Sublime Kylián en el Teatro Real

Categoría: Crónicas ligeras,Escena | y tagged con | | | |

Por Eloy V. Palazón

Antes de nada, tengo que decir que me es imposible hablar de las coreografías de Jiri Kylián con el mínimo atisbo de objetividad. Desde que vi la primera quedé atrapado en su poética de momentos sublimes y movimientos hirientes, punzantes (el punctum barthesiano pero en danza). Precisamente fue en el Teatro Real donde lo descubrí, hace unas temporadas, en un programa conjunto con otras coreografías de Sol León y Paul Lightfoot, y con la siempre brillante ejecución del Nederlands Dans Theater. Antes del verano se pudo ver, por la Compañía Nacional de Danza, un recital íntegro dedicado a este enorme coreógrafo checo en el Teatro de la Zarzuela.

Esta vez el Teatro Real nos trae una compleja coreografía puesta en escena por el Ballet de l’Ópera de Lyon: One of Kind. . Una coreografía que sólo interpreta este ballet y la compañía holandesa antes citada, por lo que es una ocasión fantástica para asistir y quedar hipnotizado por los movimientos de un cuerpo desinhibido del encorsetamiento del ballet clásico.

La escenografía es del arquitecto japonés Atsushi Kitagawara, que ha ideado tres paisajes a través de los que transitan los bailarines. En el escenario todo sugiere, incluso los movimientos. Hay mucho de zen en esta coreografía que nos muestra la tensión entre la individualidad, la voluntad de independencia, y su dependencia de la colectividad. En ese camino, nos acompaña la “conciencia del mundo”, como la llama el coreógrafo, en forma de bailarina que está en todo momento encima del escenario.

Además de la escenografía, la siempre maravillosa iluminación de las puestas en escena, en esta ocasión por Michael Simon, y la sorprendente figura del violoncellista en el escenario, que puede actuar, bien como parte de la escenografía, uno de los elementos que unifica las tres estampas ideadas por el arquitecto nipón, o bien como un bailarín más. Por algo, y no sólo por su dulce sonido, se le decía el cisne de los instrumentos (así lo eligió Saint-Saëns para su Carnaval de los animales).

Parafraseando las palabras de un crítico de arte americano, sólo puedo decir: no vayan, corran a verlo ya.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.