Pícara y divertida ‘Dama duende’ de Calderón de la Barca

Por Horacio Otheguy Riveira

Una cita en el Teatro Español con el buen humor del siglo de oro y el dolor ante la última función de un gran director que murió una semana después del estreno.

 

El teatro tiene siempre un hálito trágico: lo efímero de su esfuerzo, la poética de lo inapresable por muchas veces que uno vuelva a ver la función que más le ha impactado: una repetición que nunca es idéntica, siempre influida por el silencio o la participación activa del espectador. Y Miguel Narros ha realizado muchas puestas en escena incomparables en su larga carrera.

Sin ir más lejos, con poca distancia entre sí, tres obras maestras de gran complejidad: La señorita Julia, de Strindberg con María Adánez y Raúl Prieto (creciente tensión y una carga sexual impresionante), Así es, si así os parece, de Luigi Pirandello, con Julieta Serrano y Rubén Ochandiano (la dificultad de ser uno mismo bajo la mirada de los otros en una tragicomedia de magistral precisión), Yerma, de García Lorca, con Silvia Marsó y Marcial Álvarez (emocionante periplo de una mujer sexualmente intensa en un mundo corroído por hombres sin alma).

La dama duende, Carlderón de la Barca.

 

Miguel Narros al frente de grandes producciones 

Me parece horrible cuando el director impone una puesta en escena por encima de la gran creación del autor y el aporte singular de los intérpretes. Mi trabajo consiste en descubrir la delicada armonía entre todas las partes y pasar desapercibido. Si se logra el equilibrio, entonces se ha hecho una buena labor. Me he equivocado muchas veces a lo largo de tantos años y he aprendido mucho de todos los errores… Lo suficiente como para seguir equivocándome con la mejor predisposición.

Sonreía con facilidad, trabajaba muy duro sin errar el tono, sin enfados, con la calma aprendida de los veteranos enamorados de su oficio.  Miguel Narros falleció a los 84 años, una semana después de volver a montar La dama duende, uno de sus clásicos preferidos, un juvenil Calderón de la Barca divertido, sensual, femenino y cautivador que, estrenado en varias ciudades españolas, se presenta en el Teatro Español durante pocos días. Un teatro que Narros dirigió en dos ocasiones, entre 1966 y 1970, y entre 1984 y 1989.

 

Una comedia de capa y espada en busca del amor

Historias divertidas que se entrecruzan cargadas de profundidad sentimental, social y metafísica: una viuda condenada al ostracismo por una sociedad perversa hasta el delirio es suficientemente hábil como para convertirse “en duende” y frecuentar “mágicamente” la compañía de los hombres; la jocosa corruptela del criado que le lleva a cometer diversos robos por necesidad harto suficiente… Un mundo de moral dudosa frente a la rigidez de don Luis, el vigía del decoro y la corrección, una y otra vez frustrado en sus mayores ambiciones.

Enredos característicos del teatro del siglo de oro donde los más destacados autores supieron encontrar el humor y la osadía para redescubrir la vida en una sociedad muy inquisitorial, muy estricta… menos en el teatro y en las alcobas bajo siete llaves muy fáciles de abrir:

Los inquisidores dijeron que el teatro era una escuela de malas costumbres y, lógicamente, casi todo lo que prohíbe la Iglesia sirve para educar y es bueno para el ser humano (Narros dixit).

La dama duende, Carlderón de la Barca.

El adaptador del texto, Pedro Víllora, se explica: “Esta adaptación es respetuosa con las ideas de mixtificación, arrojo y comicidad que emanan de un texto igualmente respetado, aunque reducido. Se ha preparado teniendo presentes no sólo la versión del estreno de 1629, publicada en Madrid en 1636, sino otra publicada ese mismo año en Zaragoza y Valencia, mucho menos conocida, cuya tercera y última jornada muestra notables variaciones”.

En escena todo lleva una carga simpática de gente ingeniosa que enreda para ser feliz, y de gente ridícula que se empeña en el abuso de poder. Narros se divirtió con un Calderón por lo general más dado a la tragedia que al buen humor. Entrambos, una gozada de espectáculo con lágrimas contenidas: nunca más volveremos a aplaudir una creación del gran director. Sólo nos queda la memoria, ejercicios constantes de memoria, en un conmovedor desfile de héroes y antihéroes fascinados por existir en un escenario.

 

La dama duende

Autor: Calderón de la Barca

Versión: Pedro Víllora

Dirección: Miguel Narros

Intérpretes: Chema León, Iván Hermes, Diana Palazón, Mona Martínez, Marcial Álvarez, Emilio Gómez, Eva Marciel, Paloma Montero, Antonio Escribano

Escenografía: Mónica Boromello

Iluminación: Juan Gómez Cornejo

Música: Luis Miguel Cobo

Fotografía: Luis Malibrán

Lugar: Teatro Español, Madrid

Fechas: Del 4 al 15 de septiembre de 2013

Horario: De martes a domingos, a las 20.00h.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Pícara y divertida ‘Dama duende’ de Calderón de la Barca

  1. Pingback: Gloriosos Marta Poveda y Rafa Castejón en una imponente “Dama duende” | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *