La tradición de los juegos de azar en España

Categoría: Más cultura |

Los juegos de azar están más presentes que nunca en la cultura española. Al fin y al cabo, España es un país con una gran tradición y afición por los juegos de azar. Una afinidad hacia el recreo y el entretenimiento heredada de los romanos. La civilización romana ha dejado un legado cultural imborrable que pervive hoy en día en el territorio español. Este pueblo era muy aficionado a los juegos de azar, especialmente a los dados. Sin ir más lejos, el término jugador proviene del latín aleator, que por aquella época poseía connotaciones negativas, y que también se alza como la raíz del término aleatorio. Más allá de los romanos, el juego en sus diferentes versiones y modalidades está presente en casi todas las culturas occidentales y orientales, siendo un fenómeno universal en las sociedades humanas.

Con el paso de los años, los juegos de azar se popularizaron cada vez más en España. De hecho, también han estado presentes en la literatura, como es el caso de la obra picaresca Rinconete y Cortadillo, una de las doce novelas cortas que Miguel de Cervantes escribió entre 1590 y 1612, y que denominó “ejemplares”. Esta obra contiene la primera referencia escrita sobre ‘La Veintiuna’, juego precursor del blackjack. En cualquier caso, el arraigo y la aceptación social que tradicionalmente han tenido este tipo de modalidades han sido algunos de los factores determinantes de la popularidad que han alcanzado los juegos de azar a lo largo y ancho de la geografía española. Sin ir más lejos, el 81,9% de los residentes en España mayores de 18 años jugó a alguna modalidad durante el 2016.

Los juegos de azar siempre han contado con un gran respaldo por parte de las autoridades españolas, especialmente a partir de la Transición, periodo en el que el país dejó atrás el régimen dictatorial del general Francisco Franco y pasó a regirse por un sistema democrático. En el año 1977 se legalizaron los juegos de azar basados en destrezas y habilidades. A partir de ese momento, empezaron a proliferar los casinos y lo salones de juego por toda la geografía española. Sin embargo, los españoles tuvieron que esperar cuatro años más para poder disfrutar de las máquinas tragaperras y otros juegos similares. El aspecto más curioso es que esta nueva normativa permitió establecer las máquinas tragaperras en sitios como bares, restaurantes o cafeterías. Una medida innovadora que potenció la popularidad de los slots, modalidad que se convirtió en un auténtico boom sin precedentes en la historia de España.

La aparición del juego online en España

El cambio legislativo más significativo que ha afectado a los juegos de azar ha sido la entrada en vigor de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego. A partir de ese momento, el juego online se convirtió en una actividad legalizada y regulada en España, gracias a la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), organismo regulador del sector del juego que concede las licencias de juego a los operadores que quieren operar en el territorio nacional. De esta forma, los aficionados a los juegos de azar pueden disfrutar de una amplia variedad de modalidades de juego desde cualquier sitio, con el único requisito de tener un dispositivo electrónico con acceso a internet. Unas facilidades que han situado a los casinos online como una de las formas de entretenimiento más demandadas de la sociedad actual.

La aparición del juego online ha provocado un cambio cultural en el mercado español, tal y como se puede comprobar en las cifras que maneja el sector del juego en la actualidad. El sector del juego en España movió, en términos de cantidades jugadas, 32.383 millones de euros en el año 2018, según se desprende del Anuario del Juego en España 2019 publicado por el Consejo Empresarial del Juego (Cejuego), en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid. De esa cifra, un total de 9.870,3 millones corresponden al juego real, o lo que es lo mismo, la diferencia entre las cantidades jugadas y los premios otorgados a los jugadores. Esto representa el 0,9% del Producto Interior Bruto (PIB) de España, siendo uno de los sectores con más peso en la economía nacional.

La modalidad más popular de los casinos online

Los clásicos juegos de azar han dado el salto a los casinos online en un ejercicio de supervivencia ante la situación que viven los establecimientos de juego físicos. El caso más interesante es el de las máquinas tragaperras, una modalidad que siempre ha formado parte de la cultura española debido a su presencia en la mayoría de los bares repartidos por el territorio nacional. Según los datos de Cejuego, la facturación de las slots, conocidas en el sector del juego como máquinas B, ha disminuido un 35% desde el año 2008, cuando sus ingresos ascendían a cerca de 4.400 millones de euros. En la actualidad, los ingresos de las tragaperras se sitúan en cerca de 2.880 millones de euros. Una bajada motivada por la transformación que ha experimentado el sector del juego en los últimos años, especialmente debido a la aparición de los casinos online.

El descenso de las máquinas b contrasta con el éxito de las máquinas tragaperras online, De hecho, las slots tuvieron una cuota de mercado del 54,73% dentro de los casinos online durante el año 2018, según los datos publicados por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). Una cifra con la que se han consolidado como el segundo juego de azar favorito para los jugadores españoles, sólo superado por las apuestas deportivas. No hay duda que las tragaperras viven una segunda juventud en el ámbito digital, ya que han conquistado a las nuevas generaciones con su amplia variedad de temáticas y sus interesantes premios en las plataformas de juego online. Una modalidad que no pasa de moda, a pesar de tener más de 30 años de historia. Al fin y al cabo, tan sólo queda adaptarse o morir a la cultura digital para sobrevivir en la sociedad actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.