Una tarde en Expomanga 2012

Categoría: Cómic,Manga | y tagged con | | | |

Por Gema Nieto.

Los otakus o aficionados al manga, anime y al inevitable y consecuente merchandising que lo rodea pudimos disfrutar este pasado fin de semana (concretamente los días 11, 12 y 13 de mayo) del Expomanga 2012, celebrado como en ediciones anteriores en el madrileño Pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

 

A destacar, lo esperado y tradicional en estas concentraciones: mucho cosplay (disfraces curradísimos de todos los personajes conocidos del mundo del manga y los videojuegos: enfermeras sanguinolentas de Silent Hill, luchadores de Dragon Ball, militares de Metal Gear, Narutos, One Pieces y Final Fantasys varios…), muchas firmas, karaokes, talleres diversos (llamaba especialmente la atención el de diseñar pegatinas tipo “píxeles” de Pacman o las setas de Super Mario), mucho espacio para los nostálgicos que ya tenemos una edad (cartuchos de 16 bits, mandos y consolas de principios de milenio como la Nintendo 64, la Game Boy Color o la PS One), muchos videojuegos de última generación en un espacio reservado para los más jugones (Soul Calibur V de XBOX o Saint Seiya Sanctuary Battle de Play Station 3 entre otros) y la novedad de este año: muchos Angry Birds en todas las formas posibles (peluches, carteras, tazas, pósters, llaveros, etc.). Destacaba también la exposición dedicada a los 20 años de Dragon Ball, en la que distintos dibujantes llevaron a cabo representaciones muy personales de los míticos Son Goku y compañía, junto con bocetos de la serie original.

 

Muy recomendable para pasar una tarde divertida recordando clásicos inmortales de la animación y los cómics japoneses y disfrutando de personajes más nuevos. Aunque es cierto que el interés por este mundo ha crecido con el paso del tiempo gracias a internet, que ha facilitado la posibilidad de acercarnos a él y ha acortado la inmensa distancia que Europa, y especialmente España, tenía con respecto a Japón en pasadas décadas, se echa en falta en nuestras ciudades una mayor repercusión de estos eventos, así como un mayor dinamismo y espectacularidad de los mismos, para que no se limiten a un número (afortunadamente creciente, eso sí, superándose los 30.000 visitantes este año) de stands de editoriales colocados a lo largo de un pabellón y a la colaboración entusiasta de los aficionados disfrazados que son los que realmente ponen la nota de animación a una exposición que en muchos aspectos peca todavía de una organización muy “de estar por casa”.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *