“En tierra (Grounded)”, la muerte en un click

Por Alberto Medina

En el 36 Festival de Teatro de Málaga también existe la oportunidad para conocer obras más arriesgadas, esta vez en la forma de monólogo. “En tierra” denuncia la frialdad tecnológica de las guerras actuales, y que cada movimiento de nuestras vidas está siendo grabado por una instancia superior.

“En tierra” llegó por primera vez a España de la mano de Isabelle Stoffel (candidata al MAX 2014 a la Mejor Adaptación Teatral por “La rendición” y recién nominada a los Premios Miguel Mihura como mejor actriz) y del guionista, director teatral y cinematográfico, con varias nominaciones al Goya, Sigfrid Monleón. La obra representa la vida de una piloto de caza que, a causa de un embarazo suspende su actividad, y al volver la envían a dirigir drones. Se dedica a matar terroristas con un botón, y poco a poco la frialdad del trabajo va inundando toda su vida en una ciudad de Nevada, el colorido y siniestro paraíso del juego en Casinos.

Esta obra de George Brant, que estrenó en 2013 (y que recibió el prestigioso premio Smith Prize 2012 de teatro político americano) expone al público las consecuencias en los pilotos del manejo de los drones. Puede que el debate sobre la moralidad del uso de los drones ya sea agua pasada (en la obra hace un chiste con drones diseñados por una famosa empresa juguetera), pero queda por estudiar su efecto en los conflictos bélicos y el coste psicológico en las personas. Él mismo investigó durante muchos meses cómo funcionaban estos aparatos voladores, y sobre todo el efecto de estrés traumático que sufrían sus pilotos.

El personaje que interpreta Isabelle tiene el mismo comportamiento gestual que sus compañeros pilotos. A veces presume de un peinado andrógino, usa un vocabulario entrecortado y masculino, y le encanta gritar las canciones de AC/DC por cualquier carretera de Nevada. Aunque quizás esta fachada de fuerza viril se rompe por la maternidad. Ella se hunde en la existencia monótona de turnos de 12 horas, casi el trabajo aburrido de una teleoperadora (un paralelepípedo gris y diferentes neones simulan su espacio psicológico), solo interrumpido por momentos cargados de adrenalina. Se queja de la monotonía del gris en comparación con la alegría del azul del cielo de otros tiempos, mientras su cuerpo asume la rigidez de quien se sienta delante de una pantalla todo el día. Incluso se demora en la eliminación de los objetivos para recrearse en la destrucción de los culpables como Dios en el Antiguo Testamento.

Y para aquellos que gustan de artesanía teatral comentar que en la obra aparece una canción de la cantante Tulsa (Miren Iza) que ella misma ha compuesto para este espectáculo. Además, la propia Stoffel creó la compañía responsable del espectáculo, Recycled Illusions, en colaboración con artistas de diferentes disciplinas y lugares.

Próxima fecha:

Viernes 22 de febrero Ontiyent (Valencia) Sala Gomis, a las 22 horas.

Autor: George Brant
Traducción, versión e interpretación: Isabelle Stoffel

Dirección: Sigfrid Monleón e Isabelle Stoffel

Escenografía: Silvia de Marta.

Diseño de luz: Pilar Velasco.

Espacio Sonoro: Suso Saiz.

Canción Original: Tulsa (Miren Iza).

Vestuario y diseño gráfico: Laura Renau.

Fotografía: Pilar Villalain.

Ayudante de sonido y luz: Sara Moyano.

Ayudante de producción: María José Martín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.