista. No vayas de “sobrado” ni pretencioso, porque eso echará para atrás al editor.

¿Qué es lo que necesitas del editor? Díselo

Paso 4: Realiza una descripción de qué es lo que necesitas.

Por ejemplo, dile que te gustaría editar porque llevas tiempo trabajando en tu libro. Por eso, en primer lugar te gustaría que te revisase una muestra de escritura.

Y aquí viene la clave. Estate seguro al 100% que tu libro es tan bueno como se lo estás vendiendo. No puedes decirle que has escrito “El Quijote” si después el editor va a ver una muestra y el inicio es aburrido. Ah, y no hablemos ya si se encuentra errores o faltas de ortografía.

Por favor, no arruines tu carrera como escritor antes de comenzar por las prisas o por no querer consultar con expertos. Dando este paso ganarás tiempo, tranquilidad y seguridad.

Paso 5: Al final del mail deja tus datos de contacto por si el editor los necesita: nombre completo, correo electrónico y teléfono.

Mejor aún si tienes creada una firma profesional con contacto a tus redes sociales y tu página web. Así podrá echarle un vistazo y ver cómo trabajas.

Por último, tu mail no debe ocupar más de 10 líneas (el editor no tiene tiempo para leer más). Y no adjuntes muestra de escritura salvo que en la web venga así solicitado y referido.

Por supuesto, si tienes alguna pregunta sobre alguna de las cuestiones que te he planteado, contáctame.

Y recuerda que puedes descargar mi ebook gratuito para conquistar a las editoriales haciendo clic aquí.

Gracias.

PD: Si este artículo te ha ayudado, compártelo con otros escritores que quizá también puedan inspirarse 🙂

Soy Amalia Sánchez, soy periodista, asesora y coach literaria. Desde hace más de 10 años ayudo a publicar y a llegar a librerías autores exigentes que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Tú quieres esto? Te ayudo a conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.