Entrevista a Juan Luis Moreno Somé, un cineasta en continuo aprendizaje

Por Alejandro Contreras.
 

Juan Luis Moreno Somé (Fotografía: Alejandro Contreras)

Con tan sólo 14 años viendo un pase de El día de la bestia (1995) se dio cuenta de que lo suyo es el cine. Quince años después lo está haciendo realidad. Con siete cortometrajes a su espalda y un octavo aún en preparación prosigue su formación en la escuela CECC de Barcelona para diplomarse en Dirección Cinematográfica.

 

El malagueño Juan Luis Moreno Somé es un cineasta en continuo aprendizaje. Ha cursado multitud de cursos, campus y seminarios de los que ha tratado de extraer lo máximo posible de profesionales de la talla de Milos Forman, Ramón Salazar, Juanma Bajo Ulloa o Gracia Querejeta. No ha desestimado el aprender a la vez que colaboraba en otros proyectos de compañeros suyos donde incluso aparte de trabajos técnicos o creativos sorprende verle interpretando papeles en ellos.

 

Recientemente ha sido premiado por el Colectivo Croma por su cortometraje Porque la vida puede ser maravillosa (2010) y está ultimando un cortometraje inédito, En la penumbra (2011), donde además de las tareas de dirección es responsable del guión y de la producción. Participó en las última dos ediciones del Festival de Málaga de Cine Español (FMCE) ya que consiguió que tres de sus cortometrajes fueran finalista en la sección de Videocreación.

 
 

FILMOGRAFÍA DE JUAN LUIS MORENO SOMÉ

Cortometrajes

En la penumbra (2011)

Porque la vida puede ser maravillosa (2010)

Yo también te quiero (2010)

Infieles (2010)

Petanca (2010)

You Angel You (2009)

Reyes (2009)

Tengo mis razones (2008)
 
 
 
 

ARRANCANDO EN EL MUNDO DEL CINE

CulturamasCine: Cuentas que viendo un pase de El día de la bestia (1995) de Alex de la Iglesia con tan sólo 14 años descubriste que quería dirigir películas. ¿Qué viste en esa película que otras antes no habían conseguido crearte esa vocación?

Juan Luis Moreno Somé: No te podría explicar a ciencia cierta Alejandro, es como preguntarle al cielo, ¿que ves? Simplemente me sentí maravillado por una historia tan original, tan bien contada, con esa mala leche y ese….. “todo” que significó tanto para mí. Además me pilló en una época bastante sensible: mi padre había fallecido recientemente, no iba muy bien que digamos en los estudios, y precisamente ese día que la pusieron (era el pase de estreno en Canal+) ocurrió otro acontecimiento inesperado lo cual me obligó a dormir en casa de mi tía esa noche. ¿Quién me iba a decir que ese día acabaría viendo la película, además de un director español, que me marcaría para siempre? Desde que iba de pequeño al cine con mi padre (con decirte que la primera película que recuerdo ver en el cine es Masters del Universo (1987)) yo en el fondo siempre he sabido que tarde o temprano acabaría en el mundo audiovisual.

 

C.C.: ¿Qué fue lo más complicado a la hora de dar forma a esos deseos como adolescente de dedicarte al cine? ¿Contaste con el apoyo de tu familia?

J.L.M.S.: Mi familia siempre me ha apoyado en cuanto a cumplir este sueño se ha dicho, nunca he tenido quejas ni reproches al respecto en cuanto le dije a mi madre lo que quería hacer, lo cual le estoy tanto a ella como al resto completamente agradecido. Aunque ella en un principio quería que hubiera acabado siendo abogado o cura (risas)… mejor ni pensarlo. En cuanto a tu primera pregunta, lo más difícil para mi fue acabar la Secundaria y el Bachiller, ya que me dije a mí mismo que no quería empezar unos estudios cinematográficos sin tener al menos esos títulos académicos, para posteriormente poder comenzar mis estudios superiores en el centro de formación Cesur.

 

C.C.: Tras conseguir un título como técnico superior en realización audiovisual en el centro de formación Cesur (Campanillas, Málaga), te diriges a Barcelona para estudiar cine en el CECC. ¿Cómo llegas hasta allí y qué supone en lo profesional tus estudios allí en Barcelona?

J.L.M.S.: Yo tenía muy claro que en Málaga no iba a poder seguir formándome en cuanto a cine se refería (afortunadamente hay ahora un par de escuelas que están arrancando), por lo que ya que tenía pensado marcharme hace tiempo, de hecho Cesur no fue mi primera opción, yo tenía pensado irme a Madrid a alguna escuela tipo la ECAM, pero fue un técnico de sonido amigo mío quien me recomendó la opción Cesur para comenzar la formación.

 

Desde entonces tuve la ocasión de conocer a varias personas a las que actualmente sigo llamando amigos y compañeros y con los que comencé a colaborar en varios trabajos audiovisuales, además de otros tantos ajenos a Cesur como mi habitual técnico de sonido y músico Dani Álvarez. Entonces al acabar Cesur tenía la necesidad de seguir formándome, y fue mirando varios lugares para estudiar cuando lo vi claro: Barcelona. Aunque yo pensaba, ¿qué se me ha perdido a mi allí, si ni siquiera hablo catalán? (Risas) Haciendo una visita a ciudad Condal fue cuando me enamoré de la misma y me encantó ese ambiente de cine que se respiraba en la escuela, el CECC. Al visitarlo me dije, aquí me quedo yo. Profesionalmente ha sido la mejor decisión que he tomado, y allí también conocí a varias personas que son, y espero sigan siendo, mis amigos y compañeros del audiovisual.

 

C.C.: Además de que te gusta el cine de Alex de la Iglesia, hay muchos títulos de cine fantástico entre tus favoritos del cine español (Abre los ojos (1996)Los Cronocrímenes (2007)Rec (2007)El laberinto del fauno (2007). En los cortometrajes que has rodado hasta la fecha apenas hay componente fantástico, tan sólo un pequeño guiño en Tengo mis razones (2008). ¿El fantástico es un género que te interesa sólo como espectador o te gustaría incorporarlo en tus próximos trabajos?

J.L.M.S.: Me gustan casi todos los géneros cinematográficos y más aún, ya que los directores de cortos tenemos esa suerte, me gustaría probar géneros distintos en cada trabajo que haga. Fíjate en Billy Wilder, no importa lo que él hiciera, comedia, thriller, policíaco, drama, etc., siempre le salían unas películas magníficas y que tanto gustan (ojo, jamás me compararé con el maestro). He realizado comedias, dramas, thrillers, incluso documental, cine negro el último y aún me quedan muchos más trabajos por realizar. El fantástico me interesa como espectador y también quiero grabar algo, de hecho hay un guión por ahí con idea original mía y escrito por mi amigo Salva Martos (director de Terapia de choque (2010)) de título La noche, en el que mezclamos terror, fantasía y thriller, que tarde o temprano se realizará, probablemente en Málaga.

 

C.C.: ¿Qué cineasta te han influido más a la hora de rodar tus historias?

J.L.M.S.: Yo creo que ningún cineasta me ha influido “directamente” o que yo diga voy a hacer esto como hizo éste. ¿Tú crees que algunos de mis cortos se parecen algo al trabajo de Alex de la Iglesia? Siento una enorme admiración por muchos directores: Fritz Lang, Alfred Hitchcock, Steven Spielberg, Ingmar Bergman, Clint Eastwood, Quentin Tarantino, entre otros. Igual Reyes (2009) tiene cosas tarantinianas, pero no fui buscando su estilo (que me encanta). Él tiene el suyo, se empapó viendo mucho cine de genios como Jean Luc Godard, Sergio Leone, Kenzo Muzoguchi, etc., y creó un sello, ¿sabes?, al igual que estos directores nombrados tienen el suyo…

 

Eso sí creo que las influencias, no los estilos de otros, son importantes cuando desconoces el género o como se realiza una historia. Si te quieres dedicar a esto tienes que saber desde el principio qué tema o cosas quieres contar o qué te interesa o llama la atención, y luego conocer las pautas para llegar a un objetivo, sea un corto, una animación, lo que sea, y probar, y grabar mucho mucho. La práctica lleva a la perfección, para mi es una realidad, pero si que es verdad que solo viendo como lo han hecho otros antes que tú, es como realmente vas a conocerlo y aprenderlo. Un ejemplo tonto, para éste último corto En La Penumbra (2011), me tiré todo el verano pasado viendo una película de cine negro antes de dormir, recomendadas unas, y yo informándome de otras, por mi profesor Xavi Puebla, director de Bienvenido a Farewell-Guttman (2008). Desde Tener y no tener (1944), a El halcón maltés (1941), Cayo Largo (1948), Los sobornados (1953), La mujer del cuadro (1944), etc., ya que no conocía las reglas, pautas, directrices de cómo realizar este género del que, particularmente, he acabado muy satisfecho.

 

C.C.: Además de dirigir tus cortometrajes, escribes tus propios guiones. La muerte, las drogas, las relaciones de pareja, la infidelidad o el compromiso son algunos temas que aparecen en tus trabajos. ¿Dónde encuentras o has encontrado la inspiración para idear tus cortos? ¿Qué criterios sigues a la hora de seleccionar entre todas tus ideas la que finalmente rodarás?

J.L.M.S.: Si te das cuenta, son cosas cotidianas del día a día, miedos, vivencias, cosas que decimos y otras tantas que pensamos y nos las callamos. Particularmente me siento cómodo grabando cortos sobre cosas que conozco, o que pienso, que me han contado, he vivido, para mí es el día a día. Mi criterio es lo que el corazón me mande en ese momento, he tenido varias ideas en varios momentos de mi vida que han sido más que desechadas, o siguen estando en el cajón (como el nombrado corto de terror) o que tengo intención de hacer próximamente, de hecho una próxima idea es una experiencia personal bastante bochornosa y, podemos llamarla, patética que me ocurrió en un certamen de cortos que conté como anécdota a un par de personas, y esto mismos me dijeron “ahí tienes una historia”, cosa que al principio ni pensé, ni le di la menor importancia, pero actualmente estoy trabajando en ello ya que he encontrado el tema, como lo quiero hacer y en que clave contarlo. Ideas hay muchas, intuiciones o sentimientos sobre que grabar, bastante pocas.

 

C.C.: En alguna entrevista tuya he visto que destacas como el principal leit-motiv a la hora de rodar el ir superándote a todos los niveles, y que también mejoren los que colaboran contigo. Aparte de ese sentimiento de búsqueda de la perfección, ¿qué otras motivaciones tienes a la hora de contar una historia?

J.L.M.S.: Sobre todo que haya gente que se sienta reflejada o identificada con alguna historia, por ejemplo, con Reyes (2009) me pasó que una persona cercana me contó que alguien le había preguntado si yo era machista, por aquello de que uno de ellos se apuesta la novia, pero si te fijas, mi idea, que no tiene nada que ver con el machismo ni muchísimo menos, fue un mensaje sobre los valores de la amistad, y que hay cosas más importantes que los bienes materiales, cuando escuché eso, fue cuando me dije a mí mismo, hay muchísimas personas que no verán el mensaje tan claro como tú y se lo llevará a su terreno, de modo que me preocupe más sobre que cosas quería contar, aunque la gente, aparte de ver tu punto de vista, va a sacar también el suyo propio….. No se puede tener contento a todo el mundo, eso sí, a excepción de a uno mismo, esa es una motivación para mi, seguir aprendiendo con cada cosa que haga, porque cada corto, cada persona, te dará una cosa distinta y tú te quedas con lo que más quieras o te convenga con el objetivo de hacer mejor las cosas, tanto para uno mismo, como para el resto de compañeros.

 

C.C.: Siempre se dice que no es fácil entrar en el mundo del cine, y más difícil aún mantenerse y poder vivir de esto. A pesar de todas estas advertencias y alarmas, ¿qué obstáculos te han sorprendido encontrar y cuáles te han parecido más difícil de superar?

J.L.M.S.: Ten en cuenta que aún sigo en etapa de formación y no me he movido por grandes estudios, ni he trabajado en grandes producciones, entonces mi punto de vista va a ser, por ahora, el de mi trabajo en los cortometrajes, lo mejor que te puedo decir al respecto es que no hay nada gratis en esta vida, si consigues cosas de gratis eres un crack o tienes muchos enchufes o contactos y que lo bueno cuesta(bastante además) y que hay que echarle morro algunas veces, sin faltar a nadie por supuesto.

 

 

REVISANDO TU FILMOGRAFÍA

C.C.: Imagino que guardas un recuerdo especial de tu primer cortometraje, Tengo mis razones (2008). Ahora que ha pasado el tiempo, si tuvieras que volver a rodarlo, ¿qué cambiarías? Como apunte personal los calzoncillos amarillos y el pijama del protagonista no deberían de repetirse.

Juan Luis Moreno Somé con los actores de Tengo mis razones (2008)

J.L.M.S.: (Risas) Gracias, eres el primero que me dice lo de los calzoncillos y otro de tantos sobre lo del pijama. Pues lo cambiaría….. todo (más risas). No, en realidad cuando pasan los años y ves tu primer trabajo serio piensas en todas las experiencias y sensaciones que tuviste en esos días de rodaje, la gente que estuvo, las risas que echamos, esos momentos irrepetibles, ¿sabes? Pero también es cierto, que al tener ya “algo” más de experiencia cambiaría varias cosas del mismo corto, aunque seguiría dedicado a mi madre, ya que tiene un valor especial para mí, como bien has nombrado, y está también presente una de las figuras más importantes de mi vida.

 

C.C.: Con Reyes (2009) cuentas con un actor ya veterano como Roger Pera y consigues participar en muchos festivales, siendo incluso finalista en el apartado de Videocreación del 13FMCE (2010). ¿Qué supuso para ti ver un trabajo tuyo proyectado dentro de un festival de tu ciudad natal?

J.L.M.S.: Nunca olvidaré esa sensación, yo estaba súper nervioso el día de la proyección, ya que era mi primera selección en el Festival de Málaga. Más que salir a decir unas palabras, que no tengo problemas para ello, fue más el gustará, no gustará, dirán que no vale nada….. Y mira que gente cercana a mí me decían mucho, los aplausos y la propia selección son ya un premio, hazme caso, y así fue, los aplausos al final de la proyección e incluso esa misma noche un par de horas después de la exhibición un par de personas desconocidas me pararon por la calle para felicitarme. Eso fue una satisfacción incomparable. ¿Qué supuso para mí? Ganas de seguir grabando y hacer más cosas.

 

C.C.: Además de tus labores habituales en este corto incluso podemos verte con un papel secundario. Tus apariciones como extra, con un personaje secundario o incluso en una fotografía es una constante en tus cortos. ¿A qué se debe esto?

Juan Luis Moreno Somé junto a los actores de Reyes (2009)

J.L.M.S.: Soy un poco (bastante) Hitchcockniano, me gusta salir aunque sea de refilón en mis trabajos, cada vez con menos frecuencia. En Reyes (2009) hice un pequeño papel en el que apenas había diálogo y protagonismo, pero anda que no ha traído cola con la broma de si en los créditos te pones Joan Lluis Somé (por aquello de que todos los actores eran catalanes, incluso la actriz de la foto), de si la famosa frase “Tú ten cuidado, que de esta vida sacarásss lo que metasss nada más”, si es que no se puede ser tan hijos de… (risas).

 

Pero en serio, desde ahí me convencieron para no actuar jamás en mis cortos (soy muy malo, lo reconozco), pero seguiré haciendo apariciones, aunque sean muy breves. Aunque también hay mucho valiente por allí en Barcelona que me pide que haga apariciones en sus cortos.

 

C.C.: Tras tu participación en el Campus Cinematográfico Andaluz de Málaga en Julio 2009 nace You Angel, You (2009) un cortometraje realizado en común con otros cineastas. ¿Cómo fue la experiencia de compartir funciones tras dos trabajos solitarios? Es curioso que se repitan dos temas de tu primer cortometraje como son las drogas y la muerte. ¿Fue una casualidad o algo buscado?

Rodaje de You Angel, You (2009)

J.L.M.S.: Fue casualidad pura y dura, además yo no escribí el guión en esta ocasión, que por cierto se escribió en 2 días. La experiencia fue muy buena, porque aunque apenas nos conocíamos entre todos (a excepción de Júlia Estornell y un servidor) y hubo un buen rollo general y química no solo entre los miembros del equipo técnico, sino también con los dos actorazos del corto, Adri López (con el que estoy frito por volver a trabajar) y Mer Sotorrío (con la que repetí poco después en Infieles (2010)). Fue un corto muy especial para mí por el tiempo en el que lo rodamos(todo el proceso una semana), por lo que significó en general, además de las casi 6000 visitas que lleva en YouTube, y, sobre todo, nunca podré olvidarme de la experiencia de haber sido, aunque fuera por un cortísimo espacio de tiempo, alumno del maestro ganador de 2 Oscars Milos Forman (Alguien voló sobre el nido del cuco (1975), Amadeus (1984)), Carlos M. Ferrera (Zulo (2005)) o Gracia Querejeta (Siete mesas de billar francés (2007)), entre otros tantos enormes profesionales.

 

C.C.: En Petanca (2010) aparcas la ficción para estrenarte en el documental. ¿Por qué en lugar de un narrador con voz en off elegiste que uno de los jugadores de petanca fuera quien diera cuerpo al documental?

J.L.M.S.: Que mejor que una persona que vive día a día este deporte popular sea la que nos cuente lo que es en sí. Lo vi más directo, más humano, ¿sabes? Porque además si te fijas hay dos voces, el que explica como se juega, y otro que te comenta sobre ese día a día y, un poco, lo que es para esos señores que juegan en el parquecito de la Sagrada Familia. Habla también el documental un poco sobre la costumbre: mira sino que estampa tan maravillosa de fondo con el monumento diseñado por Gaudí y ellos ahí, jugando, pensando en otras cosas, están tan acostumbrados que se lo toman como una espectadora más.

 

C.C.:  Una idea tuya del Campus Cinematográfico que fue desechada en pro de You Angel, You (2009) para dar vida a Infieles (2010), corto que fue finalista también el 14FMCE (2011). Para este corto que se centra en los cuernos en clave cómica rodada en la vivienda de los protagonistas. ¿Te interesa especialmente los temas cotidianos o el hecho de rodar en casas particulares es por facilidad a la hora del rodaje? Como en otros cortometrajes tuyos los títulos de créditos están muy logrados. Cuéntanos un poco sobre cómo preparas los títulos de créditos de tus cortometrajes.

Juan Luis Moreno Somé junto a los actores de Infieles (2010)

J.L.M.S.: Como ya te he comentado antes, las cosas del día a día son las más me llaman la atención para realizar, es más fácil grabar en una casa o en un plató o estudio, por supuesto, pero no lo hago 100% por facilidad. Ojalá dentro de un tiempo pudiera tener la facilidad de hacer cosas más grandes, un corto de acción por ejemplo, que soy de la generación Arma letal (1987), Jungla de cristal (1988) o La roca (1996).

 

Muchas gracias por lo de los créditos, mi amigo y compañero Francisco Barba me ayudó siempre desde el principio con el tema de los créditos en mis cortos “ya que son breves las historias al menos que tengan unas créditos chulos, ¿no?” me decía él, y poco a poco fui dándole más importancia al tema de los créditos, además que normalmente suelen salir las ideas cuando están ya los cortos montados, por ejemplo con los créditos iniciales de Reyes (2009), que se le ocurrió a él la idea después del montaje o con Infieles (2010) tres cuartos de lo mismo.

 

C.C.: En la edición del 2011 del FMCE no sólo consigues competir con un corto sino que además consigue que Yo también te quiero (2010) entre a concurso. Un cortometraje de un minuto inicialmente rodado para el concurso de cortos de Port Aventura. ¿Cómo se te ocurre buscar el terror en una situación tan cotidiana?

J.L.M.S.: Te voy a contestar con lo que le digo a todo el mundo que me habla de este corto, ¿qué mayor miedo hay en esta vida para un hombre o una mujer, cuando la persona a la que ama le/la diga que le/la quiere pero como un/a amigo/a o como un/a hermano/a? Da mucho miedo…

 

C.C.: Porque la vida puede ser maravillosa (2010), cortometraje que transcurre con los éxitos del fútbol español como telón de fondo consigues dar un salto cualitativo bastante considerable en la calidad de todos los aspectos del cortometraje. ¿A qué se debe este salto respecto a tus primeros trabajos?

J.L.M.S.: Gracias por lo del salto cualitativo, fue una cosa sencillita que me apetecía hacer porque llevaba años detrás de hacer un corto para el Notodofilm, y al poco tiempo de ganar la selección el mundial, fue cuando surgió la idea de este corto del que me siento muy orgulloso.

 

C.C.: Por otro lado este corto hecho para el Jameson Notodofilmfest ha conseguido un galardón en el I Certamen de Cortos “Colectivo Croma” de Málaga. ¿Qué supone el Colectivo Croma y tu relación con otros cineastas malagueños? ¿Te sientes profeta en tu tierra?

J.L.M.S.: Al Colectivo Croma le debo muchas cosas, ya que primero nos dieron mucho bombo a los realizadores en el festival de Málaga con sus entrevistas y promoción a los mismos; y segundo que gracias a su certamen, y a su público, recibí mi primer premio por un cortometraje, hecho que me ilusiona cada vez que lo recuerdo. En cuanto a mi relación con los cineastas malagueños, estoy muy contento de poder llamar a algunos además de compañeros, amigos, que para mi las competencias con ellos en los certámenes son siempre motivo de orgullo, ya que son gente a la que llevo años admirando como Jota Linares, Jon Rivero, Salva Martos o mi querida Lorena Machado (que se estrena en breve en la dirección). En absoluto me siento nada profeta en mi tierra, hay gente que lleva trabajando muchos más años que yo en el audiovisual malagueño y se merecen mucho más ese apelativo, sino mira al maestro Enrique García, apunto ahí de dar el salto en el largo, todo un orgullo para los que le queremos y admiramos.

 

C.C.: Ya está disponible un teaser de tu próximo proyecto, En la penumbra (2011) que tiene bastante buena pinta. ¿Qué nos puede adelanta de ese trabajo?

J.L.M.S.: De lo poco que puedo contarte, por ahora, es que es un corto de cine negro homenaje a las películas de género de los 40 y 50 y, probablemente, el trabajo más ambicioso de toda mi carrera. Fue una idea que se me ocurrió hace un tiempo tras ver Perdición (1944) de Billy Wilder y llevo ya invertido un año trabajando en él (y lo que me queda). Actualmente estamos con la post-producción y calculo que para Octubre podrá ver la luz para estrenarlo posteriormente en Málaga, en Barcelona y en Madrid.

 

C.C.: En este cortometraje escribiste un personaje para el actor Pepe Mediavilla con el que finalmente has podido rodar. ¿Qué tal ha sido la experiencia de trabajar con él?

Pepe Mediavilla en el estudio de doblaje

J.L.M.S.: La verdad es que ha sido una gozada contar con una persona como Pepe, el cual llevo tantísimos años admirando, y que además él no se planteó nunca poner su imagen delante de la cámara. Fue al contactarlo para que pusiera la voz para el corto de una compañera, cuando le conocimos más en una larga charla con un café por delante y vi la calidad humana que desprendía este hombre y tantas vivencias que nos contaba. Acabamos llorando, así que imagínate. Entonces se me ocurrió un personaje en el corto para que él pudiera interpretar, y aunque al principio estuvo un poco reacio, al final sucumbió, no sé si a mi encanto, o al trasfondo de su personaje, Víctor Yhoso, así que tiramos hacia adelante. De lo mejor que puedo decir de él es que es muy honrado y te da mucho a la hora de trabajar, cuando podría tenérselo muy creído, pero en absoluto.

 

Cuento además de con Pepe, con Almudena Lomba, bestia interpretativa que participó hace poco en una versión teatral de La casa de Bernarda Alba con Núria Espert y Rosa Mª Sardá.  Oscar Foronda, habitual de la televisión que se incorporó a cinco días de comenzar el rodaje, por un inconveniente de última hora, y lo dio “todo”, un crack. Ángel del Río, actor de doblaje con el que también había colaborado en otros trabajos allí en Barcelona y también me reservé escribirle el personaje de Marco “el limas”. He tenido mucha suerte tanto en el equipo artístico como en el técnico en este trabajo. Estoy deseando estrenarlo para que podáis comprobar el buen trabajo de todos mis compañeros.

 

C.C.: Imagino que soñarás algún día con rodar tu primer largometraje. ¿Hay algunos de tus cortos que podría ampliarse para crecer hasta ser un largometraje?

J.L.M.S.: Definitivamente no, me planteé escribir En La Penumbra (2011) como un ejercicio personal sobre el proceso de escritura de un largo para aprender de ahí y sacarle jugo a futuros trabajos, pero ninguno de mis cortos tiene una idea inicial, ni final, de convertirse en largo, todas mis ideas son de eso, cortometrajes, pequeñas historias que quiero contar, sin más.

 
 

A VUELTAS CON EL FESTIVAL DE MÁLAGA DE CINE ESPAÑOL

C.C.: Has participado en dos ediciones del FMCE en el 2010 y el 2011. Cuéntanos un poco como llegan tus trabajos a este festival.

J.L.M.S.: Pues simplemente busqué en las bases del Festival y mandé el primer año Reyes (2009) y el segundo Infieles (2010) y Yo también te quiero (2010). Aunque eché de menos trabajos como La atmósfera de la luna (2010) de mi amigo y compañero Jon Rivero que no fue finalista en Videocreación, él siempre me dice lo mismo “lo importante es que pongan tus trabajos y que la gente los vea”. Y la verdad es que fue genial el hecho de que en la última edición reconocieran dos trabajos míos y los pusieran en la pantalla del Cine Albéniz.

 

C.C.: ¿Qué supone estrenar tus trabajos en un festival en tu tierra y que cada año tiene más repercusión?

J.L.M.S.: Ante todo un orgullo e ilusión, ya que pasas de ser espectador a ser participante del mismo y con el tiempo tienes más oportunidades de conocer a gente del mundillo y hacerte varios contactos, ver a tus amigos del gremio que hacía tiempo que no veías. No es solo presentar un trabajo y que te lo seleccionen, son más cosas, ¿sabes?

 

C.C.: Como participante, cómo se vive las proyecciones y la espera por si el jurado ha querido premiar tu trabajo.

J.L.M.S.: Este año fui muy tranquilo, sabía que no iba a llevarme nada. Había una cantidad de trabajos de un nivel cualitativo importante y fui con la intención de pasármelo bien y de enseñarle la ciudad al director y fotógrafo vasco Beñat Revuelta, que es amigo y compañero del audiovisual allí en Barcelona. El primer año sí fui algo más nervioso porque, quieras que no, siempre tienes la ilusión de al menos llegar a la final y estar entre los elegidos. No fue el caso pero se pasa bastante regular. Al principio dices “bueno a ver que tal” pero cuando va llegando el momento, la noche anterior y tal, los nervios te juegan malas pasadas.

 

Alejandro Contreras, Juan Luis Moreno Somé y Jota Linares (Fotografía: Alejandro Contreras)

C.C.: Los cortometrajistas malagueños a duras penas pueden participar en la sección oficial de Cortometrajes y se quedan relegados en la sección de Videocreación. ¿Cómo valoras esto de la organización del Festival?

J.L.M.S.: ¿Qué quieres que no me cojan un trabajo más en el Festival? (Risas) Pues por partes.  Yo no puedo quejarme porque además cada vez que presento un trabajo es seleccionado. Además este año ha sido un gustazo y un logro ver los cortos en la pantalla grande del Cine Albéniz, eso también hay que valorarlo. Por otro lado creo que podrían darle más de bombo a Videocreación ya que igual no está tan valorada como el resto de secciones. De hecho hace poco vi una noticia en el que ya anuncian las fechas del festival del año que viene y no nombran a esta sección… a eso me refiero.

 

C.C.: ¿Piensas en volver a presentar algún trabajo al festival para la siguiente edición?

J.L.M.S.: Por supuesto, no te quepa la menor duda. A ver si hay suerte este año con Porque la vida puede ser maravillosa (2010) y con En La Penumbra (2011), conseguimos ser seleccionados y rascar algo. Si no, pues otro año será.

 
 

Podéis además leer la crítica de Alejandro Contreras sobre su último cortometraje: Porque la vida puede ser maravillosa (2010)

 
 

Related Posts with Thumbnails